April 2013

You are currently browsing the monthly archive for April 2013.

El título es decididamente engañoso, pero es para mostrarles un recurso que aplicado a públicos internos sería, creo, una acción disruptiva.

Una nueva entrega de llamativas ruinas abandonadas, en las que algunas de las imágenes son entre llamativas y fascinantes.

Porque, permítanme aclarales, en este blog MILITAMOS por las ruinas abandonadas.

Pero claro, siempre hay alguien que se queja, cuando no se logra apreciar que todo esconde una historia detrás.

Hay que tener cierta sensibilidad para apreciarlas.

No es para todo el mundo

En fin, para las almas sensibles, acá la galería completa.

La penetración del iPad (de las tablets en general) da inicio a un nuevo período de la comunicación organizaciónal: el de los canales que pueden ser considerados interno/externos, es decir, medios internos que pueden ser definidos como híbridos, es decir -otra vez-, medios cuya propiedad es de los empleados, pero por los que puede se puede hacer circular la comunicación interna.

El blackberry fue uno de los primeros (aunque muchas veces la propiedad es corporativa), pero la asociación mail-trabajo es muy fuerte, y por eso recibe críticas tan directas: “si la BB no fuera una herramienta de control y pensada para potenciar la productividad, las empresas no la impulsarían”.

Esto no ocurre con las tablets, donde se pueden llevar libros, películas, música, que no tiene que ver con el trabajo; pero que a su vez, también permiten “llevar puesto el trabajo”, mail incluido.

En síntesis, estamos a las puertas de un período de transición hacia la masificación de una  comunicación interna híbrida, en la que en los canales de comunicación interna -ahora propiedad de los empleados- van a correr contenidos corporativos.

Miren este simpático gráfico sobre la diferencia de tráfico entre el iPad y el resto de las tablets.

El capital no descansa nunca.

.

Vía: fernandezpm

Muy bonita la selva.

Pero esconde algo: ¿Qué es? ¿Lo ven? ¿Ya lo vieron?

Igual así no lo van a ver.

Tienen que hacer clic sobre la imagen para buscar a tamaño completo.

Comments off hasta mañana. Buen lunes y buena semana.

Read the rest of this entry »

Inconexos

| Videpodio S06E12 |

BRONCE

No sé si estoy sensible o soy sensible, pero estas historias me gustan. Dos hermanas que se encuentran a través de las redes sociales. Facebook tenía que servir para algo.

.

PLATA

La mejor descripción del siguiente video la leí en un comment: una gran prueba de producto. Presten atención a la exitada desesperación del conductor.

.

ORO

¿Será que estoy a dieta que me impactó tanto este comercial de MANTECA?

Hablando en serio, la dirección y la fotografía son geniales. Un comercial con estética cinematográfica, para un producto hiperultraarchicotidiano.

.

Hasta el próximo sábado.

Una campaña gráfica que retoma un concepto que ha sido explotado infinidad de veces: las cosas no son lo que parecen.

Sin embargo, en este caso, la resolución vinculada a las interacciones que se establecen online me resultó muy potente, a pesar de los personajes caricaturizados de los dibujos, lo que podría restarle fuerza a la campaña.

Lo que más me llamó la atención es el contraste que se produce entre los climas generados a cada lado de la pantalla, y cómo se avizora un final amargo, en el que se va a quebrar la ilusión de confianza de los protagonistas “buenos”.

Vía

Esta parece ser una semana en la que vamos a hablar de series. Les dejo un aviso gráfico que se pautó un tiempo atrás en The New York Times con motivo del lanzamiento de la nueva temporada de Game of Thrones.

Cuando sorprende, la creatividad en gráfica es la que más sorprende.

Vía: eblog

Hunted

Hace un tiempo que pienso que a InternalComms le falta comentar series. Y hace un tiempo también que sigo un blog que me gusta particularmente por el tono y la extensión que utiliza para sus comentarios: Cinefanías.

Desde ahí traje el post de hoy, con el comentario de la serie Hunted.

-..–

HUNTED

por Jorge Mayer (@fander)

Hunted es la clásica serie de espías con la salvedad de que la Guerra Fría terminó hace rato y ahora todos los miedos del mundo, por decirlo así, se concentran en Oriente Medio y el verdadero poder reside en las corporaciones antes que en los países.

Samantha Hunter, la muy comestible Melissa George, es una espía de elite que vuelve a escena después de un descanso forzado: fue baleada en su emboscada y cumple su recuperación bajo un secreto tan rígido que ni su empleador sabe de su paradero.

Al regreso debe infiltrarse en el seno de la familia de un acaudalado empresario, que por las buenas o las malas planea quedarse con un negocio multimillonario en algún sitio recóndito del que nunca sabemos demasiado.

Está muy bien manejado el suspenso, hay escenas de acción al por mayor y los caballeros encontramos un recreo visual en Melissa (una debilidad de la casa, como casi todo el reparto de Mulholland Drive). El conjunto es de bueno a muy bueno y la intriga provoca una fascinación que roza lo adictivo.

El desenlace, hay que decirlo, no resulta del todo satisfactorio. ¿Habrán querido dejar la puerta abierta para una segunda temporada? Eso no ocurrirá, al menos en la BBC, pero se corrió la voz de que había otras cadenas interesadas en retomarla. Sería una muy buena noticia.

Hace un tiempo leí una interesantísima reflexión en lanacion.com que me pareció tan certera que la copypasteo integra, ya que además es breve.

.

Las series de TV y nuestra identidad

El año pasado, el crítico Daniel Mendelsohn armó un pequeño alboroto en Estados Unidos cuando escribió una larga reseña negativa de Mad Men en la New York Review of Books, la más prestigiosa de las revistas intelectuales de la ciudad. Mendelsohn, que hasta ese momento no había visto ni un episodio de la serie, se tragó las primeras cuatro temporadas en un par de semanas y llegó a un veredicto brutal: “El guión es débil, los personajes son chatos o incoherentes y las actuaciones son, casi sin excepciones, sosas y, a veces, amateur”.

(Un mapa muy entretenido que muestra el lugar en el que desarrolla cada historia. Acá se puede ver a tamaño completo)

Pero lo más interesante del texto de Mendelsohn, un reconocido y normalmente buenazo crítico literario y ensayista, no era su juicio sobre Mad Men sino lo que venía después. Durante cuatro años, Mendelsohn había sido testigo de la popularidad de la serie a su alrededor. Se la recomendaban sus amigos, la elogiaban periodistas y escritores de las revistas a las que estaba suscripto, la premiaban las organizaciones y academias encargadas de estampar prestigio sobre la ficción de televisión. Ahora que la había visto, y le había parecido telenovelesca y parasitaria, ¿qué decía esto de él? ¿Estaba todo el mundo demente? ¿O era él el único loco?

Las dudas de Mendelsohn me hicieron pensar en el creciente rol de las series de televisión para pintar nuestra identidad pública. Hace 150 años, el público empezó a hacer lo mismo con las novelas; hace 50, gracias al nacimiento de la cinefilia, con las películas; y, poco después, con la explosión del pop, con las estrellas y sus hits.

A ese mix de discos, películas y libros se han sumado las series de televisión. Hace 25 años, tener una opinión positiva o negativa sobre Brigada A Blanco y Negro no decía nada sobre uno mismo. Y los intelectuales casi no miraban televisión. Ahora, cualquier persona de clase media sabe bien cuáles son sus series favoritas. Si surge el tema, en una reunión con amigos, saca la lista y defiende su contenido con garra y orgullo: “¡Estás demente, cómo vas a decir eso de How I met your mother !” Cualquier intelectual que se precie está ahora casi obligado a agregar series a su menú de referencias. Mendelsohn, de hecho, pese a su invectiva, aclara que estamos viviendo una edad de oro de la televisión y aclara que Los SopranoThe Wire tienen “texturas morales” propias de Esquilo.

Cuando me preguntan a mí, no soy muy original. Digo que mis favoritas son The Wire, Los Soprano, Mad Men Breaking Bad . Y agrego, si todavía me están prestando atención, dos más:The Office (para no parecer tan dramático) y Friday Nights Lights , una serie sobre fútbol americano que no vio nadie fuera de Estados Unidos y me permite darme un toque misterioso. Así puedo presentarme como alguien interesado en la condición humana y los temas serios de The Wire pero también, porque veo The Office , como un tipo tierno y con sentido del humor.

El lado oscuro de esta pasión es que nos volvemos hinchas de nuestras series favoritas. Las defendemos como si fueran parte de nosotros mismos. En estos días he defendido Homeland , que mañana empieza su segunda temporada en Argentina, como si fuera un asunto personal, perdonándole errores que a otras no les perdono. No está bien, pero es demasiado tarde para cambiar de equipo.

El ejercicio de hoy es para guapos de la observación. O sea: es difícil.

Sin embargo, tiene tanto de difícil como de inequívoco. O sea: no es “discutible”, es de clarísima resolución.

Para quienes lo encuentren, el momento Eureka! será poderosamente explícito e inconfundible.

¿Recuerdan este personaje que parecía filtrado en la tribuna que vimos la semana pasada?

Bueno, hoy, en la foto pueden encontrar un personaje absolutamente fuera de lo común, pero solo si se concentran.

O sea: están en el horno.

Veremos.

Comments off hasta mañana. Buen lunes y buena semana.

« Older entries § Newer entries »

cfd2b7705cd2da1605b3f72d1f5c5a37RRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR