June 2009

You are currently browsing the monthly archive for June 2009.

Mapas y retoques con una mirada creativa.

argentina.jpg

 79zhcnymeke6ir4s41h8ysamo1_400.png

 3190712014_9c0d1809a0.jpg

 011.jpg

Lamento no haber guardado los links con las fuentes. Se debe a que he ido guardando las imágenes en forma desordenada. Alguno puede llegar a ser de Adsoftheworlds.

Un almanaque que muestra los días laborales según cada actividad.

Si sos un trabajador normal:

 cal.JPG

.

Si sos algo inconstante:

calin.JPG

.

Si sos el Rey:

calrey.JPG

.

Si sos un ama de casa:

calama.JPG

.

Si sos un trabajador de media jornada:

calmed.JPG

.

Si sos un trabajador “resacoso” (este es muy bueno):

calres1.JPG

 .

Si sos striper:

calgo.JPG

Lo encontré en el blog Nimias Cosas Mínimas, que propone un ejercicio permanente de creatividad.

Mientras en Argentina se está por decretar la emergencia sanitaria, dejo una reflexión superficial y algunas muestras de humor gráfico que están circulando por la web, sobre un tema que ya es dramático.

gripe-a.jpg

Si bien es un costado menor del asunto, la Gripe Porcina trajo adosado un problema de branding profesional y personal: el hecho de que contagiarnos nos colocaría, tal vez en forma inconsciente, en la categoría “chanchos”.

Y eso también contribuye a la locura generalizada.

ffff.jpg

Así como muchas veces las marcas se combinan para compartir atributos, o mismo las personas toman prestado el doble apellido que les otorga una empresa, lo mismo ocurre con las enfermedades.

gripea.jpg

Si se llamara Gripe Louis Vuitton, porque únicamente se contagiara a través del contacto con productos originales de la pomposa marca francesa, no produciría tanto temor, ni tanto rechazo. Además de que no habría tantos contagios 🙂

594.gif

(Click para ver a tamaño completo)

El ser humano es irracional, somos irracionales. Hay infinidad de asuntos en los que no medimos el peligro real que nos puede causar algo, pero rápidamente captamos el peligro cuando es nuestra imagen la que está en juego.

Paradójicamente, el temor a la combinación de atributos creo que en este caso nos ayuda a cuidarnos más. En fin, ya había avisado que la reflexión era superficial.

20090502-r794j2p8sxbu4tx655j42dtyhu.jpg

¡Esto es todo amigos!

Fuente de las ilustraciones: Sicrono vía Manel Fontdevila / Marilink / Insurgencia Grafica / Mauro Entrialgo

El de esta semana es un videopodio más reflexivo.

Se murieron demasiadas personas, en Argentina y en el mundo, y además la Gripe A está haciendo estragos, con lo que me puse a pensar un rato (en hora buena).

BRONCE:

Cada vez que un personaje con un talento extremo, pero extremo extremo, no una persona que es “un poco” talentosa, o que tiene un talento discutible, que no es unánime, sino un talento EXTREMO, un talento muuuuuuy acentuado, de los que no admiten interpretaciones, y que además de ese talento extremo, tiene algún desorden exagerado y visible en la personalidad, es decir, además de talentosa a la persona se la puede acusar de desequilibrada, me hago la misma pregunta:

¿Es a causa del talento extremo que se deforma el carácter, o es esa deformación del carácter la que los lleva a desarrollar un talento extremo?

Otra vez, el huevo o la gallina.

Vale aclarar que no estoy empatando locura y talento. Estoy pensando en los casos en los que el talento dispara o precede -esa es la duda- a la locura. Por ejemplo, el talento extremo de Jerry Sainfeld no está involucrado en esta discusión, ya que es una persona sin una neurosis extrema visible.

Uf, cuantas explicaciones.

Pasemos a los videos. El primer ejemplo, y para que se entienda la idea, es John McEnroe. Un loco, con un talento extremo.

PLATA:

Otra gran representación de este interrogante (si la genialidad lleva a la locura o viceversa) queda graficado en la última película de Batman, “The Dark Knight”. El principal error de la película es que se hizo alrededor de Batman y tendría que haberse desarrollado en base al Guasón, o como se lo conoce en inglés, sobre The Joker.

Hay una escena brillante, entre las varias que protagoniza The Joker, en la que se reúne con un grupo de criminales en un galpón oscuro y abandonado. Allí está en una gran montaña de dólares, toda la fortuna ilegal que habían amasado los peores delincuentes de Ciudad Gótica tras largos años de fechorías.

¿Y qué hace el Guasón? Prende fuego el dinero. Porque dice que él buscaba el caos en sí mismo, que él no era un delincuente común, sino que era un delincuente porque, digamos, ese era su ideal: la maldad, la mugre, repito, el caos.

El dinero era para los delincuentes menores. Para delincuentes despreciables.

Y se los dice. Les dice que: “Ciudad Gótica merece una mejor clase de criminales”. En ese momento, me di cuenta que el título de la película estaba mal puesto, que en realidad, había ido al cine a ver The Joker.

Ahora, a ese Joker sin reglas, que jugaba al límite, que en varias escenas queda sin red al borde de la muerte, ¿la locura lo lleva a ser un genio del mal o el hehco de ser un genio del mal desata la locura?

Para la interpretación del Joker de Heath Ledger (¿¡Cómo se va a morir tan jóven¡?) va el segundo lugar del podio de hoy. Se puede ver la escena que les comentaba en el minuto 4:02, pero vale la pena recordar algunos buenos momentos del personaje.

ORO:

De toda la seguidilla de muertes, la que más lamento es la de Fernando Peña. A los lectores foráneos les cuento que hace unos días, en Argentina, murió el artista uruguayo Fernando Peña.

Peña tenía esa clase de talento extremo, era una suerte de Joker de la radio. Hacía locuras, pero no estaba loco: era extremo en su lógica. Era un outsider pero no del sistema, sino de las ideas. Tenía un don para incomodar a la gente, era irreverente, también era contradictorio, y esto se debía, creo, a que era muy reflexivo.

Si bien en lo personal no era un fanático de Peña, admiraba su versatilidad, y sobre todo, la profundidad de su análisis de las relaciones humanas; el recorrido que hacía para llegar a arribar a las conclusiones a las que arribaba.

Como a muchos, el personaje que más me gustaba de Peña era Martín Revoira Lynch, en quien queda el Oro de esta semana, aunque sea solo audio.

La muerte de Michael Jackson hizo estallar las redes sociales. De hecho, fue un blog el primer medio en confirmar la noticia, adelantándose a los medios tradicionales que debieron citarlo como fuente inicial.

Después, en los diarios online, quedó claro que la gente es mala y comenta, como se puede ver en esta captura que alcancé a hacer en lanacion.com ante una avalancha de opiniones de todos los calibres:

(Click sobre la imagen para ver a mayor tamaño)

para_el_blog_21.bmp

Por último, las seis portadas de la revista Rolling Stone en las que Michael Jackson fue protagonista:

mj_1.jpg

mj_2.jpg

mj_3.jpg

mj_4.jpg

mj_5.jpg

mj_6.jpg

“Si quieres un año de prosperidad, cultiva granos; si quieres diez años de prosperidad, cultiva árboles; si quieres cien años de prosperidad, cultiva gente”.

 – Proverbio chino.

Es raro que la comunicación Interna llegue a los diarios. Tiene que tratarse de una acción de altísimo impacto. Bueno, parece que BMW lo ha conseguido, en medio de la crisis que castiga con dureza a la industria automotriz.

bmw.jpg

A continuación, la nota completa que publicó el diario El País:

“¿Cuál es el error? Le tienes cariño a tu trabajo y a tu sueldo. Pero conduces un coche de la competencia”

BMW envía una carta firmada por dos directivos para animar a los 7.000 trabajadores que conducen coches de Mercedes o Audi a que compren automóviles de la marca.

¿Dónde está el error aquí? Te gusta trabajar para nosotros, le tienes cariño a tu lugar de trabajo y a tu salario. Pero conduces un coche de la competencia”. Esta es una de las frases de la carta que el fabricante alemán de automóviles BMW ha remitido a los 7.000 empleados que conducen Audi, Mercedes y otros coches fabricados por los competidores, según publica hoy The Financial Times.

El contenido no deja de ser original, como lo es también la forma de hacérselo llegar: los empleados se han encontrado la carta, firmada por dos directivos, en los parabrisas de sus coches aparcados a la puerta de las fábricas.

La campaña no deja de ser una estrategia comercial en plena crisis del sector, con algunas de sus principales marcas afrontando un proceso de fusión que por ahora no ha afectado a BMW, titular también de las marcas Mini y Rolls-Royce. Los trabajadores pueden devolver la misiva y ponerse en contacto con algún responsable de ventas para conocer las ventajas de conducir un BMW. Por el momento, la marca había recibido 100 respuestas.

La marca alemana tiene 100.000 trabajadores. El año pasado vendió 1,4 millones de coches, 8.000 a sus empleados. La iniciativa de BMW, que se suma a otras medidas similares implementadas por empresas como Panasonic o Toyota, pone de manifiesto, según Financial Times, la desesperada situación de los fabricantes de automóviles, que recurren a nuevos métodos para elevar sus ventas.

Y por supuesto, ya existe una una respuesta falsa dando vueltas en la red, de un supuesto empleado de BMW.

No es lo mismo saber de algo, que saber transmitir eso que se sabe. La habilidad de compartir conocimiento es poco frecuente en las personas que dominan con profundidad algún tema, pero que no se dedican en forma específica a la enseñanza.

El hecho de extraer lo esencial de algo, de sintetizar los conceptos hasta hacerlos disponibles para un tercero, muchas veces obliga a dar por entendido algunos pasos y a hacer un ejercicio de empatía con el destinatario.

Y eso es lo complicado, lo que no es necesariamente común. De alguna forma, los procesos de comunicar algo y de enseñar algo, tienen en común la necesidad de la síntesis.

Un ejemplo de esto ocurre con la tecnología: quienes sólo conocen los conceptos básicos o por debajo de lo básico, cuando hablan con alguien del departament de IT, sienten como si les hablaran, más o menos, en coreano. Es un sublenguaje, un dialecto incomprensible.

Pero nunca es para tanto, lo que peor hace la gente de IT, el área menos irrigada de su cerebro, es la que tiene que ver con la comunicación con el resto de los mortales. Pero tengo que decir que los entiendo.

Es como si todos los días tuvieras que explicarle a un chico de 5 años por qué tomás las decisiones que tomás, y encima te cuestionaran desde la ignoracia.

Entiendo que no les interese comunicarse. Ha sido un poco culpa de todos. Me llevó muchas horas y largas reuniones tomarle el peso a la máxima del Gurú : “Para el usuario, la interfaz es el sistema”.

Esto significa que lo que para el usuario medio, lo que ve, con lo que interactúa (por ejemplo, el botón de enviar y recibir en el mail, o el ícono del word, o cualquier elemento que se nos ocurra es parte de la “interfaz”) es lo que le interesa.

Si la gente de IT iniciara cualquiera de sus explicaciones para los no especialistas hablándoles de lo que se ve y no de cómo funciona lo que no se ve, el mundo organizacional sería un poco mejor.

También en el blog donde el Gurú deja sus enseñanzas, se puede leer la Técnica Houdini, que tiene que ver con el asunto.

Volviendo al punto incial, el de sintetizar el conocimiento, hay una definición que me gusta mucho sobre el cuál es el mejor trabajo que se puede tener: “Es cuando tu jefe sabe mucho más que vos y tiene muchas ganas de enseñarte“.

En todo esto me hizo pensar un nuevo video del Prof. Leopoldo Abadía. Hace un tiempo lo vimos explicar la Crisis en la TV española, con una habilidad notable, superadora, con un poder de síntesis asombroso (la crisis NINJA, está en el video del link anterior).

Su habilidad para sintetizar me hace acordar a la ley número 10 de las “10 leyes de la simplicidad“: “La simplicidad consiste en sustraer lo que es obvio y añadir lo específico“. El Profesor Abadía, además, es MUY simpático.

Ahora encuentro en su blog la explicación de Inflación y Deflación; por favor presten atención a la habilidad y la simpleza que tiene para explicar los conceptos y los materiales que utiliza.

En un mundo ideal, todos gozaríamos del don para comunicarse que tiene el Prof. Abadía y los departamentos de IT estarían poblados por amigables seres humanos.

En vertical dice “Cuán extraño piensas que soy” y en horizontal “El tiempo que me conoces“. Muy bueno. Va directo a la categoría síntesis y creatividad.

 sintesis.png

Vía Eduardo Arcos vía Ffffound.com

Queridos todos:

Necesito hablarles en primera persona a ustedes que componen la comunidad fiel de lectores de InternalComms, que con alegría veo crecer día a día. 🙂

El tema en cuestión puede parecerles intrascendente pero no lo es, ya que involucra uno de los grandes misterios de la comunicación: el misterio de la percepción.

Lo que necesito pedirles en esta ocasión es que se olviden de todas las oportunidades en las que sugerí que algún gadget me gustaba, o incluso de la lista de caprichos que me gustaban para la oficina pero que no necesitaba.

El problema de escribir con relativa asiduidad sobre chirimbolos tecnológicos (mejor conocidos como “gadgets”) es que ahora que salió uno que de verdad vale la pena, todos los adjetivos para describirlo que tengo disponibles en mi repertorio idiomático, todo el universo de sensaciones que provocan, ya los he utilizado.

De hecho, ese es el objetivo principal de estas líneas previas: aclarar.

Siento la necesidad de aclarales que esta vez, y solo esta, es la que vale.

El resto fue todo un gran chiste, fue inexperiencia, o, para no ser tan duro, digamos, fueron experiencias menores, intrascendentes; se trataba de valoraciones erróneas, de sobre estimación de las cosas, de simples percepciones desenfocadas.

Me ocurrió como cuando era un niño, que me asombraba con cualquier cosa. Me dejé llevar. La curiosidad siempre ha sido una virtud en mí, mientras que uno de mis principales defectos es que soy muy generoso (juas!, me encanta la gente que como defecto tiene una virtud: “mi defecto es que voy a fondo con las cosas”, por ejemplo).

En fin, la curiosidad lleva al entusiasmo y el entusiasmo nos hace perder objetividad.

Pero los años pasan y las experiencias se amontonan. Casi sin querer uno empieza a comparar y se da cuenta de que las propias percepciones iniciales rara vez son fidedignas.

Y ahí el asunto se vuelve más complicado aún: porque las experiencias solo se acumulan con el tiemo y el tiempo solo corre hacia adelante. O sea, es imposible no pecar de soberbio.

En las empresas a todo este curioso y natural proceso de la vida le dicen “Seniority”.

Les ocurre también a las madres primerizas, que piensan que sus hijos son irrepetibles porque aprenden a aplaudir y a tirarse la papilla en la cara al mismo tiempo, o cuando a los 10 años ya pueden atarse los cordones solos. Verdaderos genios del conocimiento. 🙂

Una última analogía para explicar el asunto es la primera vez que nos rompen el corazón, que suele dejar una marca iniciática: como aún no conocíamos el dolor que provocaba, siempre lleva un tiempo considerable reponerse.

love.jpg

Pero como el del amor es un terreno lleno de espinas, vamos a evitarlo cobardemente.

Y todo es para tratar de graficarles que con el asunto de los gadgets me ocurrió lo mismo. Como no tenía con qué comparar, pensaba, entusiasmado, que cuando descubrí la pochoclera retro estaba viviendo una experiencia única e irrpetible.

Ahora que se entendió la idea, quiero decirles, estimados lectores, que me hubiera gustado no haber reseñado nunca ningún gadget, no haber hablado jamás de ningún juguete para la oficina, solo para poder decir que lo que realmente deseo, por fin, ha sido fabricado.

Desde hoy, sin temor a equivocarme, puedo decir que mi vida recobró sentido, que tengo un nuevo motivo para ir a trabajar por las mañanas, ya que encontré el gadget definitivo, el que, esta vez sí, va a ser imposible de superar: el robot que prepara café.

Espero que lo disfruten.

Les dejo un abrazo,

Martín

Vía: alt1040.com

« Older entries

neque. adipiscing luctus justo Praesent ut Aenean