June 2014

You are currently browsing the monthly archive for June 2014.

Lo genial que tienen las bromas en ascensores es que son mini experimentos con humanos.

El entorno es tan controlado, que son experimentos sin riesgo, pero extremadamente divertidos.

Experimentos con personas, sí, pero lo hermoso es que logran un climax que desnuda todos nuestros temores, contradicciones y fantasías. Ya estoy tratando de convencer a un amigo hacer lo mismo que van a ver en el video.

Miren:

Pero a la vez, son experimentos que muestran los muros invisibles que genera la cultura.

Transcribo un párrafo del genial libro de Malcolm Gladwell, Outliers, en el que da cuenta de la ya mítica investigación de Geert Hofstede:

“(…) cada individuo tiene su propia personalidad, pero que esta personalidad está revestida por una serie de tendencias, asunciones y reflejos que nos han llegado de la historia de la comunidad en la que crecimos. Y esas diferencias son extraordinariamente específicas (…) Nuestra capacidad de tener éxito en lo que hacemos está poderosamente relacionado con el lugar de donde somos.”

El contexto influye en nuestras interacciones, eso parece estar claro.

Miren este otro experimento que en los años 50, el psicólogo estadounidense Solomon Asch realizó sobre la Conformidad (nota entre paréntesis: QUE INTERESANTE ESTUDIAR LA CONFORMIDAD, me vuelvo loco de envidia); sigamos, estos experimentos apuntan a demostrar que las personas somos capaces de cambiar nuestras respuestas en función de lo que hacen los otros.

Estos divertidos experimentos (que fueron televisados y mostraban el poder del grupo sobre las personas) apuntaban a mostrar que cuando estamos rodeados de otros tendemos a seguir el comportamiento del grupo y a eliminar nuestra individualidad.

Por último, presten atención a la locución. Tiene tanta alegría de narrar lo que está viendo, que hace que el video sea genial. No puede ocultar la maldad.

Buen lunes y buena semana.

El blog está en stand by, frizado digamos. No hay que ser muy perspicaz para darse cuenta.

Y por el momento -creo- eso no va a cambiar.

Ojo que no lo digo con orgullo, sino con cierta tristeza.

:______(

(En realidad, más que tristeza es lejana melancolía. No conozco emoticón para “lejana melancolía”, si no lo pondría)

Como sea, cada tanto, cuando encuentro algún material que me hace pensar “¡Es para InternalComms!”, lo guardo para “cuando tenga tiempo”.

En general, esas cosas que guardo, entran en el arbitrario género de “Instrucciones para la vida”, que junto con las bromas en ascensores y los chirimbolos inútiles para el escritorio siguen siendo una debilidad.

¿Se acuerdan de “El manual de la buena esposa“, de 1945?

Bueno, lo que encontré ahora es  “Cómo besar a una chica”, material de 1916. Que si bien es un aviso de una marca de chicles, narra con precisión el clima de época.

Lo que más me gustó es la seguridad y el tono de maestro siruela utilizado para dar las indicaciones.

Eso es todo por ahora, y como dicen los gringos, nos vemos cuando nos vemos.

mi, accumsan venenatis dapibus Aenean non Donec elit.