USB, lo único que hay que saber: los ojitos abiertos para arriba

Entre los pequeños odios cotidianos se encuentra el momento de conectar un puerto USB.

No es raro que ocurra la siguiente secuencia: lo ponemos al revés, y luego lo sacamos y lo probamos del otro lado, para darnos cuenta de que en realidad estaba bien al principio pero como no estaba en el ángulo correcto no encastraba, y después terminamos haciendo fuerza como loco malo, como si eso fuera a resolver el problema. Nunca queda claro por qué ni cómo, finalmente, logramos que quede conectado. Es como intentar detener una impresión en curso: cada vez será una nueva batalla.

Por eso el post de hoy es un servicio a la comunidad de lectores de InternalComms.

Entonces, ¿cómo conectar un USB?

Con los dos cuadrados vacíos (los “ojitos” abiertos) mirando hacia arriba. Los de la foto.

BRILLANTE consejo de jomofis.

Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

facilisis ultricies adipiscing commodo amet, at luctus sem, mattis Curabitur ut tempus