Las lecciones de Mr. King #4: “Desconfía del adverbio”

Luego de meditarlo con seriedad, llegué a la conclusión de que he leído pocos libros más útiles sobre redacción corporativa que Mientras escribo. Así que, desde hoy y cada tanto, postearé alguno de sus consejos –y otros que encuentre por ahí-, bajo el tag Redacción Corporativa.

En esta entrega, vamos directo a la página 137, en la que Mr. King aborda el tema del adverbio:

“El otro consejo pendiente (…) es el siguiente: desconfía del adverbio.

Recordarás, por las clases de lengua, que el adverbio es una palabra que modifica un verbo, adjetivo y otro adverbio. Son las que acaban en –mente. Ocurre con los adverbios como con la voz pasiva, que parecen hechos a la medida del escritor tímido. Cuando un escritor emplea la voz pasiva, esta suele expresar miedo a no ser tomado en serio. Es la voz de los niños que se pintan bigotes con betún, y de las niñas que intentan caminar con los tacones de mamá.

Mediante los adverbios, lo habitual es que el escritor nos diga que tiene miedo de no expresarse con claridad y de no transmitir el argumento o imagen que tenía en la cabeza.

Examinemos la frase “cerró firmemente la puerta”. Reconozco que no es del todo mala (al menos tiene la ventaja de un verbo en voz activa), pero pregúntate si es imprescindible el “firmemente”. Me dirás que expresa un grado de diferencia entre “cerró la puerta” y “dio un portazo”, y no es que vaya a discutírtelo… pero ¿y el contexto? ¿Qué decir de toda la prosa esclarecedora (y hasta emocionante) que precedía a “cerró firmemente la puerta”? ¿No debería informarnos de cómo la cerró? Y, si es verdad que nos informan de ello las frases anteriores, ¿no es superflua la palabra “firmemente”? ¿No es redundante?”

Esto es lo que más me gusta del libro: no solo defiende sus argumentos con ejemplos concretos y precisos, sino que nos desafía a revisar nuestra opinión, para ver si luego podemos rebatir sus afirmaciones. En el caso de los adverbios, definitivamente 😉, no no me resultan tan desagradables cuando la escritura es más o menos coloquial o desordenada (en inglés hay un verbo preciso para este tipo de diálogo o escritura: to ramble). Aunque debo decir que en general el consejo me parece sabio.

Hace un tiempo, también había leído sobre el uso periodístico de los adverbios terminados en mente: “No hay periodista que quiera impresionar con su escritura que no le meta adverbio terminado en mente a párrafo que se le cruce. Como por lo general están puestos para exagerar, para maquillar una prosa frágil, se los puede quitar sin que afecten el sentido de la frase. En muchos casos son redundantes. Para demostrar cómo se intenta embaucar con los “mente”, basta leer discursos políticos o declaraciones intencionadísimas”, escribió Darío Gallo, en su Bloc de Periodista, y agregó algunos ejemplos.

Por la misma vía, llegue a bloGicamente, el “único blog contra los adverbios terminados “en mente” en la redacción periodística y de blogs”.

Pero continuemos con la transcripción:

“Ya oigo a alguien acusándome de pesado. Lo niego. Creo que de adverbios está empedrado el infierno, y estoy dispuesto a vocearlo desde los tejados. Dicho de otro modo: son como el diente de león. Uno en el césped tiene gracia, queda bonito, pero como no lo arranques, al otro día encontrarás cinco, al otro cincuenta… y a partir de ahí, amigos míos, tendréis el césped, “completamente”, “avasalladoramente” cubierto de dientes de león. Entonces los veréis como lo que son, malas hierbas, pero entonces, ¡ay!, entonces será demasiado tarde.”

Hasta una próxima entrega de “Las lecciones de Mr. King”.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
  1. Esteban’s avatar

    En lo personal, considero que el uso de adverbios en los textos es tan redundante cómo especificar que los adverbios terminan en ‘mente’, tal el caso de bloGicamente:

    “único blog contra los adverbios terminados “en mente” en la redacción periodística y de blogs.”

    Más allá del juego de palabras, los adverbios son un recurso válido en la redacción de textos.
    Análogamente, puedo pensar que quien usa malabarismos literarios para evitar siempre los adverbios, quieren parecer más interesantes de lo que en verdad son. Todo en su justa medida.

    Salúd.

    Reply

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


7372af72d813b8dd56b571323efe8826::::::::::::::::::::::::::::::::