“Yo te entiendo cuando te aburres. Es muy triste tener 20 años y estar de vuelta de todo y de todos.”

Luego del post de ayer sobre la brecha generacional, para hoy un texto que encontré en el blog Dicky del Hoyo. No dejen de leerlo, les va a llevar un minuto.

02.jpg

LA DESGRACIA DE TENER UN PADRE BOBO

Yo te entiendo cuando te aburres. Es muy triste tener 20 años y estar de vuelta de todo y de todos.

Con tu edad Baudelaire, además de trasegar ingentes cantidades de alcohol, pillar la sífilis y haber abusado de todas las drogas que encontró a mano, había escrito poemas, estudiado Derecho y había conocido a Balzac. También, con veinte años escasos,  fue marino mercante, putero reconocido y escritor de poemas tan bellos como fatalistas y descreídos.

Con tu edad, miles fueron arrancados de sus casas y expuestos al fuego y la metralla. Desembarcaron en Juno, Omaha o Utah y encontraron sangre, fuego y muerte. Les dijeron que, probablemente, harían historia y que salvarían a la democracia. Ellos sólo hicieron aquello que pensaron que estaba bien, muchos no regresaron.

Con tu edad, hace sólo un par de centenares de años ya eras un adulto y, por delante, tenías una esperanza de vida no superior a los cuarenta años. Había que darse prisa. Probablemente, a tus 19, ya tendrías un par de hijos, tus manos estarían doloridas por la artritis, habrías perdido la mitad de tu dentadura y tus pocos momentos de descanso los dedicarías a engendrar nuevos hijos o a descansar hasta el siguiente amanecer.

Ahora, en este mismo planeta, quizás no muy lejos de donde vives, gente de tu edad tiene que trabajar de sol a sol. Otros son prostituidos, algunos son carne de cañón en guerras o simplemente son adoctrinados para volarse en pedazos o volar a otros.

Y tú, ¿qué has tenido? Una educación culpable y timorata. Unos padres inmaduros. Una sociedad rica y permisiva. Sois los hijos únicos, los sobrinos únicos, los únicos nietos. La generación mejor preparada (cuando desea ser educada).

No habéis tenido la suerte de pelear por vuestro dinero, de desear y no alcanzar lo deseado. De tener que compartir la ropa de vuestros hermanos mayores. Toda vuestra experiencia viene dada por sucesos programados o de segunda mano. Nadie os ha puesto límites, ni siquiera os han pegado un bofetón. Lo echaréis de menos. Ya lo estáis haciendo.

Como los perros que molestan, no es vuestra culpa. Cuando los perros  incordian, o cagan donde les da la gana, o ladran, la culpa es de los amos. En vuestro caso la gran desgracia, básicamente, es que tenéis un padre bobo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
  1. Miguel’s avatar

    Tengo 23, no estoy de todo ni de todos, pero me ha encantado tu artículo 😉

    Reply

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


143ae1ed910cfffd23dbad75db472839TT