Redacción aplicada & Comunicación Interna (I)

sking.jpgHace unos días terminé de leer Mientras escribo, un ensayo en el que Stephen King explica de manera coloquial cómo escribir mejor.

Mientras escribo desarrolla esa clase de conceptos que no van a servir para lucirse en una discusión intelectual. Muy por el contrario, se trata de un libro de ideas, de puntos de vista, de experiencias de un escritor, que se pueden potenciar al cruzarlas con las propias.

Otra de las razones por las que me gustó tanto, es que Mientras escribo es una lectura en esencia motivadora. Es el tipo de material que nos deja con ganas de hacer las cosas bien. Que refresca los ideales y las ilusiones. También es una lectura entretenida, pero no tanto como motivadora. Tan motivadora que me ayudó a resolver una inquietud operativa que venía arrastrando hace varios años, y en la que nunca había atrapado la punta del ovillo:

¿Cómo clasificar, de manera simple y clara, las diversas técnicas de redacción que se utilizan en Comunicación Interna?

Si nos abstraemos de los tecnicismos y dejamos de mirar a la redacción como una competencia aislada, podemos decir que la redacción en Comunicación Interna está compuesta de un crisol de estilos, y que cada estilo es aggiornado por la personalidad de la organización que lo utiliza. Más simple: en ninguna empresa se escribe igual que en otra.

Los públicos internos son siempre diferentes, aún en las mismas industrias. No es lo mismo redactar para los empleados de una compañía con un liderazgo indiscutido, que para una que mira la cima desde abajo. Porque sienten diferente. No es lo mismo un conflicto con los sindicatos de bancos, que con los de las automotrices. Cada compañía (su gente) exige su propio tono, acorde a su propia realidad. Tiene sus mañas, sus susceptibilidades, su manera de ser seducida desde la pluma y la palabra. Pero no es un reclamo explícito el que hace, no es un llamado de atención. Simplemente hay términos que una empresa funcionan y en otra son disonantes. Las mismas palabras adquieren significados diferentes.

Entonces, ¿hay tantos estilos y tonos en la redacción aplicada a la comunicación interna como compañías existen? Y aquí la mala noticia: sí, así es, cada compañía se siente única, aunque no lo sea; se siente especial, aunque esté totalmente comoditizada. Cual vedette en ascenso, todas sienten que su personalidad es única. Con la diferencia que en este caso, las diversidad es real y no una cuestión de autoestima. Este panorama complica el asunto porque lleva la discusión al infinito.

Sin embargo, los consejos que encontré en Mientras escribo me devolvieron la motivación para intentar una clasificación arbitraria, sobre las técnicas de redacción que se utilizan en Comunicación Interna. Me hubiera gustado tener al Sr. King de profesor en mis años de estudiante, a pesar del maltrato feroz que recibe de la crítica especializada día a día. Teniendo en cuenta que lleva vendidos más de 100 millones de libros (sí, más de cien millones!), cursar el Taller Anual de Periodismo con el Prof. King, sin dudas le hubiera aportado glamour a mi formación.

Mientras escribo es el libro de la práctica, destila experiencia, está escrito con el desparpajo y la seguridad que brinda haber publicado más de 30 best sellers, a lo largo de 40 años en el oficio. Sin dudas, es una lectura que puede aportar más valor a la gestión diaria de las Comunicaciones Internas, que 100 horas de estudio ininterrumpidas sobre la Teoría de la Comunicación Humana.

Así las cosas, creo que todas las instancias en las que es necesario recurrir a la palabra escrita en Comunicación Interna pueden clasificarse con un esquema sencillo –y sobre todo arbitrario-, con tres grandes enfoques (Creatividad, Edición y Comunicación Interna), asociados a tres técnicas diferentes (redacción creativa, redacción periodística y redacción corporativa).

Cómo y cuándo utilizar el enfoque correcto es un tema más complejo. Esto hace que el condimento más importante para dominar la redacción aplicada a la Comunicación Interna, sin dudas, sea el criterio. El criterio amplía los límites de cualquier dicusión y acerca los puntos de vista, es el aceite que lubrica las Comunicaciones Interas y los conflictos organizacionales, y es una de las dos ganzúas que abre todas las puertas. La otra es la empatía.

En la segunda parte de este post, que ya se hizo largo, hablaremos de cada una de ellas. De la creatividad publicitaria, de la edición periodística y de la mirada corporativa en los mensajes. Todo esto aplicado a las Comunicaciones Internas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
  1. Martín Fernández’s avatar

    #log: //http://internalcomms.com.ar/?p=24 Hoy escribí sobre Stephen King y la comunicación dentro de las organizaciones

    Reply

  2. Martín Fernández’s avatar

    #log: http://internalcomms.com.ar/?p=24 Hoy escribí sobre Stephen King y la comunicación dentro de las organizaciones

    Reply

  3. P.Cortes’s avatar

    Umm estoy creando la revista para la comunicacion interna donde trabajo, no soy experta, pero me encanta meterme en problemas! Algun consejito?

    Reply

  4. Sandra García’s avatar

    Buenas tardes. A diferencia suya a mí no me gustó ese libro, pero el caso de mi comentario no es el de sumarme a los detractores del Sr. King, sino más bien, tratar de dilucidar el por qué es tan complicado encontrar a nivel organizacional, publicitario y hasta periodístico, no solo la buena redacción sino la buena presentación de la misma. Lo digo, porque en muchos es muy frecuente el no re leer lo que han escrito, incurriendo así en diversos desaguisados idiomáticos que ciertamente, afectan su imagen frente a aquellos lectores para quienes este buen ejercicio es vital y sin ser una obsesiva y mucho menos patológica, me incluyo entre esos tantos.

    Este post es del 2008 y sin ánimo de ser “arqueóloga” comento para éste porque es un tema de mucho interés para mí.

    Quedo atenta a sus comentarios. Gracias.

    Reply

  5. Martín Fernández’s avatar

    Hola Sandra, sí es un post viejísimo. Me llamó la atención el comentario. Lo único que tengo para agregar es que creo que al Mr. King no se lo valora en su real dimensión.

    No puedo creer que a alguien no le guste ese libro. Todo lo útil debería gustarnos. Obligatoriamente. (Es una broma)

    Saludos!

    Reply

  6. Sandra’s avatar

    Hola Martín, se nota que gustas mucho de la obra del Sr. King, pero, no me contestaste nada acerca de la base de mi comentario.
    ¿Qué me disgustó del libro “mientras escribo”? si quieres léete la respuesta en mi antiguo blog (perdí la clave y quedó en desuso de mi parte)

    http://creatividadestrategica.blogspot.com/2009/03/mientras-escribo.html

    Sé que soy fuerte en mi reflexión, pero entenderás por qué…ahora bien, es posible que si lo vuelvo a leer hoy, 4 años después, quizás cambié de parecer, pero también, quizás no. Ya te contaré.

    Reply

    1. Martín Fernández’s avatar

      Leí tu post. Me gustó. Pero me parece que te agarró mal predispuesta. Es un libro poco pretencioso y eso lo hace más atractivo, me parece.

      En cuanto a tu comentario, no sé bien qué agregar. Mirá, te paso un razonamiento que se conecta de alguna forma: http://internalcomms.com.ar/redaccion-para-expertos-tres-errores-en-la-busqueda-de-la-autopromocion/

      Reply

    2. Sandra’s avatar

      Gracias Martín por tu cordialidad. Lo leeré.

      Reply

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


a12e8984eef502d4f512ff1829082491fffffffffff