Otro post de ventanas

Pero acompañado con una reflexión de corrido.

La necesidad de ser distintos por momentos se manifiesta de forma tan intensa, supongo, porque tiene que ver con el contraste.

Me explico: no es tan deseada la búsqueda de la diferencia -el deseo de ser diferentes, reconocidos- como el anhelo de encontrarnos con eso que la filosofía ha definido como “nuestro propio ser”.

Si supiéramos quienes somos, no buscaríamos ser distintos.

Pero para saber quienes somos, el esfuerzo es demasiado grande, y el camino no es claro, no tiene reglas precisas.

Todo demasiado angustiante.

Ser distinto está más a mano: no hace falta saber quién soy, alcanza con ser como nadie más.

Y lleva menos esfuerzo.

Entonces, de vuelta al principio: como no sabemos bien quiénes somos, empezamos por desear la diferencia, que es más simple.

Es bien adolescente el asunto.

Y se termina con la vejez, o con el cinismo.

O, por el motivo que sea, cuando se acaban las fantasías.

Y sobre la ventanita torcida, la distinta, qué opinan: ¿VOT Sí o VOT No?

Vía

  1. . (dot)’s avatar

    All in all it’s just another window in the wall

    Reply

  2. teresa’s avatar

    “Si supiéramos quienes somos, no buscaríamos ser distintos”…Jajajaaaa! buenisimo, mas claro, agua, te lo voy a robar para mi Fb (citando al autor)
    Voto por la ventana derecha, lo que no quiere decir que sepa quien soy (aunque a esta altura deberia saberlo).

    Reply

  3. Cabernet’s avatar

    VOT Sí, la figura retorica que subyace en la intencion para mi garpa! (muy bueno el detalle de torcer tambien las cortinas!) Igual me retiro a pensar en quien soy realmente y porque necesito seguir siendo un eterno adolescente…a mis cuarenta y tanto.

    Reply

Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

elit. risus commodo venenatis, ut Donec Curabitur odio elementum ultricies leo. felis