Campañas

You are currently browsing articles tagged Campañas.

Cuando no hay otra opción clara a la vista, cambiar de trabajo es una decisión difícil. Ya de por sí, el cambio es una opción difícil. Pero si además no existe un destino claro, es como caminar con los ojos vendados sin saber dónde estamos por pisar. Poder se puede, pero es complejo. Y no es necesario.

Antes de intentar cambiar, hay que pensar. Pensar mucho: ¿Qué queremos? ¿Cuál es nuestro plan? ¿Por qué queremos lo que queremos? Lo que no significa que vayamos a obtener respuestas claras, o que nos conformen en un 100%. Es es una etapa necesaria; de diseño de futuro (como dice el coaching).

petit3a.JPG

Lo más importante antes de comenzar a operar un cambio es definir qué cosa va a ocupar el espacio actual, el espacio con el que no estamos satisfechos. Y antes de eso, hay que hacer un ejercicio al que no estamos habituados: despejar el presente.

Para concebir el cambio, hay que vaciar presente, desalojarlo de las ideas y las cosas actuales. Con el presente ocupado es muy dificil dar un paso en otra dirección. Cambiar no significa un paso adelante. Significa un paso hacia algo nuevo.

Quienes están en la duda eterna si cambiar o seguir en donde están, es porque nunca vacían el presente.

– ¿Y cómo se vacía el presente?

Primero hay que imaginar que uno ya NO está haciendo lo que está haciendo. Por ejemplo en el caso del trabajo, hay que imaginar -es decir, todavía en el terreno de las ideas- que nuestro presente ya no es una opción. ¿Qué haríamos a la mañana si no fuesemos a la oficina? ¿Qué voy a hacer a las 10 AM de los martes?

Pero todavía no alcanza, no es suficiente con imaginarlo: es neceasrio asumirlo. Asumir que no queremos más lo que tenemos, que efectivamente no es una opción.

Muchas veces, al no haber margen para el cambio se hace más dificil ausmir que deseamos cambiar. Puede ser por razones económicas, por temores diversos o presiones familiares. Cualquier excusa es válida. Y como no podemos pensar con claridad. Preferimos pensar que estamos bien, o que no estamos del todo mal. La necesidad tiene cara de hereje y no nos deja sentir con claridad.

Siempre hay un costo que pagar. Y los costos emocionales, los que amenazan el statu quo, son los más difíciles de afrontar. Son un crédito con tasa variable en medio de una hiperinflación (metáforar de dudosa calidad). Pero así es la vida. No sé si existe una solución simple para eso.

En cambio, lo que sí sé es que para cambiar no basta con decir que queremos cambiar. Además de estar convencidos y con el presente ya vacío, llega lo más difícil: antes de actuar, hay que convencer al corazón. Traducido: hay que estar emocionalmente listo (y con el CV en buen estado).

Porque, como dice una vieja máxima de las investigaciones cualitativas, las personas dicen lo que piensan y hacen lo que sienten. Y ahí sí que se acaban las palabras. Algo que se puede ver en este exquisito ingenioso comercial del sitio CarrerBuilder.com

Tags: , ,

Muchos de los que nos criamos en un club jugando a todo lo que se podía, compartimos durante años una regla no escrita: los deportes que tenían una red en el medio casi que no eran deportes. Por un lado estaban el fútbol, el básquet, el rugby, el boxeo y el hockey sobre césped, que eran eran deportes para personas con carácter. Y por otro el voley, el tenis, la natación y el atletismo, que eran como el ajedrez, deportes para gente con problemas para sociabilizar o que no le gustaba compartir.

Eran deportes de hijo único.

Si el juego no favorecía la fricción, la competencia desmedida, o no se practicaba en entornos inestables y algo violentos, no valía la pena jugarlo. Para ser deporte, más allá de la cantidad de participantes, tenía que tener por lo menos dos árbitros que controlaran la insanía que se desataba por ganar, y a los que había que tratar de engañar a toda costa.

El deporte en los clubes, desde siempre, colabora en la formación de sólidos valores morales.

Otro ejemplo era el nado sincronizado, que solo se veía en las olimpíadas y en una clase semanal perdida en la pileta cubierta, y por supuesto, tampoco era un deporte. Más allá de que todas las nadadoras perseguían un objetivo en común, si cada una hacía lo suyo bien, el puntaje era perfecto. El trabajo en equipo o contra otro equipo era inexistente. Ergo, el nado sincronizado era como el ajedrez, pero en el agua.

Esa clase de razonamientos irracionales y prejuiciosos estuvieron presentes durante años. Sin embargo, había un deporte que, más allá de tener una red en el medio, generaba admiración y respeto, supongo que porque requería de una gran coordinación, habilidad y lucidez, y era tremendamente difícil de jugar en equipo.

Todavía no entiendo cómo cuando en las empresas se habla de deportes para graficar el trabajo en equipo no se habla del doble en Tenis de Mesa.

Me acordé de todo esto luego de ver el comercial del lanzamiento en China del Nokia N96, con Bruce Lee jugando al ping-pong con un nunchaku.

(Vía Inkilino)

Tags: , , , , ,

Los temas existenciales son, siempre, temas sensibles.

La disyuntiva Trabajo vs. Vocación es uno de esos asuntos ríspidos, que no sólo se enfrenta al finalizar la adolescencia, sino que hay una gran cantidad de personas que pasa más años de los que hubiera deseado tratando de resolver el asunto, o por lo menos de encaminarlo.

La problemática se reflejó hace un tiempo ya en la siguiente campaña, que desarrolló un eje creativo entre cómico y dramático:

“La vida es muy corta para el trabajo equivocado!”.

wrong-job-ads-01.jpg

wrong-job-ads-02.jpg

wrong-job-ads-03.jpg

wrong-job-ads-04.jpg

wrong-job-ads-05.jpg

wrong-job-ads-06.jpg

(Vía)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tags: ,

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


572f585ae415848d52b55b34a3b3a009OOOOOOOOO