Videopodio (0078): crónica desde Santiago

Preparar este videopodio en un Starbucks de Santiago de Chile, me da pie para aclarar dos asuntos: Starbucks no es café y Maradona y Cristina son lo opuesto a Bielsa y Bachelet, y a la vez, representan cabalmente a Argentina y Chile.

Pero vamos por partes.

Lo que más me llamó la atención, tal vez por contraste, es que los habitantes de Chile no titubean en decir “este es un gran país”. En el supermercado, en los taxis, en el aeropuerto, en los bares. Todos están orgullosos de su tierra y no entienden bien como “un país tan rico” como Argentina está tan mal. Más que no lo entienden, no lo pueden creer.

Les digo que yo tampoco.

Por otra parte Bielsa es tan insoportablemente correcto y racional, que no parece argentino. Nunca jamás pensé que iba a decir esto, porque siempre-siempre-siempre estuve del lado de los que le toleran todo a Maradona, pero hasta acá llegué: estaría bueno que fuera un ejemplo.

Y si no puede, no importa, Diego, te quiero igual, pero tenemos que elegir personajes públicos que sean un ejemplo de tolerancia, racionalidad, esfuerzo, creatividad, empatía y humildad. Lo necesitamos.

En los últimos tres días viví por lo menos 10 réplicas del terremoto, algunas más fuertes que otras. En la primera de todas, estaba en el shopping Alto Las Condes tomando ese brebaje llamado latte y comiendo un ave palta, cuando comenzó a moverse el piso y se golpeaban las puertas de vidrio de los locales.

La gente se mantuvo bastante tranquila. Por mi parte, agarré el sándwich y me acerqué a un Porsche que estaba en exposición a unos metros. Si me iba a morir, que fuera abrazado a un auto de lujo.

Por suerte no pasó nada. Un poco más allá había un Volvo, que dicen son más seguros. No me di cuenta.

En ese mismo momento estaba asumiendo Piñera. Y otra vez el contraste: los gestos histriónicos de Cristina, sus deditos levantados y su tono crispado, desde lejos, se ven mucho más exagerados, casi como una caricatura. En contraste, Bachelet en su último día recibe a los periodistas con un “¿Cómo andan muchachos?”. Ahí me di cuenta que hasta hace dos días era una suerte de segunda madre de todo Chile.

¿Y cómo se hace para odiar a una madre que se preocupa por todos? El 84% de los chilenos coincide en que “la galla lo ha hecho muy bien”.

Más allá de la tragedia, mis amigos chilenos me contaron anécdotas desopilantes. El hijo de uno de ellos estaba jugando a la play, y como le iba ganando a Brasil se resistía a levantarse, hasta que el susto pudo más. Y cuando pasaba por el living, en calzoncillos, corriendo para la puerta, vio al padre abrazado al plasma nuevo y a la madre que le gritaba desesperada … “¡Vamos para abajo! ¡Qué valores les estás enseñando a tus hijos!”

Yo lo entiendo: estaba aferrado a su ilusión de ver el mundial en 50 pulgadas y HD.

El terremoto del 27 duró tres minutos, una eternidad. Entonces las personas adentro de las casas -en Santiago, lejos del epicentro- comenzaron a ver cómo se les caían los muebles y la vajillas y los adornos volaban por el aire. Algunos se quedaron acostados, paralizados de miedo, rezando, mientras las camas se golpeaba de pared a pared.

Más allá de todo, la gente si bien sigue impactada, está con el ánimo alto, esperanzada, llenando todo de banderas. Cada unas cuantas horas se mueve el suelo y es una sensación rara. Es como la lluvia. Por más que uno corra, adelante también llueve. Peor aún: tiembla en todos lados. No hay dónde ir, pero la gente está acostumbrada parece.

En pleno cambio de mando, comenzó a temblar. Y al otro día, mientras comentábamos el asunto un amigo chileno acusó a otro de ser “muy 2006” porque no tenía Twitter y me volqué el café encima del ataque de risa que me dio. La tecnología está cambiando todo, incluso el humor.

Bueno, eso es todo desde mi corresponsalía en Chile. Los dejo con los videos de la semana, que a eso vinieron.

BRONCE

Vuelve el segmento periodistas en apuro. ¡Qué mufa se agarró!

PLATA

Y para no ser menos, el tsunami de Palermo durante la última inundación en Buenos Aires, causado por un tren.

ORO

Festejando que “El secreto de sus ojos” ganó el oscar, les dejo una escena de “El hijo de la novia” de la que siempre me acuerdo (!). Por si hace falta aclarar, tienen en común que en ambas trabaja Darín y fueron dirigidas por Campanella.

Hasta el próximo sábado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
  1. Alejandro’s avatar

    Querido Martín.

    Recuerdo a mi hermano sentado frente a la TV cronometrando el teremoto del 71 y yo corriendo hasta el marco de la puerta, sintiendo el ruido, el movimiento de un dinosaurio enfadado, el olor y el polvo como una exposión a tajo abierto de una mina…

    Ahora, después de 39 años, desde Madrid, se me antoja un juego ese terremoto de 1 minuto y 39 segundos, con su mes de rèplicas.

    Ahora siento preocupación por primos, sus hijos, las tías abuelas que permanecen “como loro en el alambre” a punto de electrocutarse con la tensión y el stress de sentir cada día que comienza de nuevo a destruirse el mundo.

    Pero con el tiempo he ido viendo que el “nacionalismo” criollo y reaccionario del “chileno” ha ido evolucionando, desde El ejemplo de salvador Allende, desde el compromiso del millón de emigrados que estudiaron y retornaron, sacando a chile de tufo provinciano y aislado que padecía. Desde el proceso de reconstrucción de la democracia…

    Los gobiernos de la concertación, amenazados por una constitución a medida de militares y con poderes recortados, terminan de culminar con una presidenta, socialista, coherente, cargada de principios sociales y políticos , con un buen hacer que le permitió al país vivir la bonanza del un crecimiento sostenido del 4-5% anual, incluso en los períodos de la crisis.

    Pero ahora el terremoto que sacude diariamente al pueblo chileno, física y psicológicamente, ha generado una nueva solidaridad, no contra nadie, ni contra “la metropolis”, ni contra la CIA, ni contra los paises vecinos, es a favor de si mismos.

    Mucho ha madurado es pueblo desde que yo tuve que abandonarlo, expulsado por la dictadura, muchos ejemplos nos ha dado y nos esta dando. Ahora desde mi cómoda y creativa vida en Madrid, voy reconociendo los tesoros recibidos por ese largo pais que ahora tiene que voolver a levantarse a reconstruirlo, ánimo, desde Madrid te ayudaremos.

    VIVA CHILE

    Reply

    1. Martín Fernández’s avatar

      VIVA CHILE, coincido Alejandro. Muchas gracias por tu comentario.

      Reply

    2. Teresa’s avatar

      Me sorprendo envidiando -no solo admirando- a los chilenos, un pueblo unido dentro de su desgracia, con una presidenta que se le nota en la cara lo buena persona, que se va ovacionada y querida por todos porque se lo merece. Y yo tampoco puedo creer lo de Argentina.

      Reply

      1. Martín Fernández’s avatar

        Tiene un consenso total. 84 es muchísimo. Chile además no tiene reelección y están sólo cuatro en el poder los presidentes.

        La política tiene que hacer las cosas rápido y bien, o por lo menos eso exigen. Y si no, tienen muchas ganas de castigar a través del voto también. En fin,

        Reply

      2. Alejandro Marticorena’s avatar

        Los argentinos siempre nos creímos (o quisimos creer creernos) superiores al resto de los latinoamericanos. Quizás por eso, con esa soberbia ignorante y mediocre quizás más propia de los porteños que del resto de los habitantes de la Argentina, bautizamos “perucas” a los peruanos; “brazucas” a los brasileños; “bolitas” a los bolivianos, “yoruguas” a los uruguayos; “paraguas” a los paraguayos, y “chilotes” a los chilenos.

        Pero en la mayoría de las veces, la historia antes y la realidad hoy terminan demostrando que todos esos pueblos de los que el argentino medio y mediocre se burla creyéndose no sé qué, tienen cosas que a ese argentino resentido y corto de mirada (y de otras cosas, que están bastante más abajo que los ojos) le faltan de sobra, valga la contradicción.

        Y Chile, en este caso, con el peor terremoto de su historia a cuestas y en pleno recambio institucional, demuestra que tiene algo que a los argentinos nos escasea desde hace mucho: solidaridad, madurez y un verdadero orgullo patriótico. Ese “¡Viva Chile!” que aparece cuando de veras tiene que aparecer me genera una honda tristeza cuando lo comparo con nuestro “¡Ar-gen-tina, Ar-gen-tina!” que sólo aparece en los mundiales o en barricadas de poca monta.

        Quiero mucho a mi país, aún le tengo fe y sigo creyendo que tenemos gente valiosísima. Sólo que nunca hemos logrado asumir y comprometernos con las reglas de juego que en su momento aseguramos respetar. Los argentinos sí somos “capos”, pero en eso del “hecha la ley, hecha la trampa”, cuando la ley no está de acuerdo a nuestro interés coyuntural.

        La mayoría de los males de la Argentina son relativamente fáciles de solucionar, y esa solución ya está escrita: está en las leyes que no se respetan ni hacemos respetar, y cuyo cumplimiento ni el propio Estado controla.

        El día en que los argentinos podamos no sólo ponernos de acuerdo en las reglas de juego a seguir, sino en comprometernos a respetarlas y a hacerlas respetar aún cuando afecten nuestra conveniencia o nuestros intereses, estaremos mucho más cerca de lograr la madurez y la unidad que (quizás imperfecta, pero visible) demostró Chile ante la tragedia.

        Martín, me encantó tu relato, tenés pasta periodística y muy buen sentido del humor.

        Reply

        1. Martín Fernández’s avatar

          Gracias Alejandro. Ha sido un placer el viaje a Santiago, a pesar de todo. La gente está agotada emocionalmente. Nunca había escuchado a tanta gente junta -y en la gran mayoría raciona- repetir la frase “pensé que me moría”.

          No tuve oportunidad de agradecerte las referencias desde tu blog.

          Te mando un abrazo y gracias otra vez por tu comentario, que enriquece el blog!

          Reply

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


f941903781721271788d956eac649d61))))))))))))))