De la pornografía a la publicidad

William Melvin “Bill” Hicks fue un comediante norteamericano que, como tantos otros, se dedicó al stand-up.

Su humor abordaba temas sociales, religiosos, políticos y filosóficos. Pero lo que lo hacía diferente era su tono polémico y controversial.

La crítica social y el humor no son atributos fáciles de combinar.

Es fácil generar conflictos o simplemente criticar. Y por otra parte, también es fácil el humor grosero. Juntamos las palabras “teta” y “culo” en una mima oración, y listo.

Ahora, para hacer humor controversial se necesita mucho talento. Hay que ser observador, agudo y además tener carisma. Seinfeld es el mejor ejemplo que conozco en inglés, y Fernando Peña o Pinti, los que ahora me acuerdo en español.

Los chistes burdos y el humor fácil carecen de méritos justamente por eso, porque son fáciles. Son mediocres, son del montón: se pueden hacer sin esfuerzo. Y si se pueden hacer sin esfuerzo, bueno, valen menos.

Hicks murió a los 32 años, en 1994, y ha dejado fragmentos inolvidables. Los primeros dos minutos del siguiente video en el que habla de pornografía y de publicidad son por la agudeza y profundidad de la reflexión.

  1. Martín Fernández’s avatar

    Entre la pornografía y la publicidad http://bit.ly/5bmBZ0

    Reply

Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

f8563e1951ef946638bdfa28ce02b49dhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh