Primer mandamiento de la comunicación interna: cuando resuelve urgencias, no resuelve problemas

Luego de ver la siguiente viñeta, recordé por qué ya no leo tan seguido a Dilbert: es demasiada realidad.

Dos cuestiones que la tira aborda de manera despiadada:

Primero, el lugar que (una porción) de las organizaciones le otorga a la comunicación interna en términos estratégicos: tiende a nulo. La mirada sobre la CI es, esencialmente, táctica. Es casi una máxima: cuando la comunicación resuelve urgencias, no resuelve problemas. La viñeta lo simboliza bien: colocar el logo de la empresa de screensaver como primer tema de agenda. El  pensamiento estratégico en comunicación recién se valora cuando se lo necesita en primera persona. En general, los sectores despliegan su energía para tener sus campañas a punto, pero (con honrosas excepciones) difícilmente inviertan la misma energía comunicacional en función de un bien común.

Segundo, si bien está contado en forma simpática, refleja el costado político de la CI. En una reunión en la que se tratan temas superficiales, la comunicación interna encabeza. Más específicamente, los canales, que representan la palabra formal de la compañía. El detalle decisivo es que la misma comunicación interna que es utilizada como excusa para perder tiempo deja al descubierto la irracionalidad y el estilo de comunicación de un líder que grita para imponer su opinión.

Qué difícil de digerir se vuelve Dilbert a veces.

Tanta realidad no es para todos los días.

  1. Esperanza’s avatar

    ¡Muy bueno!
    gracias por volver

    Reply

    1. Martín Fernández’s avatar

      🙂 🙂 🙂 y te cuento que tengo casi un cuatrimestre adelantado del ejercicio. No veo la hora de comenzar a poner -1s. 🙂 🙂 🙂

      Reply

Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

risus. dolor libero Donec sed ut ipsum mattis commodo quis, ipsum felis