Trabajo en equipo

You are currently browsing articles tagged Trabajo en equipo.

Muchos de los que nos criamos en un club jugando a todo lo que se podía, compartimos durante años una regla no escrita: los deportes que tenían una red en el medio casi que no eran deportes. Por un lado estaban el fútbol, el básquet, el rugby, el boxeo y el hockey sobre césped, que eran eran deportes para personas con carácter. Y por otro el voley, el tenis, la natación y el atletismo, que eran como el ajedrez, deportes para gente con problemas para sociabilizar o que no le gustaba compartir.

Eran deportes de hijo único.

Si el juego no favorecía la fricción, la competencia desmedida, o no se practicaba en entornos inestables y algo violentos, no valía la pena jugarlo. Para ser deporte, más allá de la cantidad de participantes, tenía que tener por lo menos dos árbitros que controlaran la insanía que se desataba por ganar, y a los que había que tratar de engañar a toda costa.

El deporte en los clubes, desde siempre, colabora en la formación de sólidos valores morales.

Otro ejemplo era el nado sincronizado, que solo se veía en las olimpíadas y en una clase semanal perdida en la pileta cubierta, y por supuesto, tampoco era un deporte. Más allá de que todas las nadadoras perseguían un objetivo en común, si cada una hacía lo suyo bien, el puntaje era perfecto. El trabajo en equipo o contra otro equipo era inexistente. Ergo, el nado sincronizado era como el ajedrez, pero en el agua.

Esa clase de razonamientos irracionales y prejuiciosos estuvieron presentes durante años. Sin embargo, había un deporte que, más allá de tener una red en el medio, generaba admiración y respeto, supongo que porque requería de una gran coordinación, habilidad y lucidez, y era tremendamente difícil de jugar en equipo.

Todavía no entiendo cómo cuando en las empresas se habla de deportes para graficar el trabajo en equipo no se habla del doble en Tenis de Mesa.

Me acordé de todo esto luego de ver el comercial del lanzamiento en China del Nokia N96, con Bruce Lee jugando al ping-pong con un nunchaku.

(Vía Inkilino)

Tags: , , , , ,

La comunicación cara-a-cara tiene una propiedad mágica: desnuda la vida emocional de las personas. Pero no se trata de una ecuación simple, lineal, de algo que se pueda evaluar en forma directa. No es que si alguien dice una burrada, es un burro.

Tiene que ver con algo más sutil, más complejo de interpretar, como es el contexto. Alguien puede decir una burrada porque está presionado, porque se sintió agredido, porque cree que tiene que demostrar lo que sabe o, sin más, porque es un burro.

Es probable que un líder que escuche una conversación como la del comercial que se puede ver a continuación, intuya que hay un trasfondo que va más allá de lo que cuentan las palabras. Y que para comprender el comportamiento va a necesitar empatía, y que la empatía necesita tiempo.

El hecho de hacer una lectura correcta del contexto en el que ocurren las cosas es una de las principales hablidades que desarrollan los líderes de equipos complejos, casi por una cuestión de supervivencia. Y a su vez es lo que diferencia a los buenos líderes de los mediocres.

Por eso lo que más me gustó es la trama oculta que encierra el episodio. Todos los antes y después que se desprenden de una conversación de ese tipo. La precisión del guión y la frescura de los actores (el desconcierto de ella, y la carga de agresividad de él), sin dudas, ayudaron a crear el clima de tensión. Pero lo decisivo, desde mi punto de vista, fue la claridad con la que se construyó el momentáneo escenario alrededor de la impresora.

Tags: ,

Yo soy así y no voy a cambiar. Esta es mi forma de ser. Adentro de la cancha somos un equipo, afuera no quiero ser amigo de ninguno“.

Las palabras de Riquelme, ídolo y figura de Boca, se filtraron a la prensa un día antes del partido River-Boca y parecían atentar contra todas las buenas prácticas del Trabajo en Equipo.

boca.jpg

El asunto, para los que no están al tanto, comenzó más o menos así: Riquelme, la estrella, se peleó con Cáceres, defensor, también de Boca, pero uno más del plantel. Sin embargo, la pelea no fue cara a cara, sino que fue por los diarios y a más de mil kilometros de distancia uno de otro. Cáceres dijo que Riquelme no estaba igual de motivado para jugar en Boca como en la Selección, que su actitud era pasiva y que además era complicado. A Riquelme se le soltó la cadena y le contestó con artillería pesada. “Ese muchacho -por Cáceres- me quiere usar para irse de Boca”, lo ninguneó Román.

Como cada uno estaba con su Selección -Cáceres con la de Paraguay, Riquelme con la de Argentina- pasaron un par de días hasta que se volvieron a encontrar en el entrenamiento de Boca. Los dirijentes ya habían preparado el terreno y se produjo una reunión cumbre entre todo el plantel de Boca, a puertas cerradas, con el fin de aclarar los tantos. Y allí ocurrió lo que se filtró a la prensa, y cuando Román dijo las líneas que abren este post: que no quería ser amigo de nadie, que solo eran un equipo adentro de la cancha.

riquelme.jpg

La crónica detallada que publicó el diario deportivo Olé sobre esa reunión privada, titualda con delicadeza Un maravilloso grupo humano, es material de colección. Tiene todos los ingredientes del conflicto: intrigas, enfrentamientos, roles formales de conducción, juegos de poder, líderes informales y un delicado manejo de la comunicación.

Mietras más acotado es el ámbito, más impacto tiene la comunicación. Por eso, la comunicación interna es tan decisiva en los equipos de trabajo. En grupos reducidos, comunicar, en general, es modificar comportamientos. La comunicación es una receta que nunca falla. O ayuda a apagar el incendio, o lo acelera. Si la intención es constructiva, puede que no se resuelvan los conflictos de fondo, pero seguro se los atenúa.

En el deporte esto se observa con claridad: los equipos son reducidos, los objetivos son claros (ganar, cuál otro si no) y las zanahorias, grandes (millones de dólares en danza). Esta todo dado, y los conflictos no tardan en aparecer. Donde hay seres humanos peleando por dinero o poder, hay conflictos, y donde hay conflictos, la comunicación es un arma de doble filo.

Este es el motivo por el que los ex deportistas o entrenadores (como Jorge Valdano, Quique Wolf o Cachito Vigil, entre los argentinos) son tan requeridos para conferencias o workshops sobre las relaciones humanas en equipos de trabajo.

Para finalizar, el video del gol con el que Boca le ganó ayer a River, con un exquisito centro de Riquelme a Viatri. Parece que Román tenía razón nomás: para conseguir resultados no hace falta ser amigos, hace falta hacer las cosas bien.

(La foto es del blog MuyBoca)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tags: ,

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


632a6840c87c0307068c4e6530894e65~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~