TED

You are currently browsing the archive for the TED category.

El trabajo de posicionamiento de TED siempre me resultó una maravilla: pareciera que ese escenario fuera como meterse adentro de una campana o un domo contra los prejuicios.

TED valora las conclusiones con sello personal, las pone en el centro de la escena, les da el lugar justo. Ahí adentro se puede desarrollar cualquier historia sin temor.

Pero lo que más me gusta es que es un espacio inmejorable para transmitir verdades íntimas extraídas desde el dolor. Es el lugar ideal para retomar una búsqueda que tarde o temprano nos vuelve a interesar a todos: la búsqueda de la (propia) verdad.

Si algo está en TED todos le damos una oportunidad.

Y en algunos casos, como el de Monica Lewinsky, una segunda oportunidad.

MISS LEWINSKY RELOADED

Hace un tiempo les conté sobre cómo Cameron Russell decodificaba sus propias vivencias.

Ahora, con la charla de Monica Lewinsky, me pasó algo similar.

La vi varias veces.

Detenidamente.

Hay algo en su expresión facial que me conmueve.

Es un destello de sincera búsqueda del sentido. Es una mezcla de dolor, de comprensión, de resignación, pero sobre todo, de realidad. El tipo de realidad que le da sentido a la vida, la de entender por dónde pasa nuestro propio camino.

Hace poco leí por ahí una frase que me gustó mucho, y que viene al caso: era algo así como que la gente cambia cuando aprende mucho o cuando algo le duele mucho. Estoy seguro, a Monica el aprendizaje le dolió mucho. Y le permitió cambiar. Y reinventarse.

Si bien es cierto que está vendiendo una idea, es decir, utiliza el registro de la venta, de la puesta en escena efectista, está vendiendo una idea en la que cree. Una idea que comprendió con el cuerpo. Una idea a la que llegó desde el dolor. Una experiencia que, supongo, tuvo que procesar una y otra vez.

También me conmovió -un poco- el intento de fondo que hace. Mientras veía la charla, me gustó imaginar que además de vender una idea, también, en simultáneo, estaba tratando de sanar personas. Y que esa su pequeña batalla. Supongo que cuando te pasa algo único (como tener relaciones “impropias” -quizás el mayor eufemismo sexual del Siglo XX- con el presidente de los Estados Unidos en el Salón Oval rebautizado salón oral), los chistes que podés hacer al respecto también son únicos.

Y Monica los hace: “Soy la única persona de más de 40 que no desearía volver a los 22”.

Porque fue en esa fecha que se transformó en un ícono global. Veintidós años tenía. 22. Y un mundo más pacato, de mentes más cerradas, la enterró en vida. Así como en los 60´ la explosión de los movimientos contra culturales se despegaban de un mundo retrógrado, los 90´fuero liberales, pero nunca tanto. Todo andaba más lento, las noticias duraban más. Y “Felatio de una pasante al presidente de los EEUU” era una noticia que podía durar para siempre. Hoy, supongo, estaría un rato en Twitter, y quién sabe si mucho más.

A riesgo de parecer oportunista voy a decir que siempre me cayó bien Monica Lewinsky. Un poco por llevar la contra y otro porque me partía el alma. Me alegro que haya encontrado un nuevo rol vinculado a la web. También me alegro que TED, el escenario que bendice todas las ideas, le haya dado un lugar, y haya transferido parte de los atributos de su marca a esta mujer que el final del Siglo XX trató con tan poca consideración.

Parece que Miss Lewinsky transitó con éxito por ese sinuoso camino de arqueología intrapersonal en el que logró descifrar su propio pasado, y entonces ahora despliega con encanto el nuevo significado de una experiencia dolorosa. Bajo esta óptica se podría decir que tuvo una oportunidad rara. No sé si es una oportunidad que hubiera elegido, eso habría que preguntárselo, pero por lo pronto parece un nuevo capítulo de la saga “Lo que no te mata te fortaleces” y su secuela “El dolor te permite aprender” en la que logra transferirle a su historia el brillo poco frecuente que le brinda el hecho de transitar por un lugar único.

El del encuentro con la propia verdad.

Sir Ken Robinson es un personaje exquisito.

Un conferencista deslumbrante.

Un pensador de vanguardia.

La cantidad de ideas, anécdotas, metáforas, jokes y emociones que despierta en 18 minutos, es asombrosa.

No voy a extraer conceptos, para no ser arbitrario.

Sólo repito que tiene cuestiones de verdad geniales.

No podía hacer un Videopodio compartido, estando Robinson de por medio.

Sólo oro para él.

Pueden elegir los subtítulos en español.

Lo ví en lo de Milton.

Podés seguirme en Twitter en @internalcomms

Hasta el próximo sábado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

bf0b9e6edb42e6f10789045707481228JJJJJJJJJJJJJJJJJJJ