November 2011

You are currently browsing the monthly archive for November 2011.

Por lo original, supongo.

A esta altura de los acontecimientos, ya prácticamente no quedan dudas de que las laptops se imponen en el contexto organizacional, y medio de caualidad, la portabilidad facilita el trabajo en equipo, ya que se pueden transportar de un lado para otro y hacer reuniones en cualquier lugar.

Falta que se instale el working at home para que estas posturas sean “laborales”.

Buen día y buena semana.

Vía

| Videopodio (142) |

.

BRONCE

El tono del video de bronce puede ser demasiado local para los visitantes extranjeros, pero bueno, así viene la mano. Se trata de los bloopers de campaña de un pre candidato a presidente, llamado “El Alberto”.

Prometió casas a 22 USD y WiFi gratis para todos los argentinos, y así y todo, perdió por paliza. Para mí fue por la elección de la camisa.

PLATA

Otro de surfistas y ballenas. Son hipnóticos.

ORO

Y para el final, la ganadora del campeonato mundial de baile en caño. Es apto para todo público, y es impresionante lo que hace.

Hasta el próximo fin de semana.

Ante todo quiero aclarar que las calificaciones de la semana pasada no fueron en serio. O no todas.

Claramente se veía el rostro de mujer, pero era para ver qué decían nomás.

Siempre quise ser un profesor arbitrario e irracional.

Hoy volvemos a la senda del bien, pero con un ejercicio muy dificil.

De las próximas 5 imágenes, solo dos son fotografías, las otras tres son pinturas hiperrealistas. Pero si miran bien, se van a dar cuenta.

1.

2.

3.

4.

5.

Comments off por un rato.

¿Sí?, ¿es?, ¿qué opina la comunidad siempre crítica de lectoras del blog?

Para mí no. O sí. En una de esas.

No sé qué pensar. Siempre algo se retoca.

Cada tanto aparece algo genial, como el robot que servía café.

Esta vez, el asunto es menos tecnológico, y hasta diría más útil: post its con forma de reloj.

Alto invento.

Vía: tecnoculto

El detalle definitivo del gráfico: que las cuestiones legales aplasten a las ideas.

Todo el peso de la realidad.

Newer entries »

amet, consectetur risus. venenatis Aenean Nullam quis leo. ut ut