Breve reflexión sobre el oficio de comunicar

Vía Noticomblog llegué a la viñeta que ilustra el post, y recordé mi primer gran descubrimiento en el sacrificado oficio de la comunicación 🙂 . Que se podría resumir en lo siguiente: el hecho de transmitirle algo a alguien, de ninguna manera y bajo ningún concepto, garantiza que ese mensaje sea decodificado o interpretado por el receptor.

Me costó muchos malos entendidos descubrir que el responsable final y casi exclusivo del éxito de la comunicación es el emisor. Y a la vez fue como una revelación: el aprendizaje del oficio de la comunicación estaba absolutamente disociado del aprendizaje de la teoría de la comunicación.

montt.jpg

Un tiempo después de ver la luz 🙂 , me volví a topar con el mismo descubrimiento pero en otro formato. Esto fue cuando leí una de las reglas de etiqueta más importantes de la comunicación vía mail: enviarle un mail a alguien no significa de ninguna forma que ese alguien tenga que responderlo o siquiera que lo haya leído. Y en el caso de que lo haya leído, no significa que haya comprendido lo que queríamos decir.

También recuerdo haber pensado que lo mismo ocurre con con las personas. Contarle algo a alguien no significa haber sido escuchados, y menos que menos, haber sido entendidos. Y ahí es donde esta breve reflexión sobre el oficio, toma formato de frase para sobrecito de azucar:

“Comunicar es garantizar que el receptor asimile el mensaje del emisor”

Comunicación es asegurarse de que el mensaje fue comprendido, no solo que fue entregado. No alcanza por colocarlo en los medios/canales correctos. La palabra clave es  GARANTIZAR. ¿Y cómo se garantiza esa asimilación?

Ah, bueno, ese es otro problema. Cada uno utiliza los medios que quiere o que puede. Hay quienes apelan al miedo, o a la emoción, al sexo, a la culpa, al odio. Pero ahí el debate deja de ser técnico para ser moral.

En este momento particular de las organizaciones, en el que los estímulos superan con amplitud las posibilidades de atención, para que se produzca la asimilación gradual de un concepto, más que comunicación se necesita un milagro. Para que un mensaje sea incorporado, hay que hacer un esfuerzo de empatía cada vez mayor. “Garantizar” la decodificación del mensaje por parte del receptor es, día a día y a pesar de contar cada vez con mayor cantidad de medios, más dificil.

La comunicación sería un oficio más sencillo si los seres humanos tuviéramos la función “compartir archivos cerebrales”, como en la conversación geek que se puede ver más arriba.

Fuente original: Alberto Monnt 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


d9c9815c674ec5bed7e8131cc15d3b2b___________