July 2009

You are currently browsing the monthly archive for July 2009.

Videos de Comunicación, Creatividad y Cultura Organizacional dispersos en la red.

 Para hoy, como podrán apreciar desde el título, un videopodio optimista. Los tópicos que vamos a ver tienen una característica marcada: o son bellos o son alegres.

BRONCE (Belleza):

El tercer puesto es compartido, o sea, sería el puesto 3.2, 🙂 para el fenómeno conocido como Manhattanhenge (“Solsticio de Manhattan” Flickr / Wikipedia), que ocurre solo dos veces por año (el 28 de Mayo y el 12 o 13 de Julio).

El fenómeno consiste en que el sol se alinea con las calles de la ciudad permitiendo ver un atardecer hollywoodense, que dura 15 minutos. Antes del video, qué encontré en PuntoGeek, que a su vez lo encontró en Me quiero ir deviaje, algunas fotos para entrar en calor:

 1_manhattanhenge.jpg

2_manhattanhenge-nueva-york.jpg

3_manhattanhenge-turistas.jpg

atardecer-manhattan.jpg

 Y ahora sí, el video:

Continuando con la belleza, para el puesto 3.1 un video en HD del “Kuroshio Sea” el segundo tanque acuario más grande del mundo, en Okinawa, Japón. Les recomiendo verlo en el link original, que está a mayor tamaño.

Kuroshio Sea – 2nd largest aquarium tank in the world – (song is Please don’t go by Barcelona) from Jon Rawlinson on Vimeo.

PLATA: (Belleza y Alegría)

Para el puesto 2.2 el video de un gol. A los lectores que no les gusta el fútbol, les parecerá un video menor. Pero para quienes sí lo disfrutamos, es una jugada dificil de adjetivar. Hace rato que no veía la repetición de un gol TANTAS veces seguidas sin cansarme. Este video sería belleza.

Y después de la habilidad suprema, un video (2.1) sobre cómo simular habilidad para la web. Me causo mucha gracia porque entré como un caballo (para los lectores foráneos, “logró engañarme”). Este video es alegría.

ORO (Alegría):

En mis valores internos, la alegría rankea mucho más alto que la belleza. Es ideológico el tema: la imagen no puede estar nunca jamás por encima del contenido. No hay vuelta, entre algo bello y algo alegre, prefiero lo alegre. Entre un diseñador y un redactor, prefiero al redactor 🙂 McLuhan estaba equivocado: el medio no es mensaje, sino que usurpa su lugar.

Y por eso el Oro es para la alegría. La gente que le pone alegría a la vida, cuenta con el apoyo de mi costado más cursi, sensible y bien intencionado. Vía este twett.

Uno de mis isologotipos favoritos es el de Federal Express. Y el motivo es que encierra una sutileza: si prestan atención encontrarán una imagen “oculta” vinculada al core de la compañía.

fedex.jpg

El asunto es que cada vez que me cruzo con la marca en la calle tengo la oportunidad de lucirme sin esfuerzo, 🙂 a costa de transformar a mi ocasional interlocutor en una víctima, con una conversación calcada:

Yo, con cierto aire casual:

– ¿Sabés qué es lo que más me gusta de la marca FedEx?

Al ser inesperada, la pregunta sorprende, y genera cierta intriga.

 Víctima ocasional, con las expectativas en alza:

 – No, ¿qué cosa?

Me, again, seguro de mí mismo:

– La flecha.

Víctima ocasional, aún despistada:

– ¿Qué flecha?

Yo, ahora simulando la humildad de los sabios:

– Si te fijás bien, entre la E y la X se forma una flecha, que refleja el espíritu de la marca, sus atributos de velocidad, servicio, bla, bla, bla…

La reacción de sorpresa es instantánea, ya que la flecha se distingue en forma inmediata.

 copia-de-fedex.JPG

Víctima ocasional:

– ¡Sí, qué bueno!

Si bien no es un gran descubrimiento, es uno simpático. Nunca conocí a nadie fuera del micromundo de la comunicación que se haya dado cuenta por sí solo del detalle. Ni siquiera que lo haya escuchado en algún lado. Son temas que a la gente normal no le interesan.

La gente -ese colectivo difuso al que cariñosamente llamo víctimas– siente que ahora sabe algo más. Y es cierto, en efecto sabe algo más. Algo que no le va a servir para nada, algo que no puede aportar sentido a la vida de nadie, pero algo al fin. Eso pasa con el saber.

Y luego del breve intercambio, poniendo mi mejor cara de especialista, cambio de tema. De alguna manera, queda flotando en el aire que es uno de los tantos secretos de la psicología de masas que domino. 🙂

Gracias a un post en el blog de Arturo Goga llegué a otras marcas que esconden mensajes ocultos, de los que no me había percatado, y que me aseguran nuevas oportunidades de afirmar mi imagen de experto ante futuras víctimas desprevenidas. 🙂

Los cuatro que más me gustaron:

amazon.com

amazon-logo.jpg

Dos detalles en uno: la flecha indica que desde la “A” a la “Z” encontrarás todo lo vinculado a las letras, y por el mismo precio también representa la sonrisa de atención al cliente. Una genialidad (una verdadera lástima el último bochorno).

HORROR FILMS

horror-films.png

Genial otra vez. No se me ocurre otro adjetivo. Se puede ver la cara de horror y a la vez una cinta. Síntesis en estado puro. Genial. ¿Ya lo dije?

Toblerone

toblerone_logo.jpg

Por lo menos una vez por año, compro Toblerone. Lo tengo asociado a los viajes. Sin embargo nunca había puesto mayor cuidado en la marca.

Parece que el Toblerone es de la ciudad de Bern, en Suiza, también conocida como “Ciudad de los osos”. Si prestan atención, en medio de los Alpes se puede ver la figura de un oso. Genial 🙂

yoga australia

yoga-austrailia.jpg

Este es más difícil de adivinar, incluso ya conociendo de qué trata el post. ¿Alguna idea? Si aún no lo sacan, acá hay una pista.

Quienes quieran ver algunos ejemplos más, hay toda una galería en el post original: “25 logos with hidden messages – Amazing Graphic Designing tricks!“.

La intro en flash, ese engendro animado que precedía al contenidos de muchos sitios, marcó toda una época. TODAS las páginas tenían la suya.

Y esto era, en parte, porque “contaban una historia” como nos gustaba decir a quienes, desbordados de entusiasmo, las presentábamos al cliente.

El flash siempre fue una herramienta noble, el problema ha sido el uso poco apropiado que se ha hecho de ella.

Las primeras intros podían ser cubos tridimencionales, puntos que se transformaban en pelotas y rebotaban por la pantalla o brillitos que iban y venían. “Brillitos” serían esos reflejos en movimiento que recorren una superficie acentuando el volúmen, en la búsqueda de un toque “cool”. Luego, con la evolución y combinación de programas, el asunto ganó en complejidad y calidad.

Pero la época en la que las intro en flash eran una novedad, que no favorecía la navegación del sitio pero aportaba otros atributos, ya pasó. Ahora, una intro en flash es casi una mala palabra y está muy mal vista por los especialistas. No van más. Caput.

Se pueden leer varios artículos al respecto, con claros motivos de por qué son una mala idea, entre los que se destaca el hecho de que Google no indexa indexaba flash en sus búsquedas.

Pero lo que quería compartir es la imagen que inspiró el post, que refleja técnicamente este sentimiento de fastidio que despiertan en los desarrolladores.

flash.jpg

Vía: Angryaussie.wordpress.com / Vía: wafer.it

En abril del 2006 el dibujante italiano Donald Soffritti comenzó a postear la serie de personajes “Decadencia”.

Hasta el día de hoy ha desarrollado 27 superhéroes en la tercera edad, siempre demacrados. Nada de viejitos piolas o felices, en todos los casos, están de última.

Lo que me llamó la atención de las ilustraciones es la parte de la historia no contada: ¿Qué pasó en el medio? ¿Por qué llegan tan mal a viejos?

El motivo principal del impacto que generan está logrado por una pequeña trampa: las caricaturas los retratan como a humanos que envejecieron. No muestran a superhéroes en la tercera edad, sino a seres de carne y hueso, a personas que parecen disfrazadas. Ese puede haber sido el brief: dibujar personas, no superhéroes, y luego vestirlas de superhéroes.

superheroes_10.jpg

superheroes_26.jpg

superheroes_01.jpg

superheroes_02.jpg

superheroes_03.jpg

superheroes_19.jpg

superheroes_24.jpg

Se puede conocer más sobre el trabajo de Soffritti en su blog personal. Y ver el resto de las ilustraciones en Izismile.com

A continuación se puede ver el trabajo que se tomó el diseñador Matthew Robinson para generar una demostración visual sobre qué tipografía consume más tinta a la hora de imprimir documentos.

Lo que me gustó es cómo logra captar la atención a través de un cambio de perspectiva, en un tema que si lo tomamos aislado (el ahorro de tinta) no le interesa a nadie.

Así comienza el proceso, con Matthew coloreando la palabra Sample, en diferentes tipografías:

16_mattrobinsonstage1.jpg

16_mattrobinsonstage2.jpg

16_mattrobinsonstage3.jpg

16_mattrobinsonstage4.jpg

Y luego llega el momento de comparar los resultados, que muestran con una simpatía y contundencia irrebatibles la tinta que gastó cada lapicera: ¿Quieren ahorrar tinta? Para los documentos de trabajo (que luego serán impresos) deberán seleccionar la tipografía Garamond.

Y si no, después no se vengan a hacer los ecológicos…

16_pensinorder1.jpg

Me quedo con el párrafo final de Esquizopedia, en donde me enteré del tema: “Bueno, ya sabes, si odias a tus jefes y a tu compañía usa Impact, mientras que en tu casa usa siempre Garamond. Te vengaras y ayudarás a tu bolsillo y medianamente a la ecología del planeta. “ 🙂

Amigos lectores, ¡Feliz día!

amistad.jpg

Vía

Quien haya trabajado en servicio al cliente sabe que la pregunta es tramposa. Porque no existe un solo cliente en el mundo, interno o externo -solo tienen que estar en condiciones de exigir- que acepte en forma voluntaria que algo quede mal.

Aunque en la prisa por resolver nos asegure que no importa, que lo entreguemos “así como está”, luego ocurre que si la calidad no es la deseada, hay conflicto en puerta.

Puede acerptar el “así como está” porque no le queda otra, o porque en parte también es responsable del proceso, o por otra causa que se me este escapando. Pero la regla de oro del servicio es la siguiente: “LA CALIDAD NO ES NEGOCIABLE”. Y muchas veces, por el tema de las urgencias, es difícil de cumplir en toda su dimensión.

Igual, cada maestrito con su librito, y ya puedo anticipar algún comentario del estilo “a veces entregar a tiempo es lo que el cliente valora como calidad”. Bueno, no vamos a hacer una discusión interminable. Solo digo que no, que en la disyuntiva entre entregar algo rápido o entregarlo bien, SIEMPRE, hay que entregarlo bien. Aunque se tarde un poco más.

Por supuesto, la primera opción es, siempre, rápido Y bien: en eso el cliente tiene razón. Lo que no quita que el mundo está fuera de sus cabáles.

Videos de Comunicación, Creatividad y Cultura Organizacional dispersos en la red.

 Para hoy, un videopodio que me gustó mucho seleccionar. Todos los videos son de calidad. Empecemos que hay mucho para ver.

  BRONCE

Temprano en la mañana, cuando recién nos despertamos, aún en ese estado de anemia cerebral y profunda modorra corporal, cuando ya estamos conscientes de que debemos abandonar la cama pero aún no juntamos la fuerza suficiente, también se despierta la primera mentira del día.

 Atrincherados entre las sábanas, dejamos vagar nuestra imaginación libremente, ingenuamente, y visualizamos el mundo como un lugar dócil, moldeable a nuestro antojo, en el que realizaremos todos nuestros deseos con facilidad, con holgura digamos.

Siempre con los ojos cerrados, apretados, nos visualizamos como quijotes modernos, capaces de enfrentar a los molinos de la vida con un temple, un vigor y una prestancia dignas del más implacable 007, el que protagoniza Pierce Brosnam por caso.

 La emoción nos desborda, nos inunda, nos sentimos poderosos, arrasadores (¿nunca se sintieron arrasadores?) hasta el momento en que abrimos los ojos. Entonces nuestra ilusión, y todo el coraje y demás pensamientos desmedidos desaparecen, se esfuman, y ahora sí que el mundo es ancho y ajeno.

 “Cinco minutos más”. Esa es la primera mentira del día.

Genial animación.

PLATA

La diferencia principal entre manejar un Jetsky y manejar una moto, es el tránsito. Lo bueno de manejar en el mar es que no hay semáforos, ni caminos. Cuando uno quiere doblar, solo dobla. Ante tanta libertad, la tendencia nautral es a acelerar en línea recta.

Ahora, estoy ansioso por conocer la diferencia entre manera un Jetsky y un submarino personal con forma de Delfín (!!!). Antes de ver el video, tienen que ver la galería de fotos. No hay caso, Occidente está diseñado para consumir.

ORO

Y para anticipar el día del amigo, el mejor comercial de los últimos años.

El eterno tema de la comunicación entre hombres y mujeres. Literatura universal.

comunicacion_masculina_femenina.jpg

Son pocas las profesiones con códigos de comunicación tan marcados como la del programador.

Por mi propio trabajo (una mezcla entre director de proyectos, consultor y creativo) me ha tocado lidiar con públicos internos de todo tipo: ingenieros, médicos, operarios de plantas que fabrican autos, medicamentos, golosinas o artículos para el hogar, bancarios, empleados públicos, periodistas, transportistas, fuerzas de venta, petroleros, y un largo etcétera.

Pero nunca, en ninguno caso, ví códigos internos tan específicos en el lenguaje como los que manejan los programadores.

No sé bien cómo explicarlo, pero la del programador es una realidad paralela. Que con un poco de paciencia y una base mínima de un conocimiento duro de adquirir, uno comienza a entender, y hasta desea formar parte.

Pero está claro que son otra especie. Están los seres humanos, el reino animal, las plantas, los minerales y los programadores. 🙂 Me río del tema, pero no exagero.

Los programadores, además de su propio lenguaje, que es una mezcla de castellano, inglés, palabras que modifican su significado dependiendo de otras palabras que en realidad son siglas y varios jeroglíficos vinculados a los unos y los ceros, por supuesto, tienen su propio humor.

Hablar con un programador es como hablar con un ingeniero que tiene más sensibiliad, más cultura chatarra y la misma dascalificación solapada por el resto de los mortales, que según ellos no razonan con rigurosidad.

Esa rigurosidad los lleva a ser verticalistas en extremo, muy respetuosos de las jerarquías, algo que no ocurre en todas las industrias. Para un programador, el jefe siempre es el jefe. Pueden amarlo u odiarlo, pero es el jefe.

Otra característica es que son públicos extremadamente precisos para el brainstorming. Los mejores racionales o justificaciones de una idea, se los escuché a programadores. Debe ser por esa mezcla de amor hacia la cultura chatarra y la rigurosidad mencionada, que no se da casi en ninguna profesión.

Ya a modo de comentario personal, es uno de los públicos internos con los que mejor me he llevado. Y cuyo humor vinculado al trabajo, cuando lo entiendo, es de los que más me gusta.

(Click para ver a tamaño completo) 

e-business_on_demand1.jpg

Por último un video que habla de esots códigos: “Abrace a un desarrollador hoy”

Vía: DiegoSalama.com

« Older entries § Newer entries »

Donec consectetur Phasellus ipsum luctus nunc ut felis