August 2010

You are currently browsing the monthly archive for August 2010.

El programa TVR realizó un informe sobre CNV.

“Con McLuhan pasa algo extraño: basta sustituir en sus textos la palabra “televisión” por “Internet” o cambiar “medios electrónicos” por “medios digitales” para que asuman una contemporaneidad asombrosa. Con estos pequeños retoques los textos de McLuhan parecen haber sido escritos la semana pasada por el más lúcido de los ciberfilósofos”.

Gran post sobre una de las luminarias intelectuales de la comunicación. No dejen de leerlo.

Vía

Estaba desesperado porque fuera sábado para que vieran este video. No sé si es para el bronce, pero va primero. Necesito que lo vean YA.

(vía)

BRONCE

Listo, ahora podemos seguir con más tranquilidad.

PLATA

Hay gente que lleva la maldad en la sangre; es como una segunda naturaleza. Porque para que se te ocurra una broma pesada de este calibre, hay que ser un poco sádico: piloteando un avión, de pronto se hace el dormido.

Igual me gustó. 🙂

.

ORO

El primer lugar de hoy me-ma-tó. Por favor les suplico que vean las repeticiones en cámara lenta.

Hasta el próximo sábado.

¿Ustedes jugarían con un revólver en la boca?

Después del salto, la resolución y el ejercicio de hoy.


Read the rest of this entry »

Otra galería de bNET de gran calidad visual.

El estilo es el mismo que ya vimos sobre los Millennials, pero esta vez en la categoría Jefes.

Las clasificaciones instaladas de liderazgo (las de Wikipedia), por momentos, parecen detenidas en el tiempo y el espacio.

Por eso me gustó este material con una mirada crítica y, si bien se mantiene en estereotipos, realista.

El problema de las técnicas para el desarrollo de habilidades blandas siempre es el mismo: para que funcionen HAY QUE UTILIZARLAS. Y todo el mundo se resiste.

Pasa con técnicas creativas o con técnicas para mejorar habilidades de negociación o conversación. En general no se entrenan, porque existe la creencia de que luego las situaciones no se replicarán en ese sentido. Porque la vida tiene otra lógica y no la que sugieren las técnicas.

Eso en parte es cierto.

Pero el motivo de entrenar las técnicas no es esperar que en la vida se repita la misma-exacta situación entrenada, no, el objetivo es desarrollar distinciones que podamos utilizar en cualquier contexto: llamemos a estas distinciones “herramientas”.

La pregunta “¿funcionan las técnicas?” tiene una respuesta inequívoca: SI.

¿Y entonces por qué era que no se las usa?

Porque las personas somos refractarias al esfuerzo organizado, y a cambiar nuestros patrones de comportamiento.

A continuación hay un listado de técnicas, que en general son aplicadas en forma intuitiva:

1. Mostrar interés: Pruebe que está escuchando utilizando lenguaje corporal o breves respuestas verbales que muestran interés y preocupación. Frases simples como “sí”, “OK” o “ya veo” muestran efectivamente que está prestando atención. Esto alienta a la otra persona a continuar hablando y le entrega más control de la situación al negociador.

2. Parafrasear: Dígale a la otra persona lo que le ha oído decir, ya sea citándola o resumiendo lo que ha dicho.

3. Etiquetar las emociones: Esto significa adjuntar una etiqueta tentativa a los sentimientos expresados o implicados por las palabras y acciones de la otra persona. Esto muestra que usted está prestando atención a los aspectos emocionales de lo que la otra persona está comunicando. Cuando se utiliza de manera efectiva, etiquetar emociones es una de las más poderosas habilidades disponibles para los negociadores, porque ayuda a identificar los problemas y sentimientos que dirigen el comportamiento de la otra persona.

4. Reflejar: Repetir las últimas palabras o la idea principal del mensaje de la otra persona. Esto indica interés y comprensión. Por ejemplo, un sujeto podría decir: “Estoy enfermo y cansado de ser mandoneado”, a lo cual un negociador puede responder: “Se siente presionado, ¿eh?”. Reflejar a la otra persona puede ser especialmente útil en las etapas tempranas de una crisis, mientras los negociadores intentan establecer una presencia de no confrontación, ganar información inicial y construir a una buena relación.

5. Preguntas abiertas: Utilice preguntas abiertas en lugar de preguntas con “por qué”, las cuales podrían implicar interrogación. Si lleva la mayor parte de la conversación, disminuye las oportunidades de aprender sobre la otra persona.

Las preguntas abiertas efectivas incluyen: “¿Podría contarme más sobre eso?”, “¿No entendí lo que acaba de decir: podría ayudarme a comprender explicándomelo mejor?” y “¿Podría hablarme más sobre lo que le sucedió hoy?”

6. Mensajes con “Yo”: Los negociadores tienen que evitar ser provocados cuando expresan cómo se sienten sobre ciertas cosas que la otra persona dice o hace. Utilizar declaraciones con “yo” hace que usted ostensiblemente pierda el rol de negociador y reaccione al sujeto como cualquier persona.

Y si llegaron hasta acá, el inolvidable inmortal Sr. Thompson en pleno diseño de conversación.

Vía

Piedra, Papel o Tijeras, es un juego de estrategia, observación e inteligencia. A continuación, ocho simples pasos para ganar siempre”, promete la siguiente infografía.

El primer consejo me pareció muy bueno: “Los hombres tienden a producir Piedra en su primera movida. Si estás jugando contra uno, trata de usar Papel

Click sobre la imagen para leer a tamaño completo

Vía

Uno de los problemas que plantea Twitter es la disgregación continua de la atención.

Al dejar de hacer lo que estamos haciendo para ponernos a twittearlo, fraccionamos la realidad, la entrecortamos, le restamos fluidez.

El orden secuencial que propone es el siguiente: Hacemos. Twitteamos. Seguimos haciendo.

Más gráfico: estoy viendo un partido de fútbol, dejo de verlo unos instantes para twittearlo, y una vez que envié el mensaje, vuelvo a ver el partido de fútbol. Dentro de todo, el ejemplo es benigno, ya que mirando TV seguimos siendo espectadores pasivos.

¿Vivir o Twittear la vida?

Las dos cosas no se pueden hacer al mismo tiempo.

Si el alunizaje ocurriera hoy…

“En la luna… LOL”

Twitter pide que dejemos de concentrar nuestra atención en algo, para concentrarnos en la comunicación de ese algo. Dejamos de pensar en los acontecimientos para pensar en la exhibición de los mismos. Dejamos de disfrutar el hecho en sí, para pasar a disfrutar el hecho de que otros sepan lo que estamos viviendo.

Y por otro lado, entra en juego un fuerte componente emocional de autovaloración. “¿Qué pasa si no comparto algo que estoy haciendo? ¿Nadie se va a enterara que estuve acá?” En la lógica del Twittero más activo, no compartir algo importante es como no haberlo hecho. Si se va de viaje a Nueva York, un twittero de ley no piensa en dejar de twittear hasta su vuelta, no, al contrario, “twitteo más que nunca. Que se sepa que acá estoy”. Y a eso se le dice compartir, supongo, porque exhibir queda feo.

En estos casos Twitter es un medio para reforzar positivamente nuestra autoestima, lo usamos para mostrarles a los demás, a ese impreciso colectivo virtual que denominamos amigos, que nosotros también somos importantes.

Para una futura generación esta va a ser una situación nativa y no incorporada, una práctica social con la que se criaron. Y entonces vivirán este proceso de exposición de otra forma, más natural, porque para ellos va a ser efectivamente natural.

Pero para una gran parte de los twitteros de hoy (en la que me incluyo), Twitter tiene que ver con información que se comparte (no en todas las situaciones pero sí en muchas) por una cuestión de autoestima.

Un ejemplo claro fue el último mundial en Sudáfrica. Quienes estuvieron allá, no dejaban de compartir fotos en Twitter que capturaban con el teléfono móvil. Pero ninguna de esas fotos, o un porcentaje mínimo, era interesante. En el subtexto todas decían lo mismo: “no se olviden que estoy en Sudáfrica, y ustedes no, eso quiere decir que soy importante. Quiéranme por eso.” Hace 10 años nomás, esta dinámica de visitar un lugar y compartir una foto online, era ciencia ficción.

Pero además, si yo no me exhibo, y uno de mis amigos sí lo hace, en esa comparación de status quedamos por dabajo. Y entonces, si no me fui a Nueva York o a Sudáfrica, me tengo que ir a comer un bife de chorizo con papas fritas a la mejor parrilla de Buenos Aires para paliar la angustia de sentirme inferior, y ya que estoy sacarle una foto al bife, y compartirla, y escribir “comiendo un bife de chorizo“, cuya traducción interna sería: “vieron, yo también soy importante, yo como bife de chorizo, ¿a ver qué están comiendo ustedes?”.

Si bien es una caricatura de la situación, y las cosas nunca son tan lineales, creo que ese es el proceso que ocurre emocionalmente.

Como toda comunicación que involucra cuestiones de los seres humanos, los mensajes son muchos, ambiguos y reflejan un mundo interno desconocido incluso para las propias personas.

Este es uno de los motivos por los cuales las redes sociales no llegan a las organizaciones para su comunicación interna. La autoestima de las personas en el trabajo, no crece necesariamente mostrándose importante; es más, el lucimiento innecesario despierta envidias y muchas veces perjudica la propia carrera.

Para tener perfil alto en el trabajo, hay que tener un talento especial. O desarrollar poder real. Exhibirse puede traer problemas, porque a nadie le gusta que le digan “yo soy más importante que vos, ¿no ves que estoy en Sudáfrica?

Podés segurime en Twitter en @internalcomms

Continuando con los Videopodios de una sola pieza, si quieren deshidratarse por los ojos, vean el video que está debajo.

Se trata de la captura del momento exacto en el que soldados que regresan de la guerra, se encuentran con sus hijos y otros seres queridos.

Ay, Dios mío, después de ver unos segundos, perdí la dignidad y shoré como un marrano. Debe ser de los golpes más bajos que se pueden dar audiovisualmente.

Si por casualidad lo ven en la oficina, sepan que van a pasar un papelón. Por suerte hoy es sábado.

(Y, como siempre, hasta el próximo sábado).

—…—

Podés seguirme en Twitter en @internalcomms

Entrada en calor: en esta foto hay algo raro.

¿Qué es?

Debajo pueden ver el gif animado de la bailarina que gira a la izquierda y hacia la derecha a la vez, según como uno enfoque.

Bueno, el ejercicio de hoy -la foto de abajo- también tiene un truco de perspectiva.

¿Cuál es?

Comments off por un rato. Listo, abiertos.

« Older entries

consequat. leo mi, risus suscipit Nullam Phasellus elit. felis commodo odio ultricies