Sangre púrpura, la comunicación del líder

Existe una fantasía sobre que tanto la pasión como la habilidad para comunicarse son cualidades innatas en los líderes. Pero es sólo eso, una fantasía.

¿Y qué cualidades suelen juntar los líderes en el más alto nivel? A veces combinan un dominio casi absoluto de la industria, con una amplia experiencia en temas financieros, con una gran cintura para tomar decisiones desagradables, con una formación sin fisuras en cuanto a temas técnicos y, mi atributo favorito, un infinito resto emocional para soportar la presión. Atributo también conocido como desconexión. 🙂

godfather_en_expansioncom.jpg

Con este escenario de competencias que exige la coyuntura, el hecho de que no sean expertos comunicadores pasa a ser un detalle sin importancia.

Sin embargo, con la pasión ocurre otra cosa. La palabra está mal entendida, ya que es raro que un líder sea desapasionado. Suele confundirse pasión con histrionismo, o con algún rasgo de histeria; así cuando un líder es parco y de palabras justas, se piensa que es un mal comunicador: etiquetar a un líder es el recurso más usado por reportes temerosos, que evitan el riesgo que implica intentar comprender el modo de razonar y de sentir, de una figura siempre amenazante como es un jefe.

Existen líderes desordenados en sus ideas, que hablan rápido, que son estridentes, y a esos sí se les adosa, artificialmente, el atributo de “pasionales”. Se cree que aunque sea en pequeñas dosis, las personas que barnizan con emociones fuertes los conceptos más simples, tienen algo de pasión. FALSO.

La pasión bien entendida es amor por la tarea. Es impecabilidad. Es justeza. Es hacer las cosas correctas en el momento correcto. El resto es chamuyo camuflado de carisma. La pasión sin eficacia no es pasión, es histeria o un mecanismo para compensar las propias falencias a través de la manipulación de los conceptos.

A la vez, como el mundo corta grueso, la pasión mal entendida es un atributo que no debe faltar jamás en la comunicación del Gran Jefe (CEO, Nº1, Gerente General o como se lo denomine), y que resulta arduo de incorporar cuando no nace en forma natural.

Cuando la pasión (esa pasión) no fluye, es necesario ayudarla de manera externa. Hay que preparar el terreno, trabajando en el maquillaje adecuado: cargando emocionalmente sus discursos, definiendo con cuidado los escenarios de exposición, ayudándolo a contar historias y buscándo metáforas con fuerza, con pasión. A la falta de gracias muchas veces es necesario camuflarla, lo que no hay que hacer es confundirla con falta de pasión.

¿Y por qué un líder que tiene infinidad de cualidades tiene que, además, comunicarse con pasión?

Casi a riesgo de contradecirme, estoy de acuerdo con la que parece la premisa actual de los manuales de liderazgo: “Los líderes ya no necesitan seguidores, sino que necesitan más líderes, personas capaces de liderar sus propios procesos”.

Y para lograr esto, o por lo menos un poco de esto, ayuda mucho el hecho de poder transmitir vida a través de las palabras; la vida que se encuentra en la emoción. Un buen ejemplo es el más que conocido video de Steve Jobs, en Stanford:

Pero bueno, no por nada Steve Jobs es Steve Jobs.

En esta línea, me pareció un interesante caso testigo de la comunicación interna del líder, el memo de Jerry Yang, CEO saliente de Yahoo!, para todos los empleados de la organización (yahoos, les dice) en el que comunicó su alejamiento del cargo.

La comunicación -escrita- es en tono formal, de palabras medidas y con mucha información sobre los pasos a seguir. El ABC de la comunicación de crisis: a mayor información, menor incertidumbre y, por añadidura, menor ansiedad.

Sin embargo, lo que me llamó la atención fue una de las frases finales en la que Yang deja ver qué, además de CEO y fundador de Yahoo!, parte de su pasión está puesta en la compañía.

Se puede leer en el memo completo de Jerry Yang a sus yahoos (tanto en español como en su versión original, en inglés): “Todos ustedes saben que tengo y siempre tendré sangre púrpura. Voy a hacer siempre lo que creo que es adecuado para esta gran empresa“, dijo.

Es el tipo de palabras que nadie puede hacerle decir a un líder si no las trae de fábrica. Es una habilidad de comunicación innata para TRANSMITIR su pasión con claridad. Pero no es su pasión en sí. Su pasión es Yahoo!.

Es la eterna discusión entre forma y contenido, o el medio y el mensaje.

(Vía Enrique Dans / Vía AllThingDigital)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tags: , , ,

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


f871e33dd390e470e83ad7cf9bc59949NNNNNNNNNNNNNNNNNNN