¿Cómo defender una idea?

pantera.jpg

Mi radar interno para darme cuenta si un libro sobre management me va a gustar, es el hecho de entender los conceptos abordados en la primera lectura, o sea, luego de leerlos una sola vez.

Esto no quiere decir que luego no haga falta releerlos para profundizarlos, para comprenderlos, o que la reflexión de cada idea no sea necesaria para saber si estamos de acuerdo o no con lo que leemos. Reflexionar siempre es necesario, es una de las instancias que no hay que saltearse nunca, ni aún con ideas conocidas o familiares. Me corrijo: menos que menos con ideas que ya sabemos que sabemos. A esas no hay que darles tregua.

Pero estoy hablando de cómo detectar si un libro “está vivo” o si solo se trata de información pura y dura, que puede ser valiosa, o estar muy bien ordenada, pero que no tiene ni una pizca de vida ni de experiencia destilada.

Ocurre que cuando hablamos de management en cualquiera de sus disciplinas -liderazgo, creatividad, trabajo en equipo, etc- el proceso de acercamiento al conocimiento es muy diferente que en la ciencias duras o biológicas. En el caso de la literatura de management, que la información esté “viva” es un requisito definitivo. Es todo.

¿Y qué es “información viva”? En esencia, todo lo que tiene que ver con la práctica. Se puede hablar o leer mucho sobre liderazgo, pero lo que se aprende liderando un pequeño equipo (de dos, tres o cuatro personas) deja enseñanzas más valiosas que toda la biblioteca de Tom Peters.

Hablar de management es hablar de personas en contextos cambiantes. Entonces también puede ocurrir -como en la biología- que unos conceptos dependan de otros, y que el asunto escale en complejidad. Pero aún así, no quiere decir que los conceptos, tomados individualmente, no se puedan enentender en la primera lectura. Ese es mi filtro para saber si un libro de management me va a gustar.

Y por eso me gusta mucho releer libros de management. Porque tengo la oportunidad de repensar las ideas en cada lectura. Como a las personas nos cambia la vida, los acontecimientos nos van dejando huellas, cuando releemos un libro no somos la misma persona que lo leyó por primera vez. Es como en el ejemplo de que no se toma dos veces agua del mismo río, pero aplicado a la lectura sobre management: si hemos cambiado aunque sea un poco, no leemos dos veces el mismo libro.

Todo este palabrerío era para presentar algunos extractos que seleccioné del capítulo 12 del libro Introducción a la creatividad, de Eduardo Kastika, con una explicación muy clara de por qué hay que defender las propias ideas cuando uno forma parte de una organización. Pero este post se hizo tan largo que quedan para mañana. Sin falta. 🙂

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

SUSCRIPCION:

Si querés recibir los artículos diarios en tu bandeja de entrada, completá tu e-mail:

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Martín Enrique Fernández

MAF
En este espacio escribo sobre las personas que generan corrientes de pensamiento en algún campo en particular, sobre ideas y herramientas de comunicación interna y sobre el proceso de cambio cultural permanente en el que se encuentran las organizaciones. Las personas. Las ideas. Las organizaciones. En ese orden.

Whycomm S.A.

Presido la consultora especializada en Cultura de HSE, Antropología Corporativa y Comunicación Interna, Whycomm S.A.
whycomm

InternalComms en Facebook

Google Friend Connect


e580eb28c720edb7ea5979c711479576eeeeee