¿Existe un límite para el humor?

¿O uno se puede reír de cualquier cosa? La viñeta que ilustra este post me hizo pensar en cuál es, si es que existe, el límite para el humor.

Me refiero al límite interno, que nos marca que cuando algo supera determinado umbral de crueldad, ya no nos permitimos reírnos en público.

En lo personal, los chistes de humor negro suelen causarme mucha gracia, y el umbral siempre lo marca un tercero. No sería capaz de publicarlos en InternalComms, porque podrían resultar ofensivos para alguien. Mi límite es el otro. Pero eso no quiere decir que no me causen gracia.

A todos nos debe pasar que en conversaciones con amigos cercanos, con los que nos podemos relajar y mostrarnos tal cual somos, nos reímos de cosas que jamás confesaríamos en otros ámbitos, en los que necesitemos mostrar nuestra versión más civilizada.

Pero con el humor también ocurre que muchas veces lo que nos causa gracia es la forma, y no el fondo. Es decir, hay cosas que nos causan mucha gracia por cómo están contadas, y por lo que representan en su sentido literal o profundo, ya que no nos reiríamos de ellas en ninguna otra circunstancia que no sea con la estructura del humor.

Hay temas que pueden resultar tabú en determinados círculos (como las enfermedades) pero han sido alcanzados desde el humor.

Esta reflexión, algo desordenada, escrita de corrido, surgió luego de ver la siguiente viñeta que graficaba este úlitmo punto del humor y la enfermedad.

Si bien no se burla de la desgracia ajena que sufre, en este caso, Steve Jobs, sino que se burla del estilo Mac, la tragedia está muy cerca. No es humor negro, sino una crítica irónica, pero, como decía Tangalanga, está “a medio metro del insulto”.

527_keynote.png

(vía @yoriento)

Como sea, dispara la conclusión final: el límite de crueldad permitido en el humor es directamente proporcional al grado de agudeza de la observación. Es decir, mientras más certero y original sea el detalle señalado, más “malo” se puede ser.

¿Es así? ¿Existe algún límite para el humor?

  1. Patricio’s avatar

    si la pregunta es si existe. seguro que no la prueba esta a la vista y es simplemente un reflejo de los valores que nos rigen como sociedad.
    Ahora si me preguntan si debiera existir?por supuesto sobre todo en el no humor. El humor se puede permitir algunas cosas siempre y cuando me parece de algun modo quede aclarada la buena intencion del comentario en la totalidad de la tira o donde el personaje por ahi satirizado ya halla aclarado publicamente su sentido del humor sobre la situacion vivida. sino es claramente una mierd… de chiste claro esta que los buenos humoristas de verdad siempre fueron los que no tuvieron que llegar a este tipo de chiste berreta y malintencionado. PATO

    Reply

  2. Martín Fernández’s avatar

    Hola Pato, buenísimo el comment.

    El humor está asociado a valores personales, has dicho una gran verdad.

    Creo que el hecho de que la observación sea “aguda, original, ingeniosa” o como quieras llamarla, licúa la mala intención. La inteligencia, en general, tiene la propiedad de licuar la mala intención.

    Como te imaginarás, yo no estoy a favor de eso, de hecho la inteligencia es una cualidad que no me produce ninguna clase de admiración.

    Esto se ve mucho en política: gente muy inteligente, pero muy mal intencionada, que tiene la capacidad de reinvenrase en forma permanente.

    Creo que con el humor pasa lo mismo: se puede ser muy agudo, y a la vez muy “mala leche”. Y la agudeza va a licuar la maldad, la va a hacer más “permitible” si es que existe la palabra.

    Pero a la vez creo que el humor es una buena herramienta para saltar la hipocresía, para avanzar sobre temas de los que no se habla. Desde el humor se pueden abordar temas vedados.

    Es una herramienta que puede ser utilizada con fines nobles o espurios.

    Reply

  3. Alejandro’s avatar

    Para una profunda risa prolongada y reflexiva, les recomiendo el CD o disco o video, de Coco Legrand: Con la camiseta puesta”.

    El humor puede ser sádico, pobre y corto de miras,cuando vomita fuera, cuando los conflictos los pone en el otro, cuando incita a pensar que el otro es ridículo, el otro se enferma, el otro es tonto, el otro tiene disfucnión eretil, NO YO. Y casi siempre va unido a los tópicos más reaccionarios y conservadores de una sociedad.

    Mientras que el Humor,con mayuscula desvela nuestras debilidads y las desvela, perdonando y calmando al orgulloso y narcicista ser humano. Que ridiculo que somos, cuán mete pata podemos ser, que inoportunos, tal parlanchines que nos domina el plus imperfecto.

    La risa rompe la tensión creada entre el ideal interno, y la actuación, pensamiento u omisión que nos domina.

    El humor nos conecta y nos hace cada vez más comprensibles, nos hace ser más tolerantes, nos permite conjurar el miedo.

    La risa colectiva nos muestra que todos compartimos un profundo y sentido temor al verdadero” no somos nadie”, no somos tan listos, ni tan seductores, ni tan relajados, ni tan sanos.

    Lo bueno es que somos aprendedores, exploradores, creadores, tomadores de decisiones, y no tenemos el destino marcado como la trucha a subir el río, o el pajaro carpintero a picar el agujero.

    El humor es la gran terapia humana

    Un saludoa todos

    Reply

Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

odio mattis dictum mi, in eleifend libero. venenatis,