El tiempo que no le destinamos a pensar

“No hay placer en no tener nada que hacer, lo divertido es tener un montón de cosas que hacer y no hacer nada”.

Mary Wilson Little.

(Vía Yoriento, vía Gran Angular)

.

Días atrás escuché una idea que me sorprendió por su lucidez y simplicidad, y también porque no era algo que esperara escuchar en ese momento.

En una pausa de una reunión que se hacía larga, alguien explicó así como al pasar que había infinidad de temas en los que le gustaría pensar, pero que al no tener el tiempo para hacerlo, no pensaba. Y que al no tener una opinión o juicio formado, cuando le tocaba actuar en relación, se movía instintivamente, sin un componente racional o una mínima convicción personal. Era el Just do it de Nike, pero mal entendido.

Lo interesante fue que la reflexión no era una autocrítica, sino que era una descripción de su situación. Y otro punto interesante era que no hablaba de un aspecto profesional, es decir, de temas en los que debería tener opinión o conocimiento pero no lo tenía.

No, al contrario, hablaba de aspectos en los que NO teníamos -y nos incluyó a todos- la obligación de reflexionar, pero en los que SI era conveniente pensar en profundidad. Sin embargo se daba cuenta que detrás del título o enunciado del tema (por ejemplo: qué opinaba sobre cómo reaccionar cuándo alguien lo agredía), más allá de las ideas básicas recibidas en nuestro hogar, no dedicábamos tiempo para pensar qué pensábamos del tema. O si alguna vez habíamos pensado.

Y que eso era muy inocente: era dar ventaja. Desconocer qué pensamos es desconcer el mundo en el que vivimos.

 21_photo.jpg

Alguien le recomendó que hiciera terapia, y todo el mundo soltó una risita nerviosa para salir del paso. Pero el asunto estaba tan interesante que a pesar del boicot involuntario y de estar parados al lado de una máquina de café,  la conversación siguió adelante.

Dijo que eso también le ocurría profesionalmente, que no se limitaba a lo personal. Que, por ejemplo, para opinar de la pena de muerte no se había tomado el tiempo suficiente para descubrir (esa palabra uso) en profundidad cuál era su opinión, más allá de las ideas ya instaladas sobre lo correcto y lo incorrecto.

Que tenía intuiciones de lo que estaba bien o mal, pero no certezas. Y que no se podía tener certezas sin un período previo de reflexión.

Pero a la vez, los temas para reflexionar eran tantos, que el asunto se volvía imposible. Que había temas en los que por la urgencia se debía opinar como adolescentes tardíos y aturdidos, que repiten como loros lo que escuchan en su primer año de facultad.

A modo de corolario, dijo que sería bueno hacer una lista de los temas en los que deberíamos tener más claridad, en los temas importantes, ya que después se nos olvidan. Y que eso era el colmo: ni siquiera tenemos presentes los aspectos importantes de nuestra vidas en los que aún no hemos pensado.

 95_photo.jpg

Es tanta la resistencia que vamos al psicólogo para que nos recuerde en qué debemos pensar. El asunto se puso picante y alguien arriesgó: “Vivir así es como vivir sin vivir”.

Fue una lástima, pero en el climax del razonamiento y justo antes de que la conversación no tuviera retorno, se cortó la pausa retomar una reunión rutinaria en la que revisamos los asuntos superficiales, intrascendentes y urgentes de todos los días.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
  1. Diana González’s avatar

    http://tinyurl.com/conbuy ¡Qué cierta esta frase!

    Reply

  2. Yoriento’s avatar

    No sé, me da la impresión de que “pensar” está sobrevalorado 🙂

    Reply

  3. Martín Fernández’s avatar

    Hola Yoriento, fue una reflexión medio desordenada, pero me pareció muy cierto eso de que en general no reflexionamos en casi nada, que el día a día se impone. Un abrazo

    Reply

  4. Alejandro Marticorena’s avatar

    Me encantó este post porque me dejó pensando (cuac). Más allá del juego de palabras, creo que efectivamente caemos en una rutina de pensamientos y nos acostumbramos a reflexionar mucho, quizás, sobre ciertos temas (laborales, por ejemplo), y no sobre otros. La mención que alguien hizo como chiste de hacer terapia, sin la broma me parecería acertada no quizás como método terapéutico pero sí como espacio para la reflexión. hay quienes lo enfocan de esa forma. Otros hacen meditación, yoga y varias cosas más.

    Reply

  5. Martín Fernández’s avatar

    Hola Alejandro,

    Cuando terminé de escribir el post me quedó la sensación de que no transmitía en profundiad el tema en cuestión, porque me parece sutil y a la vez simple el asunto. Es un tema raro ese de que NO PENSAMOS en los temas importantes. Es como “loco”, por adjetivarlo de alguna manera.

    Cuando pasan algunos días y me doy cuenta que no paré ni un minutos, me doy cuenta de que no es cuestión de tiempo, que si el día tuviera 60 horas, sería lo mismo. Es una cuestión de estilo de vida, de predisposición.

    Claramente la reflexión apunta para el lado señalás: que cada uno encuentre el espacio que le facilite la introspección; que cada uno le dé la forma que se le ocurra, pero pensar.

    El blog también es un buen espacio para detenerse a pensar en cosas en las que no hemos profundizado.

    Gracias por el comment.

    Reply

  6. Patricia Cortes’s avatar

    Entrenar nuestra capacidad de meditar, entrenar nuestras capacidades perceptivas, para pensar hay que entrenarse…nada mas.

    Reply

  7. Rafa’s avatar

    Creo que no hay algo mejor (humanamente hablando) que pensar.
    El pensamiento lo es todo, todo es un pensamiento.

    Reply

  8. Silvina Mones Ruiz’s avatar

    RT @internalcomms: El tiempo que no le destinamos a pensar http://bit.ly/e8ulVJ

    Reply

  9. SusanneCk’s avatar

    RT @internalcomms: El tiempo que no le destinamos a pensar http://t.co/xBjeTQ0r

    Reply

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


2e79be88d47e230aece0a55c8f6fd73b%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%