Beneficios corporativos: el problema de la rotación

Es sorprendente lo baja que es la satisfacción de los empleados cuando las empresas -con beneficios por encima del mercado- no lo comunican de manera efectiva”, dice esta nota de iProfesional.com.

beneficios.jpg

Es cierto, pero.

No se puede desconocer que la falta de difusión es un error habitual de las Políticas de Beneficios. Al tratarse de prácticas dinámicas en contextos cambiantes (porque ambos, beneficios y empleaos, tienen una permanente rotación), la comunicación resulta siempre insuficiente.

Otro error frecuente mencionado en el artículo: “Muchas veces vemos que en la comunicación de un beneficio se habla de costos y no se enfoca en lo que realmente significa el beneficio para el empleado”. Por ejemplo, en vez de poner el foco de la comunicación en la importancia de aprender inglés para el desarrollo de la propia carrera, se hace hincapié en que el empleado puede ahorrar dinero al estudiar a través de la compañía. Que también es cierto, pero.

Y los peros se deben a que la problemática de la comunicación interna de la Política de Beneficios no pierde actualidad, en escencia, por una razón más que simple, y que grafica la historia de la humanidad: luego de un tiempo, cualquier beneficio pasa a ser derecho adquirido.

Continuando con el el tema, de un tiempo a esta parte se está instalando una nueva moda entre los beneficios corporativos: Yoga en la oficina.

Lisa Cullen, simpática e irónica, opina en el blog Work In Progress de la revista Time: “No quiero que la gente con la que trabajo vea mis pies. ¿Por qué querría sus globos oculares en mi hinchada espalda pos-natal?“.

Estoy de acuerdo. Sin demasiado esfuerzo puedo imaginar las risotadas luego de ver los ejercicios del siguiente video en la oficina. Por una cuestión de imagen nomás tenemos la obligación moral de averiguar en qué gimnasio tenemos el descuento corporativo y espera el horario de salida con dignidad.

Tags: ,

  1. maria ines’s avatar

    ¿¿Hacer yoga con stilettos de 10 cm??? Parece un blooper, nunca ví nada igual, muy bueno!!

    Reply

  2. Martín Fernández’s avatar

    JA!, es cierto, se me había escapado el detalle del calzado…

    Reply

Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

sem, adipiscing eget sit Sed nec elit. vel,