gadgets

You are currently browsing articles tagged gadgets.

Luchar contra el sueño es una situación desesperante.

Ahora, luchar contra el sueño en la oficina es casi tan molesto como tratar con un proveedor mentiroso y escurridizo, de esos que sabemos que en vez de hacer bien su trabajo dilapidan la mayor parte de sus energías fabulando teorías inverosímiles sobre por qué el mundo no funciona.

Pero volvamos al asunto del sueño. Recuerdo que en una época me había acostumbrado a almorzar pesado. Pero pesado pesado. Yo era flaco como un palo, siempre había hecho deportes y por lo tanto siempre me había alimentado bien. Por eso, cuando comencé a trabajar en una oficina del centro no tardé en elegir una roticería que quedaba a la vuelta y hacerme cliente fiel del plato del día que, como mínimo, traía 1500 calorías por bocado.

dormir_trabajo2.jpg

 (Campaña del café Suplicy, en Brasil, abordando la temática de la siesta en el trabajo)

Y a eso de las dos de la tarde, cuando me arrastraba hasta mi escritorio luego de haberme atragantado con costillitas de cerdo a la riojana por ejemplo, si no me tiraba una olla de café encima (metáfora para exagerar que necesitaba mucho café) los primeros minutos me invadía una modorra tal que sentía que iba a romper el monitor de un cabezazo, tras desmayarme de sueño.

En ese preciso momento, una y otra vez, fantaseaba con lo mismo: “si pudiera dormir 15 ó 20 minutos, estaría como nuevo” para enfrentar la tarde en una pieza. Con los años me di cuenta de que era mejor abandonar la cebolla al medio día, pero esa es otra historia.

usb-heated-shawl-lap-blanket.jpg

(Gadget 1: la Manta USB para ir tapándonos cuando comienza el sueño)

1_al.jpg

2_al.jpg

(Gadget 2: la almohada USB, para ganar en comodidad)

¿Dormir o no dormir en el trabajo? Dejando de lado el tono personal y exagerado, creo que los beneficios corporativos que salen de la norma, como podría ser el hecho de permitir una breve siesta en el trabajo, son un arma de doble filo.

Si bien son un aliciente y son muy bien recibidos cuando recién se comunican, a la larga suelen despertar lo peor de las personas: envidias, celos y descalificaciones de todos los calibres cuando no son iguales según las jerarquías o locaciones.

Por ejemplos, cuando una oficina fuera de la capital no cuenta con un beneficio que es práctico para quienes sí trabajan en la la capital, como la flexibilidad horaria en la entrada al trabajo por el tránsito, el asunto despierta malestar. ¿Por qué? Si en última instancia es mejorar la calidad de vida de otro trabajador. No importa, el “pensamiento” es más visceral: si él lo tiene, yo también lo quiero.

En las empresas pasa lo que pasa en cualquer grupo humano, se trate de estudiantes, un equipo de fútbol o en un coro: están llenas de personas talentosas, eficientes y creativas, por un lado, y también hay una gran cantidad de cadáveres que hay que arrastrar para que no arruinen todo el asunto (no sé bien cómo funcionará en los coros, pero debe ser lo mismo).

naptime-2.jpg naptime-3.jpg

naptime-1.jpg

(Gadget 4: The Nappak sleeping cube, para cuando ya la decisión está tomada)

Por eso creo que si una empresa contemplara en su política de beneficios la posiblidad de dormir la siesta, este beneficio despertaría toda clase de controversias. Porque muchas personas, saturadas de presiones y desbordadas de responsablidades, que ejecutan sus tareas con disciplina espartana, verían como otros más irresponsables le responderían a un cliente por teléfono:

Empleado que se quedó mirando televisión hasta las 3 de la mañana y está desesperado por dormir su siesta:

– Sí, por supuesto Mr. Slim… claro que sí. Ya recibimos su transferencia de US$ 1.675.649.908 por la compra de 1.525 toneladas de Glatomelamina, nuestro producto más caro. En cuanto me levante de la siesta, termino de enviarle el reporte de rendimiento.

Y se irían a dormir sus 15 minutos sin más. Porque es un beneficio.

mhpod.jpg

(Gadget 4: Metronaps, el gadget corporativo para dormir la siesta)

pegatinas_1.jpg

pegatinas_2.jpg

(Gadget 5: pegatinas para ojos. Si sufrís una persecución laboral, evitá riesgos).

Mi opinión final. El hecho de que no se implementan beneficios diferentes NO suele radicar en la falta de apertura de las empresas o en la poca creatividad de los responsables de implementarlos, sino que casi siempre (el “casi” es una cortesía), el principal problema de los beneficios es el riesgo ante el mal uso, cosa que se disipa bastante cuando se trabaja por proyectos por ejemplo.

Y muchos dirán, “¡pero que se sancione a quienes los utilizan mal! ¡Eso es injusto con el resto!“. Sí, es cierto, así es la vida. El razonamiento es correcto. Pero mejor todavía es evitar el conflicto -y los costos ocultos- y dejar el tema para más adelante. Adelante siempre hay tiempo.

El principal problema en la construcción de cultura organizacional es la falta de criterio de las personas. Es un cliché, pero es cierto: la cadena siempre se corta por el eslabón más débil.

Y por último, el momento de la verdad: Keving sleeping at work (¡hay que ser mal tipo para escrachar así a un compañero!)

.

Otros links de interés (?):

+ National Sleep Fundation (“Despertando a América sobre la importancia de dormir“) 🙂

+ Excusas para dormir en el trabajo

+ Dormir la siesta en el trabajo para rendir más

+ Un estudio en inglés (que no leí, pero aporta la nota de seriedad)

+ Update: vía Miravos.tv me entero del denominado zzz-mail, una variación del sonambulismo, que consiste en usar internet mientras dormimos.

Tags: ,

Siempre me acuerdo de un chiste de Quino, en el que un niño rico le tiraba con una honda a un farol de luz en el jardín de la mansión en la que vivía. A su lado, acompañando su tristeza, un mayordomo le alcanzaba los plomitos con los que cargaba la honda, servidos en una bandeja de plata, mientras otras dos personas con una escalera -creo que eran dos- cambiaban el farol cada vez que lo rompía.

Era otra manera de graficar la tristeza del niño rico, que si bien lo tenía todo, no era feliz.

Luego de esta asociación libre, dejo una galería de imágenes con otros usos que se le pueden dar a una notebook. Mi elección, la quinta.

notebook001.jpg

notebook002.jpg

notebook004.jpg

notebook005.jpg

notebook006.jpg

notebook008.jpg

notebook009.jpg

notebook016.jpg

notebook017.jpg

Se puede ver la galería completa en este blog.

Tags: ,

Este año atravecé dos momentos de angustia irracional. El primero fue hace unos meses cuando se me cayó la llave de casa por el pozo del ascensor. La reacción inicial fue de desolación, una angustia incomprensible y arrasadora como si en ese agujero oscuro habitara un dragón al que hubiera que despertar para recuperar las llaves.

cafe.jpg

Cuando le conté la tragedia al encargado (decirle portero al encargado, es como decirle bañero al guardavidas: no les gusta); cuando le conté al encargado, decía, debe haber visto mi cara deformada por la impotencia que me produjo la situación, que rápidamente trabó el ascensor entre la Planta Baja y el primer piso, y con un un palo de escoba que tenía un gancho de percha atado con alambre y un desinterés similar al de un padre que sostiene a su hijo para que atrape la sortija en una calesita, me hablaba de la formación de Boca mientras recuperaba las llaves. Exagerando, debe haber tardado unos 10 segundos.

Fue todo tan rápido que pude contrastar con claridad las sensaciones opuestas: la angustia inicial por la pérdida vs. la intrascendencia de la situación. La amargura excesiva vs. la magnitud real del problema. Por algo que se resolvía sin mayor esfuerzo, me ahogué en un vaso de agua. Y lo peor, guiándome por la tecnología utilizada para el rescate, le debe haber pasado a medio edificio.

El otro momento de angustia desproporcionada ante el tamaño del conflicto, fue cuando se rompió la cafetera en la oficina. Llegar y que no hubiera café fue como romper el auto a las tres de la mañana en la Ruta 2: deprimente. La angustia era distinta, pero con un condimento de irracionalidad similar. No había más que comprar otra cafetera en 85 cuotas en alguna casa de electrodomésticos. Pero no, por unos instantes pensé que el café se había terminado para siempre.

Ambos episodios tiene en común el miedo al cambio, a la perdida de la comodidad, a la falta de apertura con la que nos enfrentamos a situaciones imprevistas, o como se dice cuando se habla de cambio organizacional, a pensar out of the box.

A continuación una hermosa galería de Tonx, el artista del café, que pensó que existía otra manera de servirlo. Y descubrió un mundo.

En preparación:

01.jpg

02.jpg

03.jpg

04.jpg

Las figuras ya terminadas:

05.jpg

06.jpg

07.jpg

051.jpg

08.jpg

Buuuuu, fantasmas:

09.jpg

10.jpg

11.jpg

12.jpg

Animalitos simpáticos:

13.jpg

14.jpg

15.jpg

16.jpg

Vía: haha.nu / vía: hombrelobo

Tags: , ,

Aprovechando que Maradona está al frente de la Selección Argentina y el tono autoreferencial va cobrando mayor vigor, les dejo un countdown al mejor estilo NBA con 6 cosas que no necesito para la oficina, pero igual me gustaría tener:

6. EL TECLADO FLEXIBLE DE YAHOO!

Diseño puro. Fue amor a primera vista. Lo vi y, acto reflejo, tuve uno de los pensamientos que delatan el origen de clase: “¿Cuánto costará?“. Después, el Super Yo me dijo que tenía cosas más importantes de las que preocuparme y me olvidé. Que si no… me gasto los US$ 36.-

httpcompanystoreyahoocom3040103000html1.jpg

5. EL POSATAZAS QUE TE MANTIENE EL CAFÉ CALIENTE (Y LA CAFETERA).

A decir verdad, más allá de que el USB Hotplate me gusta como chiche de escritorio, le encuentro un grave problema de usabilidad: me gusta tomar café en taza chica, y uno atrás de otro. Nunca llega a enfriarse, con lo cual lo que necesito es un soporte más grande, y no un dispositivo para mantener una taza a temperatura.

usbhotplate.jpg

Para este tipo de inversiones 🙂 me vendría mejor un gadget que garantizara un permanente flujo de café. Y así es como llegué al Desktop Coffee Maker:

desktop-coffee-maker.jpg

Y como de este lado del mundo estamos a minutos del verano, también estaría bien adquirir el enfriador de gaseosas (USB Beverage Chiller Desktop) por si algún día se rompe el aire acondicionado.

usb-beverage-chiller.jpg

4. LA POCHOCLERA RETRO.

A esta altura, ya estamos en el terreno del capricho más escandaloso. Si hay algo que no necesitamos en la oficina es una pochoclera retro. ¡Pero igual la quiero! Darme cuenta de esto, me hizo ver que tenía que escribir este post.

pochoclera.jpg

3. LA ALARMA PARA MAILS PERSONALES.

Ya se sabe: el mail es una obsesión. Y de hecho hasta la adicción al Blackberry tiene un nombre, CrackBerry. Por eso creo que este gadget es MUY MUY MUY útil, ya que te avisa que recibiste un mail en tu cuenta personal (!) sin tener que visitar un webmail (como Gmail por ejemplo).

El USB email notifier es como un chicle de nicotina tecnológico para sustituir la adicción. No chequeo los mails, pero sé que están ahí. Es un primer paso.


2. EL LORO USB

Sin mayores comentarios, el USB Parrot cumple la función que debiera cumplir todo loro de ley: repite lo que uno dice. Teniendo en cuenta que nunca nadie va a necesitarlo, me resulta genial.

usb_parrot.jpg

1. Y FINAL…

Pero hasta acá, todo fue un juego.

Lo que realmente necesito dentro de las cosas que no necesito, lo que sin dudas movería la aguja de mi productividad y elevaría mi motivación hasta el infinito, ya lo desarrollaron Patrick, Martin y Chantal en Canadá (¡dónde si no!).

Definido como “una combinación única entre arte y tecnología”, con ustedes, el capricho definitivo: the Emperor

Tags: , ,

Primero, los amigos:

La regla parece ser bastante lineal: a más espacio en pantalla, más productividad. Y tal vez haya sido uno de los motivos para el lanzamiento del Samsung 2263DX, un monitor que viene con una pantalla LCD adicional, regulada desde un brazo giratorio que permite ubicarla en cualquier lugar alrededor de la pantalla grande o en el escritorio. Es ideal para quienes utilizan comunicaciones en vivo como el chat y las videoconferencias.

Un nuevo y hermoso gadget ya está entre nosotros:

samsung-monitor-dual-2263dx.jpg

Un comentario personal al respecto de la productividad. Desde hace unos meses trabajo con dos monitores. Me convencí de probar luego de leer que Bill Gates trabajaba con tres y le resultaba muy productivo. Pero bueno, era Bill Gates, qué otra cosa iba a decir. En el fondo, siempre supe -siempre fui consciente de- que pasé de uno a dos monitores, por una cuestión bastante snob: me gustaba ver cómo se veían en mi oficina.

Sin embargo, luego de un breve período de prueba confirmé que el incremento de la productividad era notable. La facilidad para visualizar, corregir y comparar mails, documentos y planillas de cálculo era llamativa. Incluso para hacer reuniones con varias personas o buscar en un back up. En cuanto a monitores, la diferencia entre trabajar con dos o con uno es abismal. Ya estoy ansioso por ver qué ocurre con tres.

Ahora, los enemigos:

Los juegos online son una perdición. Los adictos al MSN o a Facebook, o incluso a quienes les gusta jugar al famosísimo solitario en la pc, deberían evitar todos estos juegos online que recomienda Microsiervos, pero sobre todo estos dos:

1ro, un juego para pinchar globos con un dardo.

2do, el boomshine, que una vez que se aprende, es adictivo.

Y por último, enlaces relacionados:

+ Un interesante post de Matías Dutto -lleno de links- sobre cómo convencieron a un director de instalar una mesa de ping pong en la oficina (con presentación y todo!).

+ Una nota de CNNExpansión, que asegura que dormir bien aumenta la productividad.

Tags: ,

Sed leo. neque. amet, ut luctus vel, leo nec quis, mi,