June 2009

You are currently browsing the monthly archive for June 2009.

Sólo de artículos destacados.

 5_wikipedia-1.jpg

 5_wikipedia-2.jpg

Vía: Neatorama

En el blog Fabio.com.ar, en su sección habitual de los viernes intitulada, con justicia, Links de viernes, encontré una animación en flash que me llamó la atención por lo bien hecha y original que es.

19.jpg

Pero antes de verla, el primero de dos disclaimers:

Disclaimer 1: Sobre el link recomendado. 

Se trata de una animación en flash muy lograda. Hice un pequeño testeo y a grandes rasgos causó lo siguiente: a algunas mujeres no les gustó, les dio impresión, pero incluso a las que les cayó mal, coincidieron en que la animación estaba muy bien realizada.

Luego me enteré que en el mundillo y comunidades de desarrolladores flash, la animación no es novedosa, y que hay una versión similar en la que el protagonista es George W. Bush, pero no la encontré.

Por mi parte, no conocía la animación, pero igual no tengo mucho en cuenta el comentario de los especialistas, ya que los desarrolladores flash son como los diseñadores gráficos: piensan que las palabras son imágenes 🙂 , concepto que profundizaremos en otra oportunidad.

Por las dudas, les aviso que además de mirarla pueden interactuar un poco. Y que es hipnótica, adjetivo que se está poniendo de moda en este blog.

Sin más palabras, el link a la animación digital.

Disclaimer 2: Para quienes no conocen los Links de viernes. Como decía al inicio, todos los viernes uno de los blogs argentinos más entretenidos (Fabio) publica una sección en la que recomienda curiosidades.

73455783.jpg

Como le ocurre a muchos, si pasa el viernes al mediodía y todavía no leí los Links de viernes, a menos que esté saturado de trabajo, ya me empiezo a impacientar.

Los recomendados son muy variados y muy divertidos, y cada tanto aparece alguno vinculado al trabajo. Dejo dos ejemplos más:

Una foto de la oficina del nuevo pasante.

Una búsqueda laboral, que puede ser fake o demasiado WTF.

Hay dos clases de temas, entre todos los que pasan por el blog, que me gustan especialmente: la cultura chatarra vinculada al trabajo, por un lado, y las relaciones humanas, también en ámbitos laborales, por el otro.

Estas últimas, en general, analizadas desde aspectos comunicacionales. O sea, reflexionar sobre el bagaje comunicacional consciente o inconsciente que despliegan las personas, sobre la imagen que se proyecta en cada interacción y sobre si lo que ese vínculo comunica tiene un correlato o no con el mundo interno de los involucrados.

Sonó complejo pero es una pavada: las cosas nunca son lo que parecen, y menos cuando de relaciones interpersonales se trata, y menos todavía cuando esas relaciones se dan en el trabajo. Bueno, para resumir, me interesa profundizar en todo ese -infinito- asunto.

Pero para hoy, hay una galería sobre un ícono que ha producido y va a producir una gran cantidad de cultura chatarra para el trabajo: el mouse.

computermouse06.jpg

A modo de anécdota personal, me acuerdo que la primera vez que tuve un mouse inalámbrico, me olvidaba de recargarlo. Entonces, cada dos días, aparecía un cartel que me avisaba que: “El ratón se ha quedado sin baterías”.

Me causaba gracia la advertencia, porque me recordaba que, si bien mouse significa ratón, tenía cierto rechazo a asociar ese aparatito que tanto usaba con la imagen de un ratón. Mientras que los ratones me resultaban algo desagradables, el mouse era casi un amigo inseparable.

computermouse07.jpg

A continuación, pueden ver un video, también algunos gráficos de la patente del primer mouse de la historia:

Y para finalizar, una galería de ratones “inusuales“. 🙂

computermouse02.jpg

computermouse04.jpg

computermouse05.jpg

computermouse08.jpg

 computermouse09.jpg

 computermouse10.jpg

computermouse11.jpg

computermouse12.jpg

computermouse13.jpg

computermouse14.jpg

computermouse15.jpg

computermouse17.jpg

computermouse18.jpg

En la primera parte de este post sobre el libro Pasiones de Celuloide, transcribí el capítulo “El arte esquivo del guión cinematográfico“.

Seguido a ese capítulo, viene otro muy interesante titulado “Cine y literatura”. En un próximo post completaré la trilogía con la transcripción de “Palabras e Imágenes”, para dar fin a estas mini entregas que conectan en cine y la escritura. Pero, como dice S. Covey, primero lo primero.

“Cine y literatura”, por José Pablo Feinmann

Hay un punto de partida notoriamente correcto para diferenciar al cine de la literatura: el cine se expresa con imágenes, la literatura con palabras. Sin embargo, su corrección es limitada.

El cine no se expresa sólo con imágenes, se expresa también con palabras. Es como si por querer diferenciarlo de la música dijéramos que el cine no es la música porque se expresa con imágenes y no con sonidos. Falso. Y nadie lo sabe mejor que los sonidistas: el cine se expresa también con sonidos.

Ocurre que mal podríamos definir al cine tratando de decir qué no es. Por ejemplo: que no es la música porque no expresa la primacía de los sonidos. O que no es la literatura porque no expresa la primacía del lenguaje.

Así, se va por mal camino. Y por una transparente razón: el cine es un arte esencialmente totalizador. Es una sumatoria y una combinatoria. Palabra, imagen, sonido, todos esto es absolutamente esencial en el cine.

En cuanto a la “notoriamente célebre” diferenciación con la literatura (la que dice que lo distintivo de la literatura es la palabra, y lo del cine la imagen) también habría que repensar hasta qué punto toda literatura no es una poderosa fábrica de imágenes.

Pocas veces el lenguaje reposa absolutamente en sí mismo. El lenguaje es comunicación y –por naturaleza- siempre remite a algo.

Podemos solucionar la búsqueda de una diferenciación hablando de “primacías”. Primacía de la palabra en la literatura, primacía de la imagen en el cine. Sólo que no se avanza demasiando con algo tan evidente.

Resulta, por el contrario, más fascinante y enriquecedor explicitar que tanto en la literatura como en el cine los niveles de entrecruzamiento y eficacia entre imagen y palabra surgen para potenciarse mutuamente. Que no existe una literatura que no convoque imágenes (aun cuando exaspere una postura inmanente con el lenguaje). Que no existe un cine que no requiera de la palabra.

Ante una afirmación como la precedente se alzarán las posturas absolutistas. Dirán: la verdadera literatura es la que reposa en la creación de su lenguaje.

El verdadero cine es el que reposa en la producción de imágenes y no claudica ante la “dictadura expresiva” de la palabra. Con lo cual tendríamos, en el caso de la literatura, una estética de la no-significación. Es decir, un lenguaje que no remite a nada, salvo a sí mismo. Y en el cine una estética del silencio. Es decir, imágenes que deben ser absolutamente autosuficiente para narrar lo que hay que narrar, sin incurrir, claro, en la tentación, en el facilismo del lenguaje hablado.

No por pretender soluciones de compromiso, sino porque creemos que –a esta altura del desarrollo de las artes- pocas actitudes pueden ser tan creativas como las de apertura y complementación, es que proponemos una paz duradera y fructífera entre imagen y palabra. La imagen “habla”. Y la palabra nos hace “ver”.

Consultemos al saber popular. Se dice: “una frase luminosa”. O se dice –luego de escuchar un buen razonamiento- “ahora lo veo claro”. La “luminosidad” mencionada en el primer texto remite a la luz del cine. En el cine también la luz es “luminosa”. Y lo es en el sentido expresivo: la luz está para que veamos y su ausencia para que no veamos. En ambos casos la luz revela el sentido. La “claridad” mencionada en el segundo texto expresa una visión.

Se “ve” una idea. Se la ve, finalmente, “clara”. Se la ve como una imagen. De aquí que el pensamiento –pese a reclamarse habitualmente “abstracto”- llega a su exquisita culminación cuando las ideas se “ven”, se ven “claramente”, se ven como “imágenes”.

El guionista –cuyo instrumento es la palabra escrita- sabe que su escritura está destinada a convocar imágenes. Así, su escritura debe ser ascética pero expresiva. Debe marcar las acciones sin invadir territorios que no le pertenecen. Salvo que sea fundamental para la trama, de nada sirve que el guionista diga que el sillón de la sala es verde. O que “las sombras de la habitación comienzan a ser lentamente disueltas por las luces del amanecer que ya se insinúa a través de la ventana”.

Este texto es agraviante para el director de fotografía. El del sillón verde, para el escenógrafo. Y si el guionista escribe: “en sus ojos brilla una furia demencial”, está usurpando la creatividad del actor, ya que será éste, con su interpretación, quien decidirá si esa furia es o no demencial.

Es bueno que el guionista se imponga etos respetuosos ascetismos (respetuosos, claro, con la esfera de acción de los restantes miembros del equipo, ya sean técnicos o actores), porque si se los impone, ante todo, él, quizá logre que, luego, en el set respeten su trabajo.

Que un actor, por ejemplo, no le diga al director: “No me sale `Voy a odiarte hasta el último de mis días´. Preferiría decir: `Sabés una cosa, voy a odiarte hasta el último de mis días, no sé si me entendés´”. Que, claro, no es lo mismo.

Videos de Comunicación, Creatividad y Cultura Organizacional dispersos en la red.

BRONCE

5 pasos para cambiar la imagen. El 3ro es “Perdés el trabajo”. Vía LosMejoresAnunciosDeTelevision.com

PLATA

Los lectores que no son de argentina (más o menos la mitad) es muy probable que no hayan visto la campaña de Twistos, con el eje “Lo más lindo del trabajo es cuando no trabajás”.

ORO

Este comercial es un un poco más jugado que el anterior, y las risas son muy contagiosas. Acá hay un muy buen análisis de la campaña.

 

“Diciembre de 1941. Enlistando para la Marina. Oficina de reclutamiento, San Francisco”.

 headhunters.jpg

“Oficina de Información de Guerra”. Ver a tamaño completo.

 ineedtogetalife.jpg

Viene desde acá:

clicony:

                kernel:

                     mmoroca:

                                hellou:maritu:enlaluna:mariiiianita

Como sé que este blog es leído por muchos editores o responsables de house organs y newsletters internos, me pareció interesante compartir “Las mejores tapas de revistas del 2008”, un documento que encontré en Scribd.

También se pueden ver las 10 mejores del 2007.

Jessica Alba puede ser una buena opción de tapa de julio. 🙂

Best Magazine Covers of 2008

El poder de síntesis es un don. Por eso, cada vez que puedo, lo festejo desde este espacio.

Ahora encontré en el blog del Consultor Anónimo un proceso científico 🙂 para saber si ya es neceario cambiar de trabajo. Se trata de contestar tres preguntas simples.

En el último año… ¿he aprendido cosas nuevas? ¿me he divertido con mi trabajo? ¿he recibido una compensación satisfactoria? En caso de que la respuesta a cualquiera de esas preguntas sea negativa… es el momento de cambiar“, explica Consultor Anónimo.

algoritmolaboral.jpg

En el gráfico del ejemplo, la variable de ajuste está marcada por la “Diversión”. Aunque por mi parte, cuando tengo la oportunidad de elegir, siempre priorizo el aprendizaje.

Por último, también me causó gracia el nombre de la imagen:  algoritmolaboral.jpg

¿Alguna opinión?

Este es un post pasatista, vinculado a la creatividad. Es como esos ppts que nos mandan saturados de paisajes, frases empalagosas y melodías de clase de yoga. pero en post. 🙂

La frase que más me gustó:

“A menudo reusamos aceptar una idea simplemente porque el tono de voz en el que ha sido expresada no nos simpatiza”

Tal cual.

Eso pasa cuando no pensamos, cuando sólo miramos la cáscara de las situaciones, o cuando nos quedamos en la imagen de algo. Y también a la hora de evaluar personas que recién conocemos. Nos quedamos con la interpretación antojadiza que nos devolvió nuestra cabeza de una primera impresión, y nos perdemos por completo a una persona con una o muchas ideas que pueden resultar valiosas.

Y todo porque nos cayó mal un gesto, o algo que interpretamos erróneamente.

Y después de mucho tiempo, cuando la vida nos maltrata por otros asuntos y se da la casualidad que volvemos a pensar en el asunto, nos damos cuenta que las cosas -lo que fuere, personas, situaciones, ideas- no eran tan así.

Lo más importante para desarrollar la creatividad, es desarrollar el criterio.

Esa frase es mía, la voy a incluir en un ppt y se las envío. 🙂

« Older entries § Newer entries »

risus venenatis dolor. fringilla diam tristique ut Sed venenatis, Donec eget