June 2008

You are currently browsing the monthly archive for June 2008.

Internal-Links, apuntes de Comunicación Interna y Clima Organizacional, dispersos en la red.

# Una leyenda para alimentar el mito de Googleplex, las oficinas corporativas de Google (vía eBlog).

# Para contrarrestar, van los 10 peores lugares para trabajar en empresas de servicios web 2.0. Aunque a simple vista, puedo decir que he visto muchos, muchísimos, infinitos peores lugares para trabajar. Este sería uno. Insólito. (vía Fayerwayer).

# Y por último (vía Taringa) encontré un juego online para descargar la furia cuando perdemos información por no salvar los cambios. Más vale jugar online, que hacer un desastre en tu oficina… (via mirá!)


Office Worker Goes Absolutely Insane – Watch more Funny Videos

¿Por qué Internal-Links? Acá, las razones.

observatorio_comunicacion_interna.jpeg

Me entero vía Benito Castro que el Observatorio de Comunicación Interna e Identidad Corporativa estrena web. Si bien no tuve tiempo para leerlos, encontré tres archivos en .pdf que, por lo menos desde el título, prometen:

1. Marca Interna y mandos intermedios.

2. La Comunicación Interna en la Administración Pública.

3. El liderazgo en Comunicación Interna.

Subir un .pdf a la web garantiza un descenso en el índice de lectura y atenta contra la viralidad propia del medio, pero en el fondo, es una obra de bien. Es un guiño hacia la profesión, un gesto de consideración o, exagerando un poco, un acto de amor. Me gustan los materiales en .pdf más por lo que implican que por su contenido. De alguna manera, los desarrollos en .pdf para web tienen un mérito extra.

Cuando encuentro esta clase de archivos pienso que alguien -en general más de una persona- se esmeró en generar un documento agradable a la vista. Presupongo que es gente que reflexionó bastante en lo que tiene para decir, que considera que es imporante y que, sea lo que fuere, ya está listo para ser dicho. O por lo menos está lo suficientemente listo como para pasarlo a .pdf.

No estoy hablando de convertir un .doc a un .pdf. Estoy pensando en el tipo de material que tuvo que pasar por un programa de diseño editorial, puede ser el InDesign, y también por el afamado Photoshop, para retocar alguna imagen. Y no sólo eso, también tuvo que pasar por las manos artísticas de un Diseñador Gráfico y toda su cosmovisión.

Todo aquel que ha tratado con un Diseñador Gráfico aunque sea una vez en la vida, sabe que la última palabra nunca está dicha y que discutir con un Diseñador Gráfico es equivalente a tomar el cielo por asalto. Un material en .pdf también suele cargar con muchas horas de corrección. De lectura y relectura. De análisis, de seguridades, de inseguridades y otra vez de seguridades. Todo para que alguien que piensa que las palabras son imágenes no quiera agrandar un punto la tipografía, “porque así queda más fino“.

– ¡Pero no lo quiero más fino, quiero que se lea!

Después me irrito y me dan el gusto porque soy el jefe, mientras revolean la cabeza para los costados, pensando que no entiendo nada. Tanta catársis debe ser por años de tensión acumulada. El asunto es que todo esto no pasa cuando se genera un post. Ahí las cosas son más efímeras. Se piensa un idea, como esta sobre los .pfd por ejemplo, y luego se presiona publicar. Además, si alguien se olvida de algo o luego lee lo que publicó y no le gusta del todo lo que lee, lo modifica veloz y alegremente, sin pedirle permiso a nadie. Y menos a un Diseñador Gráfico que, cual Boy Scout impiadoso, estará siempre listo para revolear la cabeza ante nuestro primer desliz estético.

Por eso, cuando encuentro un .pdf para web sobre Comunicación Interna o alguna temática vínculada a la vida organizacional, me siento en la obligación moral de guardarlo en mi del.icio.us con la secreta esperanza de que algún día tendré el tiempo para leerlo. Digamos en esta vida.

Aclarado lo aclarado, comparto algunos de los .pdf que tengo en lista espera:

4. New Frontiers in Employee Communications (Edelman, 2006)

5. Tendencias. Comunicación Interna 2.0

6. Dear CEO: A letter about Employee Comunications (este sí lo leí, como comenté algún tiempo atrás).

7. Manual de uso del blog en la empresa de Alberto Ortiz de Zarate, en la página 83 tiene un capítulo sobre “Blogs para comunicación interna y gestión del conocimiento”. (Una pequeña disgresión con algo de autobombo: en este momento, en la agencia, estamos desarrollando diversos módulos para integrar a una aplicación 2.0 de comunicación interna y gestión del conocimiento, y tengo que decir que es uno de los proyectos más complejos en los he participado, por la disparidad de criterios y know how que está involucrado. Espero compartir ese conocimiento en un futuro).

Y por último, aunque no es un .pdf, dejo el link a una wiki titulada The Handbook of Internal Communications que parece estar hecha con la misma dedicación. Sobre la derecha de la pantalla, van a encontrar un menú con varios artículos. Intuyo que Creating an Internal Communication Strategy es el que más me va a gustar.

La primera vez que vi una Política de Comunicación Interna, así, con todas las letras, me asusté. Yo era joven, aún conservaba un gran respeto por la autoridad y el concepto de “Política”, con todo lo que implicaba la palabra, me había resultado impactante.

Una Política, en un contexto tan corporate, era la voz oficial, la fuerza y la razón, los mandamientos inquebrantables de la organización: Dura Lex sed Lex. En aquel momento, los blogs no existían. Tampoco se vislumbraba un formato como Twitter (y su posible uso en las Comunicaciones Internas). No se hablaba de You Tube, ni de Facebook. Ni, menos que menos, existían las discusiones colectivas. Si algo decía Política, era Política. Y yo era una persona obediente.

diagnostico_de_comunicacion_interna.jpg

vía

La primera burbuja aún no había estallado y había mucha gente que decía World Wide Web en vez de Internet. Hasta donde recuerdo, en sus primeros años, la web no era el océano de información que es hoy aunque ya se vislumbrara como el medio que cambiaría las comunicaciones y, como finalmente sucedió, las relaciones entre las personas. Algunos años después, simplificando, se puede decir que los pronósticos no fallaron. Que sólo falló el cómo. Y que por eso, sin más, la primera burbujá explotó.

Así fue que en en poco tiempo los medios digitales revolucionaron las comunicaciones externas, la forma de hacer marketing, la publicidad y la prensa. Sobre todo la prensa. Nació el concepto de periodismo ciudadano. Cambió la forma en que nos comunicamos con nuestros amigos. Cambiaron los códigos. Cambió la vida emocional de las personas. Cambió el amor.

Pero esa revolución en la comunicación, a excepción del mail, nunca llegó a las empresas. No entró a las oficinas corporativas, sino que, siempre hablando de comunicaciones internas, se quedó del otro lado de la puerta.

Hoy, tengo la sensación de que la gran revolución de la comunicación en las empresas -de la comunicación interna- aún está en la recepción, esperando ansiosa ser atendida por un alma sensible, y que sin dudas, esa revolución, también llegará de la mano de la tecnología.

Hay una generación que está lista para comunicarse de otra forma, y la tecnología se está alistando -probando formatos a una velocidad impensada años atrás- para hablar con los públicos internos de otra manera, en sus propios trabajos, que es el lugar en el que pasan la mayor parte del día.

Pero parece que todavía no es el momento, que no es YA digamos, que no es AHORA. Esa revolución, por lo menos en América Latina -y, arriesgaría, en los países de habla hispana, tal vez puedan ampliar nuestros colegas de Centro América y España- todavía no llegó las comunicaciones internas.

Los canales de Comunicación Interna (los medios, como también se los llama) no son tan difernetes a como eran 10 años atrás. Se modificó el estilo y el tono de las comunicaciones, eso sí. Se aggiornaron a la época. Avanzaron los mensajes publicitarios, y con ellos, arrastraron a los mensajes de Comunicación Interna. Aunque con intenciones muy distintas, todo ocurre en lenguajes similares. Las nuevas generaciones se están instalando en las empresas (continuamente, en un proceso natural, como siempre ha sido), pero los viejos formatos se mantienen firmes.

Y mientras la revolución tecnológica todavía está esperando su turno para entrar a las empresas, ya hay una generación de empleados / usuarios de la red social en su máximo esplendor a cinco minutos de tomar los pasillos organizacionales por la fuerza. De ser sus nuevos dueños, con nuevas espectativas e intereses (update: como refleja este interesantísimo post de Fernanda Grimaldi).

Estoy convencido de que el radio pasillo no morirá nunca porque así funciona el alma humana. Además, los canales tecnológicos que lo alimentan, fomentarán su desarrollo en forma exponencial.

Por todo esto, por esta revolución tecnológica que no termina de ocurrir, es que hoy las Políticas de Comunicación Interna no son tan diferentes de como eran ayer, cuando Internet todavía era una burbuja inmaculada. Con muchas espectativas depositadas en un futuro cercano, queda abierto el interrogante: ¿cuál será el uso que se les dará a las nuevas herramientas o aplicaciones “sociales” -blogs, wikis, Facebook, otras- en Comunicación Interna?

Es probable que en unos años más, cuando escuchemos la palabra Política, nos invada un sentimiento de añoranza por un pasado unplugged.

.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Si te gustó el artículo, podés recibir un nuevo envío cada mañana completando tu dirección de mail en la barra lateral.

Y también participar en las discusiones sobre Comunicación Interna, Creatividad y Clima Organizacional en el Grupo de LinkedIn o en Facebook

lectus diam efficitur. ut felis justo libero leo venenatis, eleifend commodo