De aquí y de allá

“Mística”, se me ocurre, es la palabra que mejor define la obra de Facundo Cabral, y tal vez, su vida.

Fue un comunicador nato, un poeta, un juglar.

Uno de esos artistas con la habilidad de interpretar el sentido profundo de las cosas, y después encontrar una traducción bella, simple, armónica, cargada de humor, de dulzura, y a la vez de ironía.

Y de magia.

Abordó en forma desprejuiciada casi cualquier tema.

Religión, política, amor.

Nada le era ajeno a su registro perspicaz.

Medio en broma medio en serio siempre pensé que Facundo Cabral (al igual que Serrat)  hubiese sido un eximio redactor creativo.

Pero por suerte no fue.

Toda su enorme habilidad para describir el mundo quedó plasmada en monólogos y canciones inolvidables.

Hoy se lo llevaron de este mundo en forma brutal, y a pesar de ser un artista que me inspiraba un gran respeto porque me conectaba con el costado más misterioso de esta vida, no me puse triste por su muerte.

Facundo Cabral, que tuvo un devenir extraño, alternando un gran éxito artístico a nivel global, con el dolor más visceral de la pérdida de sus afectos cercanos, y de una niñez turbulenta, y de un reencuentro tardío con un padre ausente, vivió en su ley.

“Transformando el dolor en amor“.

Y eso siempre es bonito.

  1. K.S’s avatar

    Trascender. Algo que no cualquiera logra. Lamentable pérdida para todos. QEPD. K. Suro. Monterrey, México.

    Reply

Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

eget leo. in ut Aenean quis, Praesent dolor commodo Phasellus sit