Ejercicios de observación: la llave en la heladera

Un verano, en el que tendría 9 ó 10 años, perdí las llaves del auto adentro de la casa.

Recién llegábamos de pasar el día en la playa, y mientras descargábamos reposeras, libros, termos, bolsos, diarios, las facturas que habían sobrado, barrenadores, autitos de plástico y la infinita cantidad de porquerías que toda una familia y un par de amigos puede llevar a la playa, perdí las llaves.

Fue un instante.

Por esas cosas de la entropía universal quedaron en mi poder el tiempo justo que necesitaba para perderlas. Y las perdí.

No voy a descubrir nada nuevo diciendo lo que voy a decir, pero igual voy a decirlo: la mente de un niño es como una hoja en blanco. Y todo lo que le va ocurriendo por primera vez, de alguna manera, la escribe. Nuestras primeras vivencias quedan grabadas con fuerza en ese cuaderno virgen que es nuestro cerebro.

Con el tiempo, el cuaderno se va llenando anotaciones (experiencias), y para que una anotación haga la diferencia tiene que ser de una calidad extraordinaria, o estar vinculada a un estado emocional extraño, o desestabilizador, o, de alguna forma, excepcional.

Hace un tiempo hablamos de una experiencia similar: el sacudón que produce la primera vez que nos rompen el corazón.

Retomo la historia.

Mi papá fue el primero en bajar del auto, cargando los bolsos más pesados. Abrió la casa, se lavó la cara, tomó unos mates, y recién ahí volvió a la calle para acomodar el auto que había quedado mal estacionado en la vereda.

Entonces se dio cuenta que no tenía las llaves, que me las había dado a mí.

Pero yo estaba en otra, absolutamente poseído por el “Predatore“, juego que me desvelaba en la Comodore 64C, con lo que la pregunta sobre las llaves me entró por un oído y me salió por el otro.

outside

“Es un día hermos. Realmente quiero que salgas afuera a jugar”. (vía)

Tengo presente el episodio general porque es uno de los primeros recuerdos vinculados a la creatividad.

El asunto es que a los cinco minutos ya estaba toda la familia -y externos- buscando las llaves desordenadamente. Seríamos 7 u 8 personas detrás del llavero rebelde con el escudito de Ford (o el de la pelotita de Boca, no recuerdo).

Y entonces llego el momento iniciático que les anticipaba. Mi papá, con tono pausado y gesto iluminado, me dijo:

– Buscá en la heladera.

Recuerdo haber tenido una sensación extraña. De desconcierto por un lado, pero a la vez de sana intuición; algo me decía que buscar en la heladera tenía cierta lógica que no entendía.

Todo esto pasó muy rápido, en un microsegundo (¡qué tal! ¡tengo recuerdos de microsegundos! …es para que se entienda la anécdota), o sea, transcurrió en el tiempo justo para registrar una senasación no habitual.

Y entonces, sacándose arena del oído con el meñique, 🙂 me explicó que cuando algo se pierde NO hay que buscarlo en el lugar lógico, en el que debería estar, sino en los sitios más disparatados, donde no tenga ninguna lógica encontrarlos. Como la heladera.

Era irrefutable: si se perdió, es porque no está donde debería estar. La explicación me conmovió. Escribió en mi cerebro. Fue una suerte de permiso racional para explorar en los lugares ilógicos de la vida.

Sólo para terminar la anécdota, y que el post no se haga eterno, quiero decirles que en la heladera había dulce de leche, con lo que perdieron en ese momento un soldado para la búsqueda de la llave.

El dulce de leche era lo único que me gustaba más que el Predatore. Y con la panza llena, debo haber vuelto a despuntar otra de mis grandes habilidades de infante: dejar el joystick todo pegoteado. No puedo asegurarlo.

Supongo también que habrán encontrado la llave porque no se habló más del tema y al otro día cargamos en el mismo auto la tonelada de bártulos que llevábamos a la playa.

Y ustedes dirán, todo muy lindo, pero qué relación tiene la anécdota con el ejercicio de observación. Tiene, paciencia.

El ejercicio de hoy está relacionado a las marcas. Y como es de verdad dificil, vamos a hacer una entrada en calor con fuerte contenido sexual: 🙂

PRIMERO: EL LOGO DE DODGE, según Cynical-C Blog

dodge

SEGUNDO: EL LOGO DE  THE COMPUTER DOCTOR

thecomputerdoctor

(¡No hay derecho! ¿Cómo pueden hacer ese logo? ¿¿¿El mouse reemplaza a una “U”???)

Así como cuando algo se pierde, o no se consigue por los caminos lógicos, es necesario probar otras opciones, debo anticiparles que para resolver el ejercicio de hoy, también hay que hacer un esfuerzo diferente.

Sin más, la consigna. Debajo pueden ver el escudo de una conocida marca de autos, que es una serpiente o vívora. Ahora, ¿qué personaje de caricaturas animadas también se puede ver en el escudo?

viper_incognita

No miren sólo de forma convencional porque no lo van a encontrar. Busquen en la heladera.

Después posteo las fuentes de la imagen. Comments off por un rato. Update, comments abiertos. Se puede ver la solución depués del salto.

Al dar vuelta la imagen, se podía ver al Pato Lucas o Daffy. También es correcto El Conde Pátula.

viper_devela

ambos

daffy-duck

El Conde Pátula

patula

Podés segurime en Twitter en @internalcomms

La fuente inicial es Fabio.com.ar

Luego lo ví acá, acá, y acá.

  1. Pía’s avatar

    Conste que estoy fuera de training porque hace bastante que no participo, pero arriesgo lo mismo… el que no arriesga no gana.

    Yo creo que se trata de El Guasón, veo clarisimo la maxi sonrisa!!!

    ¿acerté? di que si!!!

    Reply

    1. Martín Fernández’s avatar

      En realidad, con mucha buena voluntad, algo de Guasón tiene la imagen (!) 🙂

      Reply

    2. Esperanza’s avatar

      ¡¡Si acierto éste me consagro!!
      Dí vuelta la laptop, y me pareció ver al Conde Pátula, también puede ser el Pato Donald, pero me quedo con el primero.
      Conde Pátula, respuesta final

      Saludos y buen fin de semana!
      Esperanza

      Reply

    3. Flor T’s avatar

      Es el pato lucas de cabeza!

      Reply

    4. Martín’s avatar

      Es Spiderman?

      Reply

      1. Martín Fernández’s avatar

        🙂 se reconoce la voluntad en la participación…

        Reply

Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *