Comunicación 2.0

You are currently browsing the archive for the Comunicación 2.0 category.

Las Intranets 1.0 ya no tienen razón de ser. El último bastión de la resistencia -enterarse qué había en el menú del día- ha sido derrotado. Porque el iPhone ya tiene una aplicación para sabér qué hay en el menú del día en las oficinas de Apple.

Es decir, sus empleados pueden abrir Safari (el navegador de internet, que en Windows se llama Internet Explorer) y si entran a menu.apple.com puede enterarse de lo que hay para almorzar.

apple-logo-fruit-salad.jpg

Aunque siendo riguroso no es sólo para empleados de Apple, sino para todos aquellos que deseen saber qué almuerzan los empleados de la manzanita (sí, aunque no lo crean, existe una tribu web que está interesada en cada detalle de Apple).

Entonces, les decía, se acerca el día en que no habrá más motivos para visitar una Intranet como se la conoce hasta hoy (1.0), más allá de los internos telefónicos. Y después sí, el abismo.

Quedan advertidos, la comunicación interna va camino a los celulares. Ya estoy ansioso.

Vía: Alt1040

“Los empleados ya son 2.0”.

 – Vía el post “¿Qué clase de empleados queremos?”

“.

Redondeo la frase: “Los empleados ya son 2.0, pero las organizaciones no”.

¿Y esto a qué se debe? ¿Por qué motivo la comunicación adentro de las empresas va TAN atrás con respecto a lo que ocurre con la comunicación en general y a las formas que adquieren las relaciones fuera del trabajo?

Que la web 2.0 no haya tomado por asalto la cultura organizacional, que no haya revolucionado a los departamentos de RRHH o a la comunicación interna, no se debe a una cuestión generacional o de adaptación. O a que el Management no entienda el fenómeno 2.0, o porque las empresas están llenas de dinosaurios.

No, solo es una cuestión de dinero. De lo contrario, el que no se hubiera adaptado, simplemente, hubiese desaparecido. Como pasó siempre, como va a serguir pasando.

Las empresas están diseñadas para ganar dinero. Mientras más dinero mejor. Y el dinero se gana seduciendo clientes. Mientras más clientes mejor. Y los empleados trabajan para que las empresas convenzan a esos clientes de sus bondades, en suma, de que les den su dinero. Todos los empleados, del primero al último. Mientras más empleados estén alineados con el negocio, mejor.

wb5ow8.jpg

Acá está el meollo del asunto: lo 2.0 y la rentabilidad pueden estar en veredas opuestas. Y digo bien: PUEDEN. Porque no lo sé. Nadie lo sabe. Mientras no haya pruebas concretas, mediciones reales o intuitivas de que lo 2.0 aporta al negocio, o sea, le hace ganar dinero a las empresas, el riesgo es demasiado alto.

¿Por qué todas las empresas se preocupan porque sus empleados estén comunicados e informados? Porque eso les hace ganar dinero. Punto. No hay nada más. No hacen falta mediciones. Si la información está disponible en tiempo y forma, y los proceso organizacionales se corren de la forma correcta, la empresa gana más dinero. O es más eficiente, que es ganar más dinero.

Mientras que la seducción es, casi siempre, una cuestión proactiva, de empatía, de interés, de voluntad si se quiere, el fenómeno 2.0 no es seducción (desde el punto de vista del usuario) sino libertad. La comunicación 2.0 es riesgosa para el negocio. Los usuarios 2.0 no se cuidan en sus formas, a menos, casualmente, que estén tratando de seducir. Y ese es el riesgo.

Regresando a la afirmación inicial, si bien no creo que todos los empleados sean 2.0, casi. Es muy probable que un Director de RRHH con más de 25 años de carrera y en lo más alto del organigrama, tenga perfil en Facebook, esté en Linkedin, y tal vez hasta haya escuchado a alguno de sus hijos hablar de Twitter.

Lo 2.0 es como la gravedad: aunque los usuarios no conozcan el nombre del fenómeno, el fenómeno funciona igual. No importa si la blogger de 95 años que falleció hace unos días sabía que lo que hacía se llamaba 2.0, ella igual bloggeaba, feliz, y es probable que el final de sus días la haya encontrada llena de “amigos” a los que no conocía.

En la comunicación 2.0 el usuario es el rey, el amo, el emperador supremo de ese universo. No se me ocurren más metáforas para graficar que lo que el usuario quiera hacer o decir, por más caprichoso o arbitrario que parezca, puede decirlo sin mucho fundamento. El anonimato es válido y las opiniones sin filtro son bien vistas. La web 2.0 es, digámoslo así, democrática. O digámoslo así mejor: la web 2.0 tiene algunos rasgos que cualquier democracia le envidiaría.

Por último, me gustó esta imagen que grafica la brecha digital entre los nativos digitales, y el resto de los mortales, y que encontré en el post “Los dos retos de RRHH ante la Web 2.0“.

gap.jpg

 (Click sobre la imagen para ver a mayor tamaño)

Si llegaron hasta acá, otro post en este mismo blog que les puede interesar es: “Facebook en las empresas, la vida se abre paso“.

Atención amantes o estudiosos de la comunicación y del espíritu humano, tengo una novedad para ustedes. Acabo de descubrir un nuevo blog para seguir: PassiveAggressiveNotes.com

0_.jpg

La traducción literal es notas pasivo agresivas y la idea de publicar notas caseras o semi caseras con advertencias, me parece muy buena; me entusiasma. Estuve seleccionando algo de material y muchos de los posts superan el centenar de comentarios. Casi todo el material está en inglés.

El estilo de las notas me hizo acordar al típico cartel argentino que dice “Sonría, lo estamos filmando”, que siempre me pareció un ejemplo de “empatía cero” y maltrato al cliente. Si vamos a filmar a alguien sin preguntarle nada, por lo menos hay que esbozar una explicación coherente, que ni siquiera tiene que ser creíble. Por ejemplo: “Lo estamos filmando para su propia seguridad”.

Pero pedirle que sonría por algo que es invasivo, es un maltrato innecesario. Por fín un blog que viene a hacer justicia: PassiveAggressiveNotes.com.

1_.jpg

3_.jpg

5_.jpg

6_.jpg

Vía Noticomblog llegué a la viñeta que ilustra el post, y recordé mi primer gran descubrimiento en el sacrificado oficio de la comunicación 🙂 . Que se podría resumir en lo siguiente: el hecho de transmitirle algo a alguien, de ninguna manera y bajo ningún concepto, garantiza que ese mensaje sea decodificado o interpretado por el receptor.

Me costó muchos malos entendidos descubrir que el responsable final y casi exclusivo del éxito de la comunicación es el emisor. Y a la vez fue como una revelación: el aprendizaje del oficio de la comunicación estaba absolutamente disociado del aprendizaje de la teoría de la comunicación.

montt.jpg

Un tiempo después de ver la luz 🙂 , me volví a topar con el mismo descubrimiento pero en otro formato. Esto fue cuando leí una de las reglas de etiqueta más importantes de la comunicación vía mail: enviarle un mail a alguien no significa de ninguna forma que ese alguien tenga que responderlo o siquiera que lo haya leído. Y en el caso de que lo haya leído, no significa que haya comprendido lo que queríamos decir.

También recuerdo haber pensado que lo mismo ocurre con con las personas. Contarle algo a alguien no significa haber sido escuchados, y menos que menos, haber sido entendidos. Y ahí es donde esta breve reflexión sobre el oficio, toma formato de frase para sobrecito de azucar:

“Comunicar es garantizar que el receptor asimile el mensaje del emisor”

Comunicación es asegurarse de que el mensaje fue comprendido, no solo que fue entregado. No alcanza por colocarlo en los medios/canales correctos. La palabra clave es  GARANTIZAR. ¿Y cómo se garantiza esa asimilación?

Ah, bueno, ese es otro problema. Cada uno utiliza los medios que quiere o que puede. Hay quienes apelan al miedo, o a la emoción, al sexo, a la culpa, al odio. Pero ahí el debate deja de ser técnico para ser moral.

En este momento particular de las organizaciones, en el que los estímulos superan con amplitud las posibilidades de atención, para que se produzca la asimilación gradual de un concepto, más que comunicación se necesita un milagro. Para que un mensaje sea incorporado, hay que hacer un esfuerzo de empatía cada vez mayor. “Garantizar” la decodificación del mensaje por parte del receptor es, día a día y a pesar de contar cada vez con mayor cantidad de medios, más dificil.

La comunicación sería un oficio más sencillo si los seres humanos tuviéramos la función “compartir archivos cerebrales”, como en la conversación geek que se puede ver más arriba.

Fuente original: Alberto Monnt 

Un tiempo atrás The Economist publicó una noticia sobre un grupo de empleados que se burlaba de clientes y de la propia compañía a través de Facebook, y me acordé de una de las frases célebres de la película Jurassic Park que titula este post: la vida se abre paso.

dinosaurio-t10154.jpg

Pero antes de continuar, me gustaría aclarar que el cine de Hollywood es el único que más me gusta. Como ya comenté alguna vez, mientras más chatarra vuele por el aire, mientras más explosiones y personajes extremos tenga una película, más la disfruto.

Amé con todo mi ser la saga Piratas del Caribe, con Johnny Deep interpretando al destrazado Capitán Sparrow, y con la misma intensidad odié de principio a fin a la presuntuosa Magnolia, sobre todo porque llovían sapos.

La escena de la película de los dinosaurios que recordé al leer la noticia es una una en la que los científicos responsables de la creación del parque le cuentan detalles del proyecto a otro científico, uno que había sido invitado con el obejetivo de dar una suerte de visto bueno al mismo parque.

Entonces, mientras recorren el laboratorio en el que criaban a los embriones que luego se transformaban en enormes dinosaurios, el visitante pregunta si no temían que los dinosaurios se reprodujesen sin control.

Con la soberbia exigida por el guión, los científico del parque responden que eso “era imposible”, debido a que todos los dinosaurios eran hembras. Y que pan con pan era comida de zonzos: criando únicamente hembras garantizaban el control total de la reproducción.

Y acá es donde llega la empalagosa y ultra hollywoodense frase que recordé al leer la noticia de los empleados utilizando Facebook para hablar mal de la empresa y sus clientes. Si bien es un cliché descarado pensado para manipular emocionalmente a los espectadores, no dejo de reconocer su efectividad.

El cientrífico protagonista, el bueno, el que renegaba de que los dinosaurios saliesen de una probeta, les explica a los científicos del laboratorio, los que se sentían dioses criando hembras con hembras, que no iba a ser posible controlar la reproducción. Y en esa escena suelta la frase que los amantes de Hollywood aplaudimos de pie:

“La vida se abre paso”, dice.

Como es lógico, al final los dinosaurios ganan la calle, el parque queda fuera de control y todo el mundo abandona la isla hasta Jurassic Park II, que no es tema de este post. Como sea, la escena sirve para hacer una lejana comparación con lo que está ocurriendo con las Redes Sociales en el interior de las empresas.

Puede ser que las políticas corporativas de comunicaciones todavía no se animen -o lo hagan tibiamente- a implementar herramientas sociales. Esto, creo, es un poco por desconocimiento y otro poco por temor, pero lo cierto es que la comunicación interna 2.0 continúa en veremos.

Sin embargo, la vida social online en el trabajo es como la vida en Jurassic Park: se está abriendo paso. Y parece que lo está haciendo a través de Facebook, dejando a Linkedin para aspectos formales.

facebook.jpg

 Aviso publicitario: “Desconéctate por un rato. Lee un libro”. (vía eBlog)

Ya hace un tiempo que escucho de diferentes grupos o equipos dentro de las organizaciones que el lugar que no encuentran en la intranet para compartir “vida social en el trabajo” (videos, fotos, diversión) lo crean en Facebook.

Y como ocurre en privado o en un círculo más personal, cuando uno habla del trabajo, habla de sus jefes, cuando este espacio se traslada a Facebook también se habla de jefes, de desmotivación y de todo lo que no ocurre en la organización.

Así como el científico invitado al parque, sin levantar la voz, explicaba que no era posible aislar a la naturaleza, que no importaba lo que se hiciesen en el laboratorio por impedirlo, si los dinosaurios tenían que nacer, iban a nacer, es decir, que la vida se iba a abrir paso; bueno, la adaptación de esa misma explicación funciona para la vida organizacional y la comunicación 2.0.

Así como los dinosaurios engendraron nuevos dinosaurios; en las empresas, las nuevas generaciones y las nuevas tecnologías van a imponer los canales por los que va a fluir la comunicación.

Es cuestión de tiempo nomás. No fue un invento del cine eso de que la vida se abre paso. Solo le pusieron letra a la melodía que está tocando la vida.

Cuanta poesía.

Link recomendado:

Facebook en la empresa: si no confias en tus empleados…

Una de las cosas que más me entusiasma del lenguaje 2.0 es la frescura del usuario cuando logra plasmar su estilo de humor personal, en situaciones cotidianas que le llaman la atención.

Antes de profundizar en la idea, una definición simple de lo que significa Web 2.0.

En escencia, se le dice Internet 2.0 a la web participativa y social.

Participativa, porque el usuario puede generar contenidos (imágenes, textos, video) y social, porque puede hacerlo en comunidad (en Facebook, Tuenti, Twitter, Linkedin, o las que cada cual utilice) opinando, evaluando, compartiendo, utilizando herramientas online; en definitiva, interactuando en tiempo casi real. El término 2.0 tiene algunas aristas más, aunque ya con eso alcanza y yo tampoco soy un experto en la materia. Solo remarcaba lo atractivo que resulta el humor sin flitros y que tan favorecido se ve en las redes sociales.

Ya desde hace un tiempo se ha generado una suerte de código generacional, a través del cual la generación que nació con puerto USB incorporado, se transformó en denunciante espontánea de absurdos.

Como la tecnología permite utilizar herramientas a costo tendiente a cero, la diferencia no la hacen los soportes sino las ideas. Y parte de la revolución 2.0 es la increíble facilidad con la que se comparten esas mismas ideas, desde cualqueir lugar y en forma inmediata. El término algo pasado de moda es “viralidad”.

¿A qué viene todo esto esto? Bueno, hace unos días Sony lanzó su nueva netbook, una computadora de alto rendimiento, cuyo principal atributo es la portabilidad.

A continuación, dos imágenes del lanzamiento:

011.jpg

021.jpg

Cuando ví por pirmera vez las imágenes del lanzamiento con mujeres orientales, me llamó la atención que se haya elegido una mujer oriental con perfil “hembra” y otra cuyo atributo principal fuera la “delicadeza oriental”, por decirlo así. Pero no presté más atención al asunto.

El mundo siguió su curso, y entre los dos estereotipos, por supuesto, la imagen que dio la vuelta al planeta fue la que mostraba a la “hembra” guardando la computadora en un bolsillo. Y de paso también mostraba un culo en primer plano (dicho esto con todo respeto) 🙂

Pero lo divertido fue la manifestación del humor en estado puro, cuando apenas un rato después, comenzaron a aparecer los cazadores de absurdos. Y se burlaron de un detalle que se percibió a primera vista, que ya estaba flotando en el aire, pero que nadie había terminado de traer a la luz en forma directa.

Entonces se sacaron fotos -probablemente con sus celulares- y plasmaron el humor del inconsciente colectivo que se interesa en el tema:

04.jpg

05.jpg

(Con la foto de arriba casi me desmayo del ataque de risa que me dio)

06.jpg

La gente no tiene paz.

Entrando en el terreno organizacional…

Creo que la empresa que primero implemente un canal que permita a sus empleados detectar los absurdos y poder compartirlos sin esfuerzo, sacará un gran partido de todo ese conocimiento que adquieren las personas por ósmosis, y que se mantiene latente por años sin ser capitalizado.

Es un gran valor que se están perdiendo las empresas. Cada empleado puede ayudar al cambio desde la fluidez, simplemente compartiendo su mirada de determinados temas: una mirada no tiene por qué ser racional, que puede darse desde el humor y la crítica.

¿Y por qué no se implementa algo así? Si bien esta podría llegar a ser la primera revolución importante de la comunicación interna 2.0, implicaría correr riesgos. Pero ya se sabe, el riesgo no es un aliado natural de las personas en sus trabajos.

Vía: Gizmodo

La agencia española Territorio Creativo desarrolló una serie de predicciones para el 2009 sobre medios sociales. Y leyendo en detalle, creo que la predicción número 6 se puede traspolar a lo que va a ocurrir con la Comunicación Interna 2.0.

La consigna a tener en cuenta antes de leer el material es la siguiente: donde se lee “Medios Sociales“, leer “Comunicación Interna 2.0“; donde se lee “anunciantes” o “marcas“, leer “organizaciones“; y donde se lee “audiencias“, leer “empleados“.

Puede sonar complicado pero no lo es. Solo hay que imaginar que la predicción habla de la comunicación con empleados y no con consumidores.

hands.jpg

Predicción número 6:

Los Social Media no serán un remanso de paz para los anunciantes: los intentos de hacerse hueco en los nuevos medios sociales, con la credibilidad suficiente, con la audiencia necesaria y con el retorno de inversión imprescindible, no serán un paso natural y fácil como hasta ahora lo era el uso de medios tradicionales. ¿Por qué? porque en los medios tradicionales, la audiencia, las personas al otro lado del mensaje no tenían ni voz ni voto.

En los medios sociales, el reino son las personas: éstas pueden reflejar claramente su antipatía por las iniciativas y poner en marcha sus propias acciones para contrarrestar la presencia de la marca. Así que entrar en los medios sociales es aventurarse en un campo minado, dónde es mejor llevar una ruta definida.

El resto de los pronósticos en el blog de Territorio Creativo.

Vía: DenkenÜber

Linkedin es la única herramienta social que penetró con fuerza en el usuario corporativo. Es el mejor ejemplo de usabilidad en un segmento por momentos reacio a la adopción de nuevas tecnologías web como es el empleado de la gran corporación. Pero la herramienta se instaló con un concepto simple (tu CV online) y gran parte de los públicos internos respondieron.

Junto a Facebook, Linkedin es un caso de utilización de tecnología 2.0 sin que el usuario tenga mucha idea de lo que significa 2.0. y qué otras ventajas puede ofrecerle. Eso es empatía en la navegabilidad y en la interacción que propone la aplicación.

Linkedin es la herramienta que va a masificar el lenguaje 2.0 en el interior de las corporaciones. Cada día más, el mercado corporativo lo utiliza junto con los grupos de Google y Yahoo para hacer benchmarking y entrar en contacto con colegas de la industria, dejando a Facebook el lugar que siempre propuso: entretenimiento y vida emocional sin contacto físico (berve digresión: ayer leí una interesante reflexión/metáfora sobre Facebook, en el blog de Manuel Montaner).

Ya hace un tiempo que la empresa CommonCraft desarrolló un lenguaje de comunicación audiovisual al que ha llamado “In Plain English”. Se trata de animaciones de bajísimo costo de producción -no sé si tanto de edición-, con una dinámica en la estructuración de los conceptos que genera fervientes admiradores (como suele ocurrir con los lenguajes de comunicación innovadores).

Estas figuras recortadas en papel y las personas que juegan con ellas, generan un falso crudo y proponen un timming interesante en la entrada y salida de los elementos –fade in y fade out, en flash-, y una locución agradable que, sin ánimo de enseñar, enseña.

Con este lenguaje han explicado muchas de las aplicaciones 2.0, y ahora lo hacen con Linkedin. A continuación, varios videos de la serie “In Plain English” con subtítulos en español:

Blogs In Plain EnglishRSS In Plain English

Twitter In Plain English

Social Media In Plain English

Wikis In Plain English

Mientras la tecnología social se abre paso lentamente en las organizaciones, acá me encontrás en Linkedin (martin.fernandez at whycomm.com.ar) y podés seguir las mejoras que hacen a la plataforma en su blog oficial.

Tags: , ,

Un artículo muy interesante de Enrique Dans (con un comment particularmente certero), en el que detecta cómo las nuevas tecnologías comienzan a influir en la vida organizacional.

Ya existe una generación que piensa que el mail es cosa del pasado. Es la que “no solo te explicará como funciona Twitter, sino que abrirá tu cuenta y se asegurará de que “sigas” a la gente correcta“. Es la generación de los Millennials (nacidos entre 1984 y 1995).

millennials.jpg

Como quedó dicho acá y acá, la comunicación interna colaborativa, donde cada empleado va a generar contenidos (texto, imágenes, video), llegará de la mano de una camada que, por edad, todavía no desembarcó con fuerza en las empresas; que todavía no ocupa roles de conducción.

Son los usuarios furiosos de las redes sociales, los que terminaron la escuela primaria con banda ancha y celular. Y los que le van a cambiar el polo a la comunicación interna, abandonando el tradicional rol de audiencia pasiva para ser lo que siempre han sido: emisores activos. Pero ahora en el trabajo.

Para conocer más sobre la generación que comienza a exigir una vida organizacional 2.0, acá encontarán un material de gran calidad visual, síntesis y creatividad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

« Older entries § Newer entries »

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


da9e57dc7e6bf564b4ef19a63b689e6aTTTTTTTTTTTTT