Carta abierta a los lectores del blog, sobre el gadget definitivo

Queridos todos:

Necesito hablarles en primera persona a ustedes que componen la comunidad fiel de lectores de InternalComms, que con alegría veo crecer día a día. 🙂

El tema en cuestión puede parecerles intrascendente pero no lo es, ya que involucra uno de los grandes misterios de la comunicación: el misterio de la percepción.

Lo que necesito pedirles en esta ocasión es que se olviden de todas las oportunidades en las que sugerí que algún gadget me gustaba, o incluso de la lista de caprichos que me gustaban para la oficina pero que no necesitaba.

El problema de escribir con relativa asiduidad sobre chirimbolos tecnológicos (mejor conocidos como “gadgets”) es que ahora que salió uno que de verdad vale la pena, todos los adjetivos para describirlo que tengo disponibles en mi repertorio idiomático, todo el universo de sensaciones que provocan, ya los he utilizado.

De hecho, ese es el objetivo principal de estas líneas previas: aclarar.

Siento la necesidad de aclarales que esta vez, y solo esta, es la que vale.

El resto fue todo un gran chiste, fue inexperiencia, o, para no ser tan duro, digamos, fueron experiencias menores, intrascendentes; se trataba de valoraciones erróneas, de sobre estimación de las cosas, de simples percepciones desenfocadas.

Me ocurrió como cuando era un niño, que me asombraba con cualquier cosa. Me dejé llevar. La curiosidad siempre ha sido una virtud en mí, mientras que uno de mis principales defectos es que soy muy generoso (juas!, me encanta la gente que como defecto tiene una virtud: “mi defecto es que voy a fondo con las cosas”, por ejemplo).

En fin, la curiosidad lleva al entusiasmo y el entusiasmo nos hace perder objetividad.

Pero los años pasan y las experiencias se amontonan. Casi sin querer uno empieza a comparar y se da cuenta de que las propias percepciones iniciales rara vez son fidedignas.

Y ahí el asunto se vuelve más complicado aún: porque las experiencias solo se acumulan con el tiemo y el tiempo solo corre hacia adelante. O sea, es imposible no pecar de soberbio.

En las empresas a todo este curioso y natural proceso de la vida le dicen “Seniority”.

Les ocurre también a las madres primerizas, que piensan que sus hijos son irrepetibles porque aprenden a aplaudir y a tirarse la papilla en la cara al mismo tiempo, o cuando a los 10 años ya pueden atarse los cordones solos. Verdaderos genios del conocimiento. 🙂

Una última analogía para explicar el asunto es la primera vez que nos rompen el corazón, que suele dejar una marca iniciática: como aún no conocíamos el dolor que provocaba, siempre lleva un tiempo considerable reponerse.

love.jpg

Pero como el del amor es un terreno lleno de espinas, vamos a evitarlo cobardemente.

Y todo es para tratar de graficarles que con el asunto de los gadgets me ocurrió lo mismo. Como no tenía con qué comparar, pensaba, entusiasmado, que cuando descubrí la pochoclera retro estaba viviendo una experiencia única e irrpetible.

Ahora que se entendió la idea, quiero decirles, estimados lectores, que me hubiera gustado no haber reseñado nunca ningún gadget, no haber hablado jamás de ningún juguete para la oficina, solo para poder decir que lo que realmente deseo, por fin, ha sido fabricado.

Desde hoy, sin temor a equivocarme, puedo decir que mi vida recobró sentido, que tengo un nuevo motivo para ir a trabajar por las mañanas, ya que encontré el gadget definitivo, el que, esta vez sí, va a ser imposible de superar: el robot que prepara café.

Espero que lo disfruten.

Les dejo un abrazo,

Martín

Vía: alt1040.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
  1. Julio’s avatar

    Increible!!!.. quiero uno!!! o dos!!!!

    Reply

  2. Rocío’s avatar

    Buenisimo!
    La verdad que los post no tienen nunca desperdicios.
    Hasta los fines de semana me despierto y desayuno viendo los mails para ver que hay esta vez en el videopodio.
    Me saco el sombrero ante ustedes (aunque soy mujer)
    Aplausos!

    Reply

  3. Martín Fernández’s avatar

    Hola Julio, Rocío,

    La última escena sumado a la musicalización y a la cara de la japonesita robot, hacen que no pueda ser más simpático el video.

    Saludos

    Reply

  4. dianagonzalez’s avatar

    Qué bueno!
    Más que el gadget me encantó cómo le diste entrada! Una muy buena descripción de nosotros mismos!
    Saludos

    Reply

  5. Martín Fernández’s avatar

    Hola Diana, ¿¡pero cómo que no te gustó el gadget!?

    Me niego a creer que a alguien puede no gustarle la robot. 🙂

    Saludos, qué bueno verte por acá.

    Martín

    Reply

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


16b882ae84acfef4cd4a86daa7f1dca1BBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBBB