El “efecto menéame” en InternalComms

Hace dos días, un post de InternalComms estuvo en la portada de menéame y fue visualizado casi 50.000 veces en 36 horas.

Una breve introducción. Como sé que muchos no tienen ni la más pálida idea (les puedo ver las caras, diciendo “- Martín, ¿qué cuernos es menéame?”) les adelanto que es un agregador social de noticias. Básicamente, quienes están registrados en menéame pueden envíar noticias desde diferentes sitios (por ejemplo, desde InternalComms), y los mismos usuarios de menéame deciden si las votan o no (si las “menean” o no), y estos meneos (o votos) le dan relevancia a las noticias en la home del sitio.

Las más votadas aparecen arriba, y los sitios originales en las que fueron publicadas, reciben una gran cantidad de tráfico. Eso fue lo que le pasó a este post de InternalComms, que recibió el llamado “efecto menéame” (que parece que está heredado del “efecto slashdot“).

Para quienes bloggeamos a diario, estos eventos son llamativos, y de alguna extraña y retorcida manera, motivantes. Si bien aumentar el tráfico en el blog de esa forma no quiere decir absolutamente NADA, porque así como viene se va, igual, es una sensación atractiva, y exagerando un poco, poderosa.

Acá pueden ver la captura de pantalla con las estadísticas:

Otros picos. El primer pico de tráfico del blog se dio al aparecer en el week-log de Mariano Amartino con el post “Trabajar en Google, del paraíso al imperio“, que trajo 300 visitas en una mañana, la mayoría desde reader de Google (parece que si sos Gurú de la tecnología, te leen desde el reader).

Dos años depués, no hace tanto, un blog ruso linekeó el post de las azafatas desnudas de Air Comet, y trajo 6000 visitas en unas horas (la captura es parcial) y que así como llegaron, también se fueron sin dejar rastro.

En septiembre, según las sospechosas estadísticas de WordPress, les comenté que había llegado a las 80 mil páginas vistas mensuales. Una alegría.

Y noviembre fue todavía mejor, con 90 mil, pero diciembre y estos primeros días de enero venían en picada, cosa que atribuyo a las fiestas y las vacaciones. El promedio diario de 3000 páginas vistas cayó a 1800. Y encima con el blog cada tanto off line por tareas de mantenimiento de los servidores de mi proveedor de hosting, todo indicaba que iba a ser un mes olvidable.

Entonces, antes de ayer, antes de abandonar la PC, ví este tuit de Fabio con una imagen digna de sus Ruletas Rusas (el post clásico de los jueves), hice post rápido y a otra cosa.

Al otro día me encontré con todo el asunto.

Una reflexión más. ¿Qué hace que un post llegue a menéame y otros no? Una ecuación extraña.

Si bien no he escrito genialidades en InternalComms, el post meneado está lejos de ser de lo mejor de blog. Creo que Internet -así, como entidad de segundo orden, que tiene vida propia, de la que todos formamos parte pero nadie controla- premia la simpleza y la creatividad en contexto.

Si ven la imagen, es creativa, sí, pero sobre todo, es poco pretenciosa. El concepto está 100% logrado.

Con un recurso mínimo, y que, por decirlo de alguna manera, “siempre estuvo ahí”, desborda creatividad.

A cualquiera de nosotros se nos pudo haber ocurrido la idea de pintar dos dedos cruzados y simular un asalto, pero no, se le ocurrió “a otro”. A eso me refiero con “contexto”.

Y creo que esa cercanía generada, este “se me pudo haber ocurrido a mí” que no es del todo consciente, despertó la admiración colectiva, sobre todo, en este contexto gratuito y viral que ofrece la web. Esto no significa que off line la imagen hubiera sido un éxito, sin embargo, así, online, como se dieron las condiciones, somos miles alrededor del mundo los que queremos “premiar” o “elegir para compartir” (socializar) ese tipo de creatividad, ya sea con un Like, un RT o un meneo.

En definitiva, creo que no es una casualidad (ni tampoco significa que porque sea de gusto masivo es necesariamente buena); la imagen tiene “algo” intangible pero que se percibe a simple vista, que despierta una sonrisa colectiva de aprobación.

Y por último… En febrero se cumplen tres años desde que comencé a bloggear. En esa época era más consciente que detrás de una visita hay una persona. Cuando uno se concientiza de la relación 1 a 1 de las visitas y las personas, le presta más atención al asunto. Pero en cuanto los número crecen un poco -apenas un poco-, esa realidad se distorsiona.

Recuerdo que miraba las estadísticas del blog cada dos horas. Y pensaba: “¡Vamos todavía, 10 visitas!”.

En la vida off line, estamos acostumbrados a interactuar o imaginarnos a 10, 20 o hasta 30 personas juntas; pero ya con 100 es más complicado, y de ahí en adelante, ni hablar. No porque 1000 personas sean muchas personas, para nada, y menos en Internet, sino porque es raro ver mil personas juntas (puede ser en la cancha, en un recital o en vacaciones, y dejo de contar).

Después de las 100, las personas dejan de ser personas para ser estadísticas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
  1. Marisol de la Fuente’s avatar

    El “efecto menéame” en InternalComms: Hace dos días, un post de InternalComms estuvo en la portada de menéame y … http://bit.ly/e9sWaa

    Reply

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


fca631e2f85cf86c20009cba92e13144000000000000000000000000000000