Comunicación Interna

You are currently browsing the archive for the Comunicación Interna category.

Durante los días 17 y 18 de marzo se realizará el V Encuentro Anual Comunicación Interna, organizado por Forum, en Buenos Aires.

A diferencia del año pasado, en esta oportunidad no podremos participar por cuestiones de operación fuera de Buenos Aires (en el blog de la consultora cada tanto posteamos algo).

De todas formas, le agradecemos a la gente de Forum por la invitación, y les dejo el enfoque y los datos de contacto del evento, que se llevará acabo en el paquetísimo Hotel Alvear:

“Las variables coyunturales de 2011 inevitablemente inciden en la gestión de Comunicación Interna, como él Área de Servicio Interno que pasa a tener un rol protagónico a la hora de asesorar y transmitir contenidos a los Clientes Internos, en medio de conflictos sindicales, laborales, solapamiento salarial, pérdida de valor de salarios, entre otros.

En forma paralela a los temas coyunturales deberán analizar y profundizar sobre las posibilidades que ofrecen las nuevas herramientas de comunicación en versión 2.0 para finalmente convertirlas en aliadas estratégicas a la hora de contactar al mismo cliente.”

Por más informes, pueden contactarse con Ana Fernández al (54 11) 5236 0390 o enviarle un mail a inscripciones@forum-bi.com.ar

Con algo de dolor, tengo que admitir que la siguiente viñeta tiene mucho de realidad.

Vía

En el micromundo de la Comunicación Interna hay un tema que cada tanto se presenta para la discusión: la frontera misma de esa comunicación pensada especialmente para púbicos internos.

Hace varios años nos preguntábamos si era posible evitar que la información confidencial transcendiera las puertas de la organización. Pero a la vez, en un doble vínculo espantoso, esperábamos que los empleados “derramaran” los valores de la cultura de cada organización hacia su círculo de influencia.

La idea básica era que la comunicación interna trascendiera, aunque solo la conveniente para incrementar la reputación organizacional, y no aquella que generase el más mínimo riesgo a los procesos internos. De hecho, que los mensajes de comunicación interna sean percibidos en muchos casos como lavados tiene que ver con este temor a que la información se filtre.

Pero en el medio de toda esa discusión estéril y poco profundizada, irrumpieron las Redes Sociales, y si bien las organizaciones están tardando una eternidad en implementarlas, los empleados sí las han adoptado como propias, a la velocidad de la vida. Y con esto se ha terminado la discusión: la comunicación interna dejó de ser interna en su escencia -no como disciplina- para ser comunicación a secas.

Todo lo que digas, se va a saber. Si no querés que se sepa, no lo digas. O como diría el Dr Cal Lighman en la serie Lie to Me: “Para que dos personas guarden un secreto una de ellas debe estar muerta”. O también podría ser “…una de ellas no debería tener Facebook”. ¿Queda alguien que trabaje cerca de una computadora sin Facebook?

Qué el tema Wikileaks sea el botón de muestra que ilustre este paradigma actual.

Así las cosas, una vez más, el rey de la infografía para presentaciones, David Armano, aborda el tema de la cultura organizacional vinculándola a las Redes Sociales: “Humanizing Business & Brands: Your Ambassador Ecosystem”.

Todo parece indicar que el tema de los embajadores internos se va a resignificar. Las tecnologías sociales no pueden más que acelarar este proceso.

Uno de los párrafos que me gustó del post de Armano, es en el que la palabra empowerment cobra nuevo vigor: “Your organization’s employees can of course be your most effective ambassadors. Nobody knows the products, the culture and the services you provide better than they do. However they need to be activated and empowered. There are several types of employee ambassadors to consider and different ways to leverage them.”

En inglés, pueden leer la nota completa.

Update con chiste de último momento (vía Twitter, se me escapó de quién)

“Ya lo leímos en Wikileaks”


Podés seguirme en Twitter en @internalcomms

La tendencia de bloquear las Redes Sociales en el trabajo sigue en ascenso.

Por el momento, los únicos que son bien vistos en las organizaciones para usarlas (Facebook, Twitter y YouTube, básicamente) son los departamentos de Marketing o Asuntos Públicos. Es su trabajo.

Para la Comunicación Interna todavía es una contradicción que no vislumbra una salida clara: todas las empresas quieren -necesitan- estar mejor comunicadas, pero prohíben el acceso, en muchos casos, con arcaicos sistemas de creencias sobre la productividad.

Y en otros casos con razón.

Según el blog All Facebook, el 50% de las pequeñas y medianas empresas en Gran Bretaña ya bloquea Facebook.

La tendencia en Argentina en las empresas medianas y grandes -a boca de urna- parece clara: no Facebook, no YouTube, no Twitter (aunque el uso activo de Twitter en usuarios de más de 35 años es ínfima todavía, cosa que no ocurre con Facebook).

Si bien hay excelentes casos de éxito (recuerdo el de GM), y lentamente las herramientas colaborativas se van implementando -muy lentamente, si comparamos con su avance en su medio natural, el mercado- el salto definitivo se dará cuando haya un mayor número de profesionales con una formación sólida en la implementación corporativa, que no es lo mismo que ser un usuario final.

En las empresas, generalizando, “todo es política”. Y quienes menos cintura tienen para la “política corporativa” son los más jóvenes. ¡Oh casualidad!: quienes más saben de 2.0.

¿Qué es priemero? ¿El huevo o la gallina?

Parece que el avance de las Redes Sociales en el trabajo, seguirá siendo lento.

Podés seguirme en Twitter en @internalcomms

Vía: @PabloAlaniz

La explosión de las redes sociales modificó de forma definitiva la comunicación entre las personas. Sin embargo ese crecimiento exponencial no tuvo su correlato en el interior de las empresas. Por qué las herramientas colaborativas no se imponen en las comunicaciones en el trabajo.

¿Por qué no es permitido Facebook en el trabajo y su uso en muchas ocasiones es mal visto?

Facebook hace unos días pasó los 500 millones de usuarios y si fuera un país sería el tercero en cuanto a cantidad de habitantes. Pero en las empresas lo bloquean. Esto no es un capricho o ceguera: es política interna. Las redes sociales cambiaron los códigos de lectura y la dinámica de la atención. A las corporaciones no les gusta esto.

Los directores, en su mayoría, son Baby Boomers y las comunicaciones están cambiando infinitamente más rápido que las personas. También hay usuarios poco moderados que pierden el tiempo y hace un uso irresponsable de la web.

Hace poco encontré un chiste muy bueno en el que, en medio de una entrevista laboral, el empleador le explicaba al candidato a ocupar un puesto que el principal beneficio corporativo era permitirle estar conectado a Facebook.

Me causó mucha gracia porque capta de forma muy sensible lo que está ocurriendo hoy en las compañías con las redes sociales.

– Nuestro paquete de Beneficios es que no bloqueamos Facebook.

.

¿En algún momento dejará de ser conflictivo el uso de nuevas tecnologías en el trabajo?

Las redes sociales involucran emocionalmente a los usuarios con mucha fuerza. Una parte de nuestra vida queda reflejada online. Y así como primero los departamentos de sistemas bloquearon YouTube, ahora se sumaron Facebook y Twitter. Con Facebook las personas se involucran más, están más comprometidas, entonces cuando lo bloquean genera mayor nivel de malestar.

Ese malestar con el tiempo va a ir tomando cuerpo en una demanda legítima. “¿Cómo puede ser que esta empresa no tenga en cuenta mi vida personal? Lo que hago online contribuye a mi bienestar también”, será un argumento. Hoy las Redes Sociales esperan en la recepción de las empresas, pero en el largo plazo van a ganar la batalla corporativa.

¿Por qué van a ganar esa batalla si hasta ahora no lo han hecho?

Porque ya existe toda una generación que piensa que el mail es cosa del pasado. La comunicación interna en la que cada empleado va a generar contenidos (texto, imágenes, video), es probable que llegue de la mano de una camada que por edad todavía no desembarcó con fuerza en las empresas; que todavía no ocupa roles de conducción.

Estos “usuarios furiosos” de las redes sociales, nativos 2.0, que ya terminaron la escuela primaria con banda ancha y celular, son los que en un futuro van cambiar el polo a la comunicación en ámbitos laborales. Son quienes van a abandonar el tradicional rol de audiencia pasiva que tienen los empleados para ser lo que naturalmente son, emisores activos, pero ahora en el trabajo.

En algún momento comenzarán a exigir una vida organizacional 2.0. Y yendo más allá, la generación de nativos 2.0, es decir quienes nacieron con las redes sociales, recién están ingresando en la secundaria. Los canales de comunicación interna se van a transformar como nunca antes lo han hecho hasta ahora. Los house organs tienen más de 50 años de historia, y siguen siendo, unidireccionales. La sociabilización en los contenidos, tarde o temprano, va a terminar con este modelo estático de las comunicaciones.

¿Sirve Twitter para la comunicación en las empresas?

Twitter es un canal. Y como en todo canal donde el contenido lo administra quien lo usa, a malos usuarios, malos contenidos. Pero cuando se comprende el código, se transforman en herramientas poderosas. Twitter no tiene la culpa de nada. Twitter no es el presente de las comunicaciones en el trabajo. Ni el mediano plazo siquiera. Twitter es un canal natural para otra generación, una que viene más conectada. Así como está hoy, con sus códigos, su función de red social, con sus limitaciones -y sus fortalezas-, no se va a usar para comunicaciones internas.

Porque las empresas, en este sentido, funcionan igual que las personas: tienen una tendencia natural a negar lo que no controlan. Y Twitter, es incontrolable. El Messenger también fue discutido en su momento. Sí, y todavía lo es. Aunque muchas organizaciones lo adoptaron a regañadientes, ya que si hay algo que no es alentado en una empresa, es un canal -y todo aquello- que no se controla totalmente.

Twitter lo comenzó a usar una generación que va a tardar 15 años en instalarse en los roles de conducción más altos de un organigrama. Se podría hacer la pregunta también con Facebook. ¿Sirve para comunicaciones internas?  Sí,definitivamente. ¿Se va a usar? No creo.

Lo van a usar las personas, dudo mucho que lo adopte y formalice alguna organización. Por los mismos motivos, tanto Twitter como Facebook trascendieron la lógica organizacional, sus contenidos son como las personas, impredecibles. Y eso nunca va a ser favorecido por el entorno corporativo. Las personas son 2.0 pero las organizaciones no.

¿Cuáles son los beneficios de utilizar herramientas 2.0 con públicos internos?

Replantea los vínculos, integra a las áreas y cambia la dinámica de los conflictos. Se generan nuevos códigos de visibilidad interna como por ejemplo que un Gerente General detecte con mayor claridad a las personas que generan las mejores ideas y se potencia y documenta la gestión del conocimiento. Esto es raro que pase en empresas que superan los 300 empleados. Ahí solo se ve lo que muestran los jefes.

Estas discusiones que comienzan por la herramienta –como la Intranet- siempre terminan en aspectos culturales. De lo hard a lo soft. Es cuestión de tiempo para que las tecnologías colaborativas encuentren su punto justo en las organizaciones.

¿Cuándo ocurrirá esto?

Lo soft es más difícil de abordar corporativamente, simplemente, porque es más difícil de medir. Y también porque la comunicación no es una ciencia exacta. El hecho de que una empresa cuente con las herramientas participativas, como blogs, wikis, microblogging, no significa que la gente las pueda utilizar de forma libre. La dinámica de las relaciones es muy diferente en el trabajo, que en nuestra vida fuera del mismo.

Los empleados no están haciendo el aprendi zaje sobre las nuevas tecnologías sociales en sus trabajos, sino que aprenden afuera, en forma artesanal, intuitiva, en base al ensayo y error, usando Facebook, Twitter, leyendo blogs.

Y luego ese conocimiento, en forma lenta y gradual, se filtra hacia el interior de las organizaciones; hasta que un día será imprescindible, y voilá, un día están entre nosotros. Como pasó con el mail.

¿Cuál es el estado de la Comunicación Interna 2.0?

Las empresas marchan muy por detrás de lo que ocurre con la comunicación y las formas que adquieren las relaciones online en ámbitos no laborales. Que la web 2.0 no haya tomado por asalto la cultura organizacional, que no haya revolucionado a los departamentos de RRHH como lo hizo con las relaciones de pareja por ejemplo, no se debe a una cuestión generacional o de adaptación, o a que el Management no entienda el fenómeno 2.0, o a que las empresas están llenas de dinosaurios, sino a cuestiones más básicas.

Las empresas están diseñadas para ganar dinero. Mientras más dinero mejor. Y el dinero se gana seduciendo clientes. Mientras más clientes mejor. Y los empleados trabajan para que las empresas convenzan a esos clientes de sus bondades, en suma, de que les den su dinero. Todos los empleados, del primero al último. Mientras más empleados estén alineados con el negocio, mejor.

Ahora, mientras no haya mediciones concretas de que lo 2.0 le hace ganar dinero a las empresas, cualquier riesgo en la implementación es demasiado alto.

¿Por qué las empresas no siempre se ocupan de que sus empleados estén comunicados e informados?

Porque más allá de una intuición y algunas herramientas, no se puede mostrar que eso les haga ganar dinero con absoluta claridad. ¿Por qué las empresas siguen haciendo comerciales de TV? Porque al final del mes, si hicieron TV, vendieron más.

En cambio, por una buena gestión de la comunicación, la información está disponible en tiempo y forma, y los proceso organizacionales se corren de la manera correcta, la empresa es más eficiente, y por consiguiente más rentable.

Pero el recorrido para probar que esto es así, es mucho más largo. Incluso con mediciones profesionales, es más difícil trazar una relación directa entre la comunicación interna y la rentabilidad.

¿Son temidas las herramientas sociales por jefes y gerentes?

Algo de eso hay. Más que miedo, pocas ganas de meterse en problemas nuevos. En la comunicación 2.0 el usuario es el rey, el amo, el emperador supremo de ese universo. No se me ocurren más metáforas para graficar que lo que el usuario quiera hacer o decir, por más caprichoso o arbitrario que parezca, puede decirlo sin mucho fundamento. El anonimato es válido y las opiniones sin filtro son bien recibidas.

La web 2.0 es democrática. Y las organizaciones, son todo lo contrario. El empleado no es el rey, el rey es el cliente. El empleado está para servir al cliente. Las organizaciones son verticalistas en extremo, en general con una larga tradición de liderazgos coercitivos.

Las Redes Sociales están del otro lado del péndulo, más allá que potencialmente cuenten con la fueraza de acelerar y resolver conflictos de los que nunca se enfren tan en las empresas.

Podés segurime en Twitter en @internalcomms

…—…

El texto corresponde a una entrevista que me realizaron en mi rol de Presidente de Whycomm S.A. para la revista digital GeneraciónBA, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que dedicó un número completo a los “Los jóvenes y las Redes Sociales”.

También participaron de la edición el consultor Michael Ritter y Rodrigo Teijeiro, fundador de Sónico.

“SharePoint is possibly the worst thing to ever happen to corporate intranet sets.”

Hoy por hoy, el nuevo CMS dominante es WordPress.

Si alguien tiene que desarrollar una Intranet, WordPress.

Si hay que hacer ajustes a la Intranet existente, no los hagan, migren todo a WordPress.

WP tiene una comunidad de personas alrededor del mundo desarrollando y compartiendo plugins para hacernos la vida más facil.

Es gratuito, aunque luego haya que customizarlo.

Si no los convencí de usar WP por lo menos no usen SharePoint.

A continuación, se puede leer (inglés) un foro que en 20 horas ya tenía casi 50 usuarios fastidiosos con la herramienta.

Años y años desarrollando campañas de comunicación interna -ahora me he vuelto un especialista en Redes de Referentes de CI, ya les contaré en un post con una fuerte dosis de autobombo– me han dejado una certeza: los mensajes pasivo-agresivos generados espontáneamente en ámbitos laborales, son de una potencia extrema.

– POR FAVOR MANTENGA LA PUERTA CERRADA!!! GRACIAS!!!

– Por favor no utilice Comic Sans. Somos una compañía Fortune 500, no un stand de limonada.

Brillante.

Vía

Hace un tiempo atrás, la imagen que ven debajo, circuló como un chiste vía mail. Y ahora la publicó el excelente blog sobre publicidad Ads of the World.

¿Cómo sería la situación “Comunicación Interna”?

Pienso y pienso, pero no se me ocurre nada.

Lo ví en Imagen y reputación, de Daniel Martí.

Si bien el post no va a abordar cuestiones más técnicas de las publicaciones internas, sí hay un video para asomarse al futuro.

Según las tendencias iniciadas con el kindle de Amazon, el futuro de la lectura electrónica será con dispositivos que exploten la posibilidad de compartir contenidos en las redes sociales, un gran diseño y genial usabilidad y, sobre todo, el adiós a la impresión.

Tal vez el futuro masivo de la lectura no sea en un modelo de TabletPC, pero seguro no será impreso.

No dejen de ver el siguiente video con un ejemplar de Sports Illustrated:

Se puede leer más sobre el dispositivo en Techcrunch

En el blog de Benito Castro encuentro dos gráficos que imaginan cómo fluiría la comunicación en “una organización en la que se cuenta con una serie de herramientas participativas tipo blogs, wikis, redes que la gente va a poder utilizar de forma libre“.

La primera imagen, que podríamos decir es la situación actual de la media de las corporaciones, sin Comunicación Interna 2.0:

paso_1_pre_penetracin

.

La segunda, ya con herramientas 2.0 internas:

paso_2_post_penetracin

Me resulta interesante el planteo. Grafica los nuevos vínculos que se generarían, y por ende, los nuevos conflictos que surgirían de estas nuevas formas de visibilidad interna que tendrían los individuos, acorde a la comunicación que generasen.

Imagino a un CEO detectando con mayor claridad, en forma casi natural digamos, a los individuos o o equipos exactos que generan las mejores ideas, tarea muy dura en empresas que superan los 300 empleados.

Es cuestión de tiempo para que las tecnologías colaborativas encuentren su punto justo en las organizaciones.

Se puede leer una explicación completa de las imágenes en el link original.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

« Older entries § Newer entries »

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


66fc4cbfb5954135903bdd11f9d348f466666666