February 2012

You are currently browsing the monthly archive for February 2012.

Eso que dice el título nomás. El resultado es una galería bien curiosa.

Antes, cuando los teléfonos no sacaban fotos, las fotos se guardaban en álbumes. Y esos álbumes, se miraban de tanto en tanto.

Parece que esto fue hace un siglo, pero no, no fue hace tanto.

Sin embargo, ahora las fotos se ven en la computadora, en el teléfono, en el celular, en FB, en cualquier lado, menos impresas. Los álbumes son elementos del pasado, de otro mundo, un mundo que ya no existe.

Así las cosas, nuestras fotos viejas, desde hace unos años a esta parte, están relativamente a mano. No es raro encontrarse con fotos que nos producen la sensación de que éramos más jóvenes, teníamos más pelo, estábamos más flacos.

Ahora, y disculpen que los tutee, imaginate esa sensación si fuiste Terminator o Rambo, y te encontrás con otro Terminator, u otro Rambo, de casualidad, sin producción para las cámaras, en un hospital.

La foto que está después del salto es contactar con que el tiempo pasa.

Para todos.

Están avisados.

Read the rest of this entry »

Leer el título de este post de MTV me despertó una curiosidad inmediata, casi instintiva. Al oído, me resultó un descubrimiento innovador. Porque se combinan dos elementos que ya existían -los romances de oficina y las líneas de tiempo- en una forma original.

La curiosidad inicial se debió a dos motivos, en principio, de orden comunicacional:

Motivo 1:

¿Cómo presentarán la información, fotos, dibujos, cuál será el recurso?

Motivo 2:

¿Cuál será el final?

Bueno, antes de que vayan al grano, mis comentarios sobre ambos motivos.

Respuesta a la pregunta del Motivo 1:

La resolución gráfica es un poco pobre (qué fácil es criticar), pero resuelve la idea con creces. La idea es tan compacta, que casi cualquier resolución iba a funcionar. Y la elegida  -fotos con poca gracia- también funcionó.

Respuesta a la pregunta del Motivo 2:

El final no decepciona, redondea una idea muy lograda. Pero tampoco impacta como final. La idea es  la línea de tiempo combinada con todos los clichés de los romances de oficina. Ironizarlos en una línea de tiempo, desde el vamos, funcionaba como idea. La creatividad del descubrimiento no se plasma en un gran guión, pero bueno, quedó algo crítico el post aunque decir que la idea un poco me había gustado.

(Vía)

Un jefe es como un padre, es la figura de autoridad, es alguien que se mira hacia arriba. Como a Dios, salvando las distancias. Por eso, sin embargo, también se comporta como si lo fuera: recibe los reclamos y los pedidos más caprichosos. Y, a la vez, actúa de la forma más arbitraria posible.

Ser jefe es una gran complicación en la vida de las personas, siempre exagerando un poco para que se entienda.

Sin embargo, salvo honrosas excepciones, cuando la jefa es mujer y el reporte es mujer, la cuestión se pone realmente peliaguda, a menos que la que tiene el rol coyuntural de jefa sea una persona justa, equilibrada, equitativa, serena, bien intencionada y emocionalmente equilibrada. Sí, otra vez equilibrada. El equilibrio emocional vale doble.

Pero si las personas no somos equilibradas, ni todo lo demás, ¿por qué lo íbamos a ser si nos llegara la hora de ser jefes?

A esto se suma que en el jefe se depositan todas las frustraciones. Quienes no se animan a cambiar de trabajo, quienes no saben hacer sus tareas, quienes no poseen autocrítica, todos, le echan la culpa a su jefe.

O sea, un roto para un descosido.

Tener jefe es odioso, porque las personas somos odiosas. No existe una salida elegante.

Ni los que mandan ni los que reportan están preparado para asumir su rol con madurez.

Con honrosas excepciones, repito, la relación con el jefe no tiene futuro. No es culpa de nadie, es la naturaleza humana. Sepan entender la generalización, ya sé que su jefe es divino, y ustedes, los que son jefes, también son divinos. Hablo de otra gente.

Pero por suerte y como si el panorama no pintara negro, llegó Facebook para hacer todo más difícil aún. Ahora no sólo tu jefe es tu jefe si no que es tu amigo y mira tus fotos del fin de semana.

Entonces, más temprano que tarde,  se plantea la cuestión decisiva: ¿lo acepto no lo acepto? Aunque más no sea vía muro, ¿quiero a mi jefa de amiga?, ¿realmente deseo que exista un entorno en el que nuestra relación pueda estar definida por la palabra amistad?

Según esta encuesta, una de cada cinco personas tiene a su jefe de amigo en FB.

Pero no sé si es por hipocresía o por desconexión emocional, según vemos debajo, la mayoría cree que esa relación ambigua que se produce no lo afecta o, peor aún, mejora su efectividad.

Rápidamente: cada grupo tiene sus propias características, a esas características digámosle “Cultura”. Como todos participamos de diferentes grupos, todos formamos parte de diversas culturas. Con mis amigos soy de una forma diferente a como soy en el trabajo por un motivo simple: estoy inmerso en otra cultura, con otros códigos, con otros patrones de comportamiento aceptados: con otras características. Las características compartidas determinan la cultura.

En Facebook mezclo todos los grupos, y se produce un crisol de culturas.

Esa mezcla es garantía de conflicto. En  esa mezcla todo puede ocurrir.

No me importa lo que diga la encuesta. No me vengan con esa pavada de que las Redes sociales mejoran la Comunicación Interna.

vía: @pabloalaniz

¿Qué es el impacto?

¿Qué cosas nos impactan?

¿Qué tiene que ocurrir para que algo nos sacuda del tono en el que estamos?

Seguro es un proceso. Es decir, un período de tiempo a través del cual  pasamos de un estado mental a otro. Y que se detona con un estímulo.

A continuación, un video que muestra cómo se hace la publicidad engañosa, que de alguna forma desnuda como se construye el impacto.

Y eso es lo que impacta.

¿Se entiende? Impacta ver como se construye el impacto.

.

Siguiendo con el tema, el humor también produce un quiebre. La base del humor es el impacto.

Ese quiebre es cuesta abajo o cuesta arriba.

Por ejemplo, Seinfeld era cuesta arriba.

Seinfeld es, en mi opinión, todavía, la mejor serie de la historia de la TV, porque hace lo más difícil: humor sin golpes bajos ni morbo.

El “humor sano” es poco frecuente porque es dificil. Es cuesta arriba. Generar impacto sin morbo, golpes bajos o apelar nuestro cerebro reptil,  no es para cualquiera.

Las bromas pesadas, en cambio, son cuesta abajo.

El quiebre se produce en base a romper, no a crear.

Algo se quiebra, se produce el impacto.

Miren la primera situación del video. Lo que se quiebra es la armonía.

ut dolor. commodo eleifend felis felis Sed