Cuando el comportamiento es comunicación

La comunicación cara-a-cara tiene una propiedad mágica: desnuda la vida emocional de las personas. Pero no se trata de una ecuación simple, lineal, de algo que se pueda evaluar en forma directa. No es que si alguien dice una burrada, es un burro.

Tiene que ver con algo más sutil, más complejo de interpretar, como es el contexto. Alguien puede decir una burrada porque está presionado, porque se sintió agredido, porque cree que tiene que demostrar lo que sabe o, sin más, porque es un burro.

Es probable que un líder que escuche una conversación como la del comercial que se puede ver a continuación, intuya que hay un trasfondo que va más allá de lo que cuentan las palabras. Y que para comprender el comportamiento va a necesitar empatía, y que la empatía necesita tiempo.

El hecho de hacer una lectura correcta del contexto en el que ocurren las cosas es una de las principales hablidades que desarrollan los líderes de equipos complejos, casi por una cuestión de supervivencia. Y a su vez es lo que diferencia a los buenos líderes de los mediocres.

Por eso lo que más me gustó es la trama oculta que encierra el episodio. Todos los antes y después que se desprenden de una conversación de ese tipo. La precisión del guión y la frescura de los actores (el desconcierto de ella, y la carga de agresividad de él), sin dudas, ayudaron a crear el clima de tensión. Pero lo decisivo, desde mi punto de vista, fue la claridad con la que se construyó el momentáneo escenario alrededor de la impresora.

Tags: ,

Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *