January 2010

You are currently browsing the monthly archive for January 2010.

Una Red Social de microblogging, con más de 55 millones de usuarios, que se puede actualizar con mensajes de 140 caracteres y desde diversos dispositivos, como celulares o la computadora.

– ¿¿¿QUÉ COSA???

Bueno, si tienen ganas de profundizar, este es un post para neófitos.

Se pueden descargar el ebook “Twitter para quien no usa Twitter” del periodista Juan Diego Polo, editor de wwwhat´s new.

Twitter_para_principiantes

Descargar el eBook en .pdf

En InternalComms, varias veces se abordó el tema Twitter:

Aunque en realidad, lo más fácil para aprender sobre Twitter, es registrarse y usarlo. Y ya que están, pueden seguirme en www.twitter.com/internalcomms

Vía: eBlog

Hace un tiempo descubrí un gadget tan pero tan inútil, que pensaba tomarlo como ejemplo para poner punto final a las pseudo reseñas de chucherías para el escritorio, que solemos compartir aquí.

Se trataba de una Piedra USB.

Sí, leyeron bien. Una piedra + Un puerto USB = Una piedra USB. Acá pueden leer (en inglés) las simpáticas especificaciones, pero igual se las adelanto: no hace nada, no sirve para nada, es una piedra.

Las fotos:

1c208_usb_pet_rock_ondesk

c208_usb_pet_rock_inhand

Retomo. Con gran cautela y previsibilidad, tuve un segundo de claridad. Y, se los juro, me dije:

– Ojo, no comentes nada, no escribas nada, seguramente va a salir algo más inútil que la piedra USB, vas a volver a tener ganas de escribir sobre gadgets, y ya vas a haber abierto la bocota.

Y, debo reconocerlo, fui un visionario. 🙂 Porque finalmente salió.

Miren que había que poner a trabajar la creatividad para hacer algo más inútil que una piedra USB (¡¡¡una piedra!!!).

En fin, pueden ver el gadget en cuestión, en el siguiente video.

No pienso avisarles de qué se trata porque es, justamente, y tengo que repetir, tan pero tan simple, que me costó entenderlo.

Casi como Twitter. 🙂

Mi dirección de Twitter, en donde habitualmente comparto este y otros gadgets imprescindibles, es twitter.com/internalcomms

Para los fanáticos de las redes sociales, o mejor, para los fanáticos de analizar las redes sociales (que no es lo mismo 🙂 ) una aplicación flash con algunas funcionalidades muy interesantes: con un click nomás se puede saber la actividad en el último año, mes, semana, día y hasta segundos… en Twitter, Facebook, YouTube, cantidad de post y otros.

La primera pregunta que me hice fue de dónde sacaba los datos, pero en el sitio original está explicado con claridad: estadísticas a partir de estadísticas. Me gusta el sistema, ya que dentro la poca fiabilidad con la que se manejan estas cifras, es serio.

Vía: Taller de TIC

H.

Me resulta tan delicada la trajedia de Haití, que no me animo a escribir al respecto por temor a no expresarme con claridad.

Por eso en esta oportunidad tomo prestado un texto de Martina Rua, periodista de Radio Continental y colaboradora de La Nación y Perfil entre otros medios, que me resultó entre crudo y emotivo, con un título oportuno y sutil.

H., por Martina Rua

Escenas del infierno, y cada tanto un milagro. Antes del martes eran pobres hasta el extremo. Hoy … hoy ya no saben ni cómo llamarse. ¿Afortunados? ¿Por haber sobrevivido para vivir en un país que tendrá a más del 80% de la población en la pobreza absoluta? ¿Por seguir viviendo escuchando el llanto eterno de las historias que iban a ser?, ¿de las madres sin bebés y los hombres sin mujer?

Los cuerpos brotan como carnes obscenas entre los fierros y los que toda la vida fueron negros se mueren blancos y rojos hasta el pelo y con gusto a concreto en la lengua y con arenilla incrustada debajo de las uñas. Veo el momento cuando tembló la puta tierra y la gente se baja del auto, y corre y para y corre y mira y no hay a dónde correr.

“Centenares de miles”, gritan las noticias con voz de castellano neutro que podrían estar hablando de un nuevo shampoo para perro y sonaría igual. “No nos olvidaremos de ustedes”, promete el presidente del mundo. “Estoy aquí abajo”, escribe alguien por SMS y se salva.

Está cayendo la tercera noche en la que, como si montaran una colorida carpa de circo, las sábanas se clavan a dos palos y se transforman en casas. Las que tienen leche en las tetas la racionan entre sus hijos y los de las que ya no están. Ya casi nadie siente la yema de los dedos ni los dedos. Miles descansan un poco con piedras como almohadas y vuelven a quitar escombros, ahora en la oscuridad. Hago la transferencia inevitable de sentir la muerte del hijo, del amado, de la madre, de la esperanza. Y pienso en todos ellos. Y pienso en ellos dos.

.

..–..

Publicado originalmente en La ventana

Videos de Comunicación, Creatividad y Cultura Organizacional dispersos en la red.

BRONCE

En lo personal, entre el frío y el calor, prefiero el frío. El calor no me deja pensar. Y además esa es la única alternativa que encuentro para que alguien haya decidido meterse en la siguiente pileta: que no puede pensar.

Vía Oddee que hace un agotador post con fotos de muchedumbres.

PLATA

En el segundo lugar, otro periodista de TV, imprescindible para hacer un videopodio digno.

Miren la pataleta que se agarra el comentarista J. J. Santos (“¡estoy hasta los huevos!”, dice sacado 🙂 ), durante el último mundial de clubes, supongo que en la previa a la transmisión.

ORO

Y el Oro es para el instinto animal. Casi que impresiona ver con tanta claridad cómo el perro detecta el terremoto -en California- unos segundos antes de que ocurra.

Hasta el próximo sábado.

Por un motivo que no tengo del todo claro, los World Record Guinnes siempre me cayeron mal.

Es una sensación en la boca del estómago. Tendría que meditar un buen rato para definirla. Es esa cosa morbosa que tienen. En fin, a priori, no me caen simpáticos.

El asunto es que se presentó una nueva edición del Libro de los Récords Guinnes, y el evento de lanzamiento fue una acción de comunicación de alto impacto: el hombre más alto del mundo, el turco y ex basquetbolista Sultan Kösen, de 2,46.5 cm, junto al más bajo, el chino He Pingping, de 74.61 cm.

Las fotos:

world_record_guinnes1

world_record_guinnes4

world_record_guinnes5

world_record_guinnes3

world_record_guinnes2

sultan-kosen-he-pingping-2010-1-14-10-48-35

Vía

Podés segurime en Twitter en @internalcomms

Según leo en Uberbin, Paul Frommer, un lingüista de la Universidad de South California, desarrolló para Avatar, la película del momento, un nuevo y completo idioma: el Na´vi, que es hablado por los habitantes de Pandora.

Como este es un blog de comunicación, tenía que contárselos, pero en realidad lo único que me interesa son los efectos 3D.

El refrán “en casa de herrero cuchillo de palo” es una verdad abrumadora, aplastante y definitiva.

¿Por qué motivo?

Bueno, espero que estén listos para recibir el conocimiento en todo su esplendor porque tengo una teoría brillante al respecto.  🙂

Las empresas pequeñas funcionan como las personas. Y las personas, generalizando sin pudor, dan menos valor a las cosas que menos le cuestan, así como tienden a valorar más las cosas que más le cuestan.

En ambos comportamientos se prescinde del valor per se que tienen las cosas. Los profesionales que valoran con más realismo su trabajo (y no a partir de intereses personales o de cuánto lo disfrutan) tienden a capturar las mejores oportunidades.

Eso nunca jamás pasa en las coporpaciones, ya que al ser el dinero el fin último, las interpretaciones subjetivas sobre el precio y el costo, no tienen mucho lugar. Con la rentabilidad no se juega.

Otro motivo, tal vez más racional, que ayuda al “En casa de herrero…”, es que la estructura que se necesita para producir lo que se comercializa no necesariamente es demandada para su propia producción.

El producto o servicio que se produce apunta a cubrir las necesidades de otro tipo de empresas, que tienen sus propias problemáticas. Siempre hablando de comercio BtoB.

Entonces no siempre es necesario que una empresa que fabrica ladrillos, tenga una oficina de ladrillos. Este ejemplo se puede traspolar internamente. Y por eso los valores organizacionales no siempre coinciden con lo que la organización es. Porque no hace falta.

El ejemplo por excelencia: Ernst & Young Arthur Andersen y Enron. Una auditora que debía velar por la legalidad financiera sumida en un escándalo mayúsculo de corrupción.

¿Otro ejemplo? Los bancos y el sistema de encaje. La última muestra violenta fue el corralito. Quienes debían velar por los ahorros de los ciudadanos, fueron parte de una estafa de dimensiones épicas.

Sin ir más lejos, en el 2009, el año de la crisis, las tasas de interés alcanzaron picos desorbitantes que aún mantienen.

Pero dejemos el sistema financiero de lado, porque la discusión se politiza. Y pasemos rápidamente al estudio de arquitectura Selgas Cano, de Madrid, que tiene las oficinas más bellas que veo en mucho tiempo. Y un site al tono con la disrupción que proponen.

Si tienen tiempo, tómense un minuto para navegarlo.

Cuando una organización logra burlar el axioma de los herreros, sus casas y sus cuchillos de pao, está camino a la excelencia.

selgascano_1

selgascano_2

selgascano_3

selgascano_4

Vía: Isopixel

Excelente y gracioso reflejo de lo que ocurre en las búsquedas laborales.

Vía

song-chart-memes-job-search

Muy entretenido el blog que encontró el incansable Arturo Goga.

Se trata del sitio Things you saw in a Movie, “un blog que nos dice exactamente eso: la ropa, objetos, y demás cosas que vimos en la película, y dónde comprarlos“, según se puede leer.

Y sigue:

“¿Se preguntaban de dónde salió la casaca de Brad Pitt en Inglorious Basterds –foto-, los lentes de Hancock, el vestido rojo de Milla Jovovich en Resident Evil?

ingloriousbasterdjacketEn Things You Saw in a Movie, encontrarán no solo el modelo, sino links para poder comprarlos

El website es fácil de navegar, con las películas en la parte superior, y luego una descripción de los objetos una vez que entramos a la sección de la película dentro del blog”.

Este post fue tan copypasteado que si quieren visitar el sitio en cuestión, tienen que pasar por ArturoGoga.com

« Older entries § Newer entries »

ut lectus accumsan Phasellus velit, id ut ipsum Sed neque. ultricies