¿Sentirse especial o ser especial?

Gadgets Imprescindibles | S01Eo1|

Meditando sobre la volatilidad de nuestros deseos se me ocurrió darle continuidad a una sección sobre gadgets con la que coqueteo desde hace un tiempo y que, en un rapto de originalidad, titulé “Gadgets Imprescindibles”.

Tratará sobre chirimbolos que no necesitamos pero que sí podemos llegar a desear, con la secreta y confusa esperanza de ser diferentes, como si la diferencia pudiera venir desde afuera.

Creo que todos compartimos una intuición visceral pero que no ponemos en palabras con claridad; de la que no nos hacemos cargo del todo: nada externo puede volvernos especiales ni transformarnos íntimamente; el cambio interno no pasa por las cosas.

Sin embargo, el “tener” es el recurso que está más a mano para parecer alguien distinto. Tener para ser. La discusión de siempre.

Que el cambio, si comienza, por lo menos comience por la apariencia.

Porque el camino inverso, el de ser efectivamente alguien distinto, nunca tiene un mapa claro sobre cómo avanzar o se visualiza tan complejo y lleno de espinas que ni siquiera nos creemos capaces de intentarlo: “¿Hablar Chino Mandarín? No, dejá”. Hablar Chino nos haría algo especiales, pero claro, primero hay que estudiar varios años.

En síntesis, no sé si se trata de una tendencia argentina o una regla universal de la cultura, pero hay algo que visceralmente sé que es cierto: todos queremos sentirnos diferentes, especiales por algún motivo, únicos en algo.

El problema reside en el esfuerzo que eso, ser diferente, conlleva. En general no queremos pagar el precio porque en el fondo ni siquiera deseamos ser tan especiales: con sentirnos un poco así, cada tanto, nos alcanza.

Como bien dice la sabiduría popular no es cuestión de soplar y hacer botellas. Para ser diferente hay que trabajar mucho, en forma incansable, con tenacidad, entrega y compromiso.

O comprarte esta colita genial para agregarle a tu laptop y ser un distinto total.

Bienvenidos a “Gadgets Imprescindibles”, un espacio para reordenar nuestras prioridades.

  1. Esperanza’s avatar

    ¡Se mueve y todo!
    Ves algo asi y de pronto sentís que LO NECESITAS!!!!!
    😀

    Reply

  2. Martín Fernández’s avatar

    Mi imagino después de una reunión diciendo: “pasame la presentación a mi pnedrive” y pelás la colita de lagartija con cara de nada.

    Reply

Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

id, id Donec Phasellus et, felis consequat. commodo