November 2010

You are currently browsing the monthly archive for November 2010.

.

Una muestra de que se puede aplicar creatividad a cualquier cosa.

.

Podés seguirme en Twitter en @internalcomms

Vía

“Podemos dividir la mayoría de las lenguas en dos grupos: las tonales y las no tonales. La lengua china, por ejemplo, pertenece al primer grupo, donde el tono tiene mucha importancia. Una sutil diferencia en el tono de ciertos sonidos puede cambiar radicalmente el significado, ésta es una de las razones por las cuales a un adulto que ya habla una lengua no tonal le es tan difícil aprender chino. Sin embargo en las lenguas no tonales el tono de la palabra hablada no afecta al significado.”

La cita -y un interesante estudio sobre la influencia de la genética en las lenguas tonales- es del blog NeoFronteras.

Y para ilustrar el asunto de las lenguas tonales, transcribo un fragmento del genial libro “El antropólogo inocente”, de Nigel Barley (pág 72).

“Los dowayos no tuvieron nunca conciencia de las dificultades que su idioma planteaba a un etnógrafo europeo. Se trataba de una lengua tonal, es decir que el tono en que se pronuncia una palabra altera su significado. Muchas lenguas africanas tienen dos tonos; los dowayos emplean cuatro. Distinguir un tono alto de uno bajo no entrañaba dificultad alguna, pero entre estos dos parecía que todo era posible.

Y el asunto se complicaba todavía más por el hecho de que los dowayos combinan tonos para fomar entonaciones específicas, y un tono puede muy bien verse afectado por los de las palabras contiguas. A esto hay que añadir los problemas dialectales. En algunas zonas juntan varios tonos, además de emplear un vocabularios y una sintaxis distina.

Puesto que lo importante es el tono relativo, al principio me resultaba dificil acostumbrarme a hablar primero con una mujer de voz aguda y luego con un hombre cuyos tonos altos están al mimso nivel que los bajos de la mujer.

Pero lo que más me deprimía…”

Tienen que leer el libro, rebosante del mejor humor inglés, es una obra de arte.

Podés seguirme en Twitter en @internalcomms

En un breve pero muy interesante post, Enrique Dans se enfoca en la caducidad de los modelos de educación: cambia la tecnología, por ende cambia la forma en la que nos relacionamos con la información, por ende deberían cambiar las metodologías.

Por ende, 🙂 hay que leer a Dans para entender un poco más del asunto:

“Usar el teléfono para comunicarse mediante mensajes de texto o mensajería instantánea se ha convertido ya en la principal fuente de distracción en clase: nada que no sepa cualquiera que tenga un hijo en edad escolar con el que se comunique de manera fluida, pero que llama la atención ver en los medios. Las clases se han llenado de chavales que, con impresionante habilidad, teclean sin mirar o con miradas rápidas con el terminal debajo de la mesa, del mismo modo en que antes se pasaban notitas de papel”.

Pueden continuar la lectura en el sitio original.

Podés seguirme en Twitter en @internalcomms

¿Qué es la admiración?

¿Por qué admiramos el valor?

¿Por qué cuando alguien enfrenta alguna situación que se acerca a un límite, más allá de nuestra simpatía o antipatía, nos despierta ese extraño sentimiento?

¿Por qué es atractivo el valor ajeno?

No sé, en principio, no tengo idea.

Solo creo que algo hay adentro de los seres humanos, una fibra íntima que nos conecta a todos y nos hace respetar el valor. Nos hace rendirnos ante otro par que supera un límite.

No nos pasa con la belleza, que cambia con la época.

No nos pasa con la inteligencia, que despierta simpatía o envidia, según.

O también admiración, sí, pero no esa admiración de las que les hablo.

La admiración es otra cosa, más vinculada a los ancestros.

La admiración por lo épico.

No quiero decirle admiración al sentimiento positivo que nos despierta la inteligencia ajena. La inteligencia no despierta emociones viscerales.

Con el desafío a los límites, con el valor, pasa algo raro.

BRONCE

Primero, para ilustrar el tema de la inteligencia, en esta suerte de reflexión desordenada, este video de Bronce puede servirnos para pensar por contraste. Fíjense que se produce un engaño, básicamente comunicacional. El jugador simula que el partido esta detenido y se larga a correr, engañando a todos.

Más allá de la avivada, es dificil de admirar profundamente. No hay ningún valor personal puesto en juego. Es inteligencia aplicada a torcer las reglas. A lo sumo simpático, curioso, o gracioso. Pero no admirable.

Uno admira cosas que lo emocionen, que lo conecten con el lado “claro” del corazón (por usar una metáfora bastante pobre, pero es para explicarme, está al servicio de la idea).

Y que quede claro que no tiene que ver con un jucio de valor sobre la jugada. Solo nos permite profundizar en qué es la admiración.

(Vía)

.

PLATA

En contraste, miren esta otra jugada de este arquero. Pasa rápido, hay que ver la repetición.

No hace falta saber nada de deporte para admirar, para sentir que algo nos rebota adentro y nos despierta un sentimiento de admiración aún contra nuestra voluntad. La picardía -basada en la inteligencia- estaba bien, pero era eso, una picardía.

.

ORO

Y por último, el mayor grado de admiración, llega cuando vemos a alguien pelear contra molinos de viento, y además ganar.

Cuando alguien desafía los obstáculos de frente, cuando los arrasa; no cuando simula y logra zafar (porque la idea de pasar entre los defensores mirando al cielo, silbando bajito y con cara de nada, puede ocurrir una vez, a lo sumo dos).

Pero si somos capaces de desarrollar la habilidad de enfrentar los obstáculos de frente, supongo que eso ya nos queda para siempre.

Lamentablemente no encontré ejemplos humanos. Solo una rata que no le teme a los gatos.

¿Será una señal?

Hasta el próximo sábado.

Podés seguirme en Twitter en @internalcomms

El ejercicio de observación de hoy ya tiene 13 14 15 16 17 comments correctos y otros tantos mails que, efectivamente, descubrieron quién había sacado la foto.

Y para quienes aún no se dan cuenta, miren un poco más: la respuesta está ahí. A la tarde abro los comments.

Mientras, después del salto, pueden ver el mejor ejercicio jamás inventado por un hombre para liberar tensiones.

Read the rest of this entry »

Alejandro, un atento lector del blog, me envió la fotografía para el ejercicio de hoy.

La consigna:

¿Cómo sabemos si esta foto fue tomada por un hombre o por una mujer?

Comments off por un rato.

Como ya es costumbre, la revista Time seleccionó los 50 inventos del año.

El que me llamó la atención fue el auto Driverless de Google, tecnología que definen como “lógica y eficiente” (¿qué nos estarán queriendo decir?).

No me llamó la atención el hecho de que los manejen a distancia ni la tecnología en sí, tanto como que los haya inventado ¡Google!

Con paciencia, pueden recorrer la galería completa.

Podés seguirme en Twitter en @internalcomms

La tendencia de bloquear las Redes Sociales en el trabajo sigue en ascenso.

Por el momento, los únicos que son bien vistos en las organizaciones para usarlas (Facebook, Twitter y YouTube, básicamente) son los departamentos de Marketing o Asuntos Públicos. Es su trabajo.

Para la Comunicación Interna todavía es una contradicción que no vislumbra una salida clara: todas las empresas quieren -necesitan- estar mejor comunicadas, pero prohíben el acceso, en muchos casos, con arcaicos sistemas de creencias sobre la productividad.

Y en otros casos con razón.

Según el blog All Facebook, el 50% de las pequeñas y medianas empresas en Gran Bretaña ya bloquea Facebook.

La tendencia en Argentina en las empresas medianas y grandes -a boca de urna- parece clara: no Facebook, no YouTube, no Twitter (aunque el uso activo de Twitter en usuarios de más de 35 años es ínfima todavía, cosa que no ocurre con Facebook).

Si bien hay excelentes casos de éxito (recuerdo el de GM), y lentamente las herramientas colaborativas se van implementando -muy lentamente, si comparamos con su avance en su medio natural, el mercado- el salto definitivo se dará cuando haya un mayor número de profesionales con una formación sólida en la implementación corporativa, que no es lo mismo que ser un usuario final.

En las empresas, generalizando, “todo es política”. Y quienes menos cintura tienen para la “política corporativa” son los más jóvenes. ¡Oh casualidad!: quienes más saben de 2.0.

¿Qué es priemero? ¿El huevo o la gallina?

Parece que el avance de las Redes Sociales en el trabajo, seguirá siendo lento.

Podés seguirme en Twitter en @internalcomms

Vía: @PabloAlaniz

Un interesante gráfico generado por The Wall Street Journal sobre el uso de dispositivos en relación al momento del día en el que se leen diarios online.

Si bien este tipo de estadísticas no aplican a países de habla hispana (no sé España, no creo) siempre es bueno conocer las tendencias, ya que no tardará tanto para que se impongan en los targets de mayor consumo de los mercados emergentes.

Por supuesto me enteré vía Twitter, gracias a @DaianaMLS

Podés seguirme en Twitter en @internalcomms

La explosión de las redes sociales modificó de forma definitiva la comunicación entre las personas. Sin embargo ese crecimiento exponencial no tuvo su correlato en el interior de las empresas. Por qué las herramientas colaborativas no se imponen en las comunicaciones en el trabajo.

¿Por qué no es permitido Facebook en el trabajo y su uso en muchas ocasiones es mal visto?

Facebook hace unos días pasó los 500 millones de usuarios y si fuera un país sería el tercero en cuanto a cantidad de habitantes. Pero en las empresas lo bloquean. Esto no es un capricho o ceguera: es política interna. Las redes sociales cambiaron los códigos de lectura y la dinámica de la atención. A las corporaciones no les gusta esto.

Los directores, en su mayoría, son Baby Boomers y las comunicaciones están cambiando infinitamente más rápido que las personas. También hay usuarios poco moderados que pierden el tiempo y hace un uso irresponsable de la web.

Hace poco encontré un chiste muy bueno en el que, en medio de una entrevista laboral, el empleador le explicaba al candidato a ocupar un puesto que el principal beneficio corporativo era permitirle estar conectado a Facebook.

Me causó mucha gracia porque capta de forma muy sensible lo que está ocurriendo hoy en las compañías con las redes sociales.

– Nuestro paquete de Beneficios es que no bloqueamos Facebook.

.

¿En algún momento dejará de ser conflictivo el uso de nuevas tecnologías en el trabajo?

Las redes sociales involucran emocionalmente a los usuarios con mucha fuerza. Una parte de nuestra vida queda reflejada online. Y así como primero los departamentos de sistemas bloquearon YouTube, ahora se sumaron Facebook y Twitter. Con Facebook las personas se involucran más, están más comprometidas, entonces cuando lo bloquean genera mayor nivel de malestar.

Ese malestar con el tiempo va a ir tomando cuerpo en una demanda legítima. “¿Cómo puede ser que esta empresa no tenga en cuenta mi vida personal? Lo que hago online contribuye a mi bienestar también”, será un argumento. Hoy las Redes Sociales esperan en la recepción de las empresas, pero en el largo plazo van a ganar la batalla corporativa.

¿Por qué van a ganar esa batalla si hasta ahora no lo han hecho?

Porque ya existe toda una generación que piensa que el mail es cosa del pasado. La comunicación interna en la que cada empleado va a generar contenidos (texto, imágenes, video), es probable que llegue de la mano de una camada que por edad todavía no desembarcó con fuerza en las empresas; que todavía no ocupa roles de conducción.

Estos “usuarios furiosos” de las redes sociales, nativos 2.0, que ya terminaron la escuela primaria con banda ancha y celular, son los que en un futuro van cambiar el polo a la comunicación en ámbitos laborales. Son quienes van a abandonar el tradicional rol de audiencia pasiva que tienen los empleados para ser lo que naturalmente son, emisores activos, pero ahora en el trabajo.

En algún momento comenzarán a exigir una vida organizacional 2.0. Y yendo más allá, la generación de nativos 2.0, es decir quienes nacieron con las redes sociales, recién están ingresando en la secundaria. Los canales de comunicación interna se van a transformar como nunca antes lo han hecho hasta ahora. Los house organs tienen más de 50 años de historia, y siguen siendo, unidireccionales. La sociabilización en los contenidos, tarde o temprano, va a terminar con este modelo estático de las comunicaciones.

¿Sirve Twitter para la comunicación en las empresas?

Twitter es un canal. Y como en todo canal donde el contenido lo administra quien lo usa, a malos usuarios, malos contenidos. Pero cuando se comprende el código, se transforman en herramientas poderosas. Twitter no tiene la culpa de nada. Twitter no es el presente de las comunicaciones en el trabajo. Ni el mediano plazo siquiera. Twitter es un canal natural para otra generación, una que viene más conectada. Así como está hoy, con sus códigos, su función de red social, con sus limitaciones -y sus fortalezas-, no se va a usar para comunicaciones internas.

Porque las empresas, en este sentido, funcionan igual que las personas: tienen una tendencia natural a negar lo que no controlan. Y Twitter, es incontrolable. El Messenger también fue discutido en su momento. Sí, y todavía lo es. Aunque muchas organizaciones lo adoptaron a regañadientes, ya que si hay algo que no es alentado en una empresa, es un canal -y todo aquello- que no se controla totalmente.

Twitter lo comenzó a usar una generación que va a tardar 15 años en instalarse en los roles de conducción más altos de un organigrama. Se podría hacer la pregunta también con Facebook. ¿Sirve para comunicaciones internas?  Sí,definitivamente. ¿Se va a usar? No creo.

Lo van a usar las personas, dudo mucho que lo adopte y formalice alguna organización. Por los mismos motivos, tanto Twitter como Facebook trascendieron la lógica organizacional, sus contenidos son como las personas, impredecibles. Y eso nunca va a ser favorecido por el entorno corporativo. Las personas son 2.0 pero las organizaciones no.

¿Cuáles son los beneficios de utilizar herramientas 2.0 con públicos internos?

Replantea los vínculos, integra a las áreas y cambia la dinámica de los conflictos. Se generan nuevos códigos de visibilidad interna como por ejemplo que un Gerente General detecte con mayor claridad a las personas que generan las mejores ideas y se potencia y documenta la gestión del conocimiento. Esto es raro que pase en empresas que superan los 300 empleados. Ahí solo se ve lo que muestran los jefes.

Estas discusiones que comienzan por la herramienta –como la Intranet- siempre terminan en aspectos culturales. De lo hard a lo soft. Es cuestión de tiempo para que las tecnologías colaborativas encuentren su punto justo en las organizaciones.

¿Cuándo ocurrirá esto?

Lo soft es más difícil de abordar corporativamente, simplemente, porque es más difícil de medir. Y también porque la comunicación no es una ciencia exacta. El hecho de que una empresa cuente con las herramientas participativas, como blogs, wikis, microblogging, no significa que la gente las pueda utilizar de forma libre. La dinámica de las relaciones es muy diferente en el trabajo, que en nuestra vida fuera del mismo.

Los empleados no están haciendo el aprendi zaje sobre las nuevas tecnologías sociales en sus trabajos, sino que aprenden afuera, en forma artesanal, intuitiva, en base al ensayo y error, usando Facebook, Twitter, leyendo blogs.

Y luego ese conocimiento, en forma lenta y gradual, se filtra hacia el interior de las organizaciones; hasta que un día será imprescindible, y voilá, un día están entre nosotros. Como pasó con el mail.

¿Cuál es el estado de la Comunicación Interna 2.0?

Las empresas marchan muy por detrás de lo que ocurre con la comunicación y las formas que adquieren las relaciones online en ámbitos no laborales. Que la web 2.0 no haya tomado por asalto la cultura organizacional, que no haya revolucionado a los departamentos de RRHH como lo hizo con las relaciones de pareja por ejemplo, no se debe a una cuestión generacional o de adaptación, o a que el Management no entienda el fenómeno 2.0, o a que las empresas están llenas de dinosaurios, sino a cuestiones más básicas.

Las empresas están diseñadas para ganar dinero. Mientras más dinero mejor. Y el dinero se gana seduciendo clientes. Mientras más clientes mejor. Y los empleados trabajan para que las empresas convenzan a esos clientes de sus bondades, en suma, de que les den su dinero. Todos los empleados, del primero al último. Mientras más empleados estén alineados con el negocio, mejor.

Ahora, mientras no haya mediciones concretas de que lo 2.0 le hace ganar dinero a las empresas, cualquier riesgo en la implementación es demasiado alto.

¿Por qué las empresas no siempre se ocupan de que sus empleados estén comunicados e informados?

Porque más allá de una intuición y algunas herramientas, no se puede mostrar que eso les haga ganar dinero con absoluta claridad. ¿Por qué las empresas siguen haciendo comerciales de TV? Porque al final del mes, si hicieron TV, vendieron más.

En cambio, por una buena gestión de la comunicación, la información está disponible en tiempo y forma, y los proceso organizacionales se corren de la manera correcta, la empresa es más eficiente, y por consiguiente más rentable.

Pero el recorrido para probar que esto es así, es mucho más largo. Incluso con mediciones profesionales, es más difícil trazar una relación directa entre la comunicación interna y la rentabilidad.

¿Son temidas las herramientas sociales por jefes y gerentes?

Algo de eso hay. Más que miedo, pocas ganas de meterse en problemas nuevos. En la comunicación 2.0 el usuario es el rey, el amo, el emperador supremo de ese universo. No se me ocurren más metáforas para graficar que lo que el usuario quiera hacer o decir, por más caprichoso o arbitrario que parezca, puede decirlo sin mucho fundamento. El anonimato es válido y las opiniones sin filtro son bien recibidas.

La web 2.0 es democrática. Y las organizaciones, son todo lo contrario. El empleado no es el rey, el rey es el cliente. El empleado está para servir al cliente. Las organizaciones son verticalistas en extremo, en general con una larga tradición de liderazgos coercitivos.

Las Redes Sociales están del otro lado del péndulo, más allá que potencialmente cuenten con la fueraza de acelerar y resolver conflictos de los que nunca se enfren tan en las empresas.

Podés segurime en Twitter en @internalcomms

…—…

El texto corresponde a una entrevista que me realizaron en mi rol de Presidente de Whycomm S.A. para la revista digital GeneraciónBA, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que dedicó un número completo a los “Los jóvenes y las Redes Sociales”.

También participaron de la edición el consultor Michael Ritter y Rodrigo Teijeiro, fundador de Sónico.

« Older entries

094bbff14bc46cb3ca0dc6beda4d7601&&&&&&&&&