Cultura Organizacional

You are currently browsing the archive for the Cultura Organizacional category.

“El progreso técnico no solo coloca al ser humano en una posición dependiente de esos procesos sino, además, lo vuelve vulnerable a cualquier forma de vida que no esté organizada en función de ellos. En otras palabras, los hombres de las cavernas sufrían mucho menos que nosotros.”

Interesantísima entrevista al filósofo Christian Ferrer.

“Para evitar los agobios de los espacios cerrados, Alemania cuenta con una normativa propia que legisla los entornos laborales. En este país, cualquier oficina o centro de trabajo debe contar con una abertura –balcón, ventana, ventanuco, etc.– que dé acceso al exterior.”

Se puede leer más en el post Las 10 leyes europeas más absurdas. Solo quiero agregar que no estoy de acuerdo con el título. El sol es indispensable.

Si en tu trabajo te dan un aumento del 15% por tatuarte el logo de la compañía, ¿lo harías?

Seguro que no.

(No, ¿no? Me imaginé que no, era para estar seguro nomás)

Ahora, ¿por un aumento del 70% reotractivo a los últimos tres años, más tres aguinaldos?

JA. Dudaste, eh. Lo pude sentir, hiciste los números y después dijiste “no, mejor no”.

Bueno, siempre hay alguien con menos dignidad, que solo acepta el 15.

La noticia es real. Y la foto también.

El diario chileno La Tercera publica un breve y entretenido artículo que refleja cómo somos vistos los argentinos en Chile, a raíz de toda la cuestión del nuevo Papa Francisco.

Me resultó interesante y divertido de leer.

Les dejo un extracto pero pueden leer la nota completa en el sitio original.

“(…) ¿A quién le ha ganado? ¿De dónde salió este? ¿Qué se cree? Claro, uno podría decir que los argentinos tienen demasiada autoestima. Pero les resulta, ellos sí se la creen y generan héroes. Y por eso generan personas que llaman la atención en todo el mundo, mientras los chilenos no encantamos a casi nadie. Ni siquiera a nosotros mismos.”

Me la envió mi querido amigo @ManuelTessi.

Hace un tiempo que comencé a seguir Jomofis, un entretenido -e interesante- blog orientado a quienes trabajan en su casa, es decir, a quienes hacen Home Office.

Si bien en algunas empresas se ha puesto de moda y es un beneficio valorado, siempre pensé que de alguna forma todos hacemos Home Office: los problemas del trabajo siempre van con nosotros a casa. Están presentes. Nos acompañan cuando dejamos la oficina. Es una pena que el cerebro no trabaje de 8 a 17 h, ya que eso de ser personas integrales, que viven una vida integral y que se involucran emocionalmente con los temas más allá de los horarios establecido nos está consumiendo. 🙂

Dejando el comentario banana de lado, además de que los problemas viven con nosotros, en nuestro interior, y mantienen algún grado de presencia durante nuestra cena familiar o cuando vamos al supermercado o cuando miramos televisión, también ocurre, cada vez más seguido, que se resuelven FÍSICAMENTE en el hogar, cuando preparamos un documento, una presentación, etc.

De este segundo aspecto, de cuando efectivamente hacemos cosas del trabajo en el hogar, es que trata Jomofis. Y entonces cuenta de diferentes desarrollos para hacer más placentero el trabajo en el hogar, como grafica la mesa con arena de la foto. (Nota del editor: me siento un poco caradura, ya que jamás voy al supermercado, pero era para que la idea se entienda).

Es un sitio liviano, relajado, que postea seguido pero no agota (como Internalcomms), con lo cual cargué mi mail en el formulario y me suscribí para recibir sus actualizaciones periódicas.

Ahora presten atención a dos links que traigo del sitio:

1. La delicadeza de este chiste de Dilbert que seleccionaron y tradujeron, sobre el trabajo en el hogar.

2. Un muy buen post de la periodista Martina Rua, una de sus colaboradoras habituales, que abordó la importancia de mantenerse conectados, en la nota “Independientes sí, solos no: la importancia del trabajo colaborativo“.

Hay que leer Jomofis. Todos hacemos Home Office.

Los comunicadores inquietos siempre están buscando “algo para leer”. Y con comunicadores, en esta oportunidad, me refiero a quienes poseen responsabilidades de comunicación en las empresas.

Como sé que el día a día no les deja demasiado margen para continuar su formación, y por otra parte nunca terminan de estar conformes con los posgrados, maestrías, cursos de actualización profesional y etcéteras, hoy me voy a tomar el atrevimiento de recomendarles un libro. Vieron que formal todo, ¿no?

El libro en cuestión es “Comunicación y Poder”, de Manuel Castells.

Mi primera sensación promediando la lectura es clara: es un enorme material.

Y me gustó por varias cuestiones.

Hace un gran esfuerzo de integración y conceptualización, es decir, es un libro que instruye al lector.

Transcribo un extracto del capítulo El cambio cultural en un mundo globalizado que describe los valores de la cultura norteamericana:

“Otro eje de diferenciación cultural opone el individualismo al comunalismo. El análisis empírico de Wayne Baker sobre la evolución de los valores estadounidenses muestra un desarrollo paralelo de ambas tendencias en la población norteamericana en las tres últimas décadas. Estados Unidos es una cultura bipolar, formada por la cultura del Yo y la cultura de Dios. En ambas culturas hay posturas extremas hacia el individualismo libertario por una parte y hacia el sometimiento a la ley de Dios (sea éste quien sea). La cultura del familismo también define un conjunto de valores que une a la persona y su contribución a los principios morales de la sociedad. Yo, mi familia y mi Dios constituyen la santísima trinidad de los valores estadounidenses.”

Si bien el extracto de arriba es de lectura simple, “Comunicación y Poder” no es un libro simple, coloquial ni ameno. Pero es un libro lleno de explicaciones que intentan “hacer sentido”, de explicaciones abarcadoras, que buscan integrar significados en un relato lleno de coherencia interna.

El libro capta la esencia de la época, que es el discurso que reina en las organizaciones: ya no se puede hablar de comunicación sin hablar de cultura. El paradigma de líderes que “desarrollen habilidades de comunicación” mutó hacia una concepción más amplia: líderes que gestionen la cultura organizacional.

Para quienes no deseen realizar una lectura extensa o no tengan tiempo (la vieja excusa del tiempo), Manuel Gross hizo una reseña completa en su blog.

Sin embargo, el lector atento de Internalcomms, que siempre busca a lo esencial, querrá saber si en definitiva vale la pena leerlo o no:

Lector atento de Internalcomms:

– ¿Y entonces?, decidite Martín, ¿me conformo con una síntesis?, ¿lo leo o no lo leo?, ¿qué opinás?

Opino que sí, que lo leas.

Si trabajás en Cultura, Comunicación, Recursos Humanos, Prensa o Asunto Públicos es una obra enriquecedora. Si no, bueno, también es interesante, pero hay tanto para leer que no sé.

Pueden descargarlo desde acá.

“En Ciencias Sociales la única experimentación posible es con masas de seres humanos; por lo tanto, razones éticas nos inhiben de su práctica. Si se dejara a la ética de lado e igualmente se experimentara, las conclusiones a que se podría arribar no serían aplicables con certeza a otras sociedades o a otros períodos de tiempo”.

– Eduardo Pompei, profesor de Economía, Universidad de Buenos Aires.

.

La reflexión también nos da una pista de por qué no existe una cultura organizacional igual a otra.

A continuación, un divertido experimento con humanos.

Ante todo, perdón. Pero no podía copypastear el Excelente post de Seth Godin en castellano. No quería perder la fuerza del original. Ahí va:

No.

No, we don’t take clients like that.

No, that’s not part of what we offer.

No, that market is too hard for us to service properly.

No, I won’t bend on this principle.

No, I’m sorry, I won’t be able to have lunch with you.

No, that’s not good enough. Will you please do it again?

No, I’m not willing to lose my focus, and no, I’m not willing to compromise.

Vía

Podés seguirme en Twitter en @internalcomms

Como cada año, iProfesional publica los costos de las fiestas de fin de año.

Para despedir este 2011, la inversión por empleado varía entre $200 (US$ 70) y $500 (US$ 125).

En el link original se pueden leer tendencias y presupuestos.

“Ese día el ausentismo se incrementa un 20%, sobre todo en el invierno”, asegura Ricardo Marra, responsable de Núcleus, un software para empresas especializado en RRHH. Las principales justificaciones que dieron los empleados por sus ausencias de los lunes fueron molestias digestivas (34%), gripe (27%), familiares enfermos (15%), dolores musculares (14%) y otros problemas musculares (9%).”

La nota completa, acá.

Iba a postear esto ayer, pero seguro que los dos de cada 10 lectores del blog que falta los lunes, no la iban a leer. 🙂

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

« Older entries


d07c9fc4358fdb3f194f04486ce82e44~~~~~~~~~~~~~~~